¿Cuántos indicadores de Transparencia cumple Llanes?

0
891

Mientras el mundo empresarial privado debate sobre las bondades de la transparencia en sus organizaciones, donde el mundo se llama Llanes seguimos esperando por el acceso a la información pública de nuestro Ayuntamiento de forma inmediata, sencilla y manejable.

La transparencia es un concepto que la sociedad española cada vez reclama más fruto de los infinitos casos de corrupción destapados en los últimos tiempos y del mal uso del dinero público llevado a cabo por nuestros gobernantes en época de bonanza y sufrido por los ciudadanos en periodo de crisis.

No es extraño por tanto que la “nueva política” base sus programas en gobiernos transparentes, como no extraña tampoco la ilusión creada ante esta “burbuja” de la transparencia por parte de los defensores del acceso a la información pública.

El cambio producido en Llanes en junio del pasado año incluía en el acuerdo de Gobierno el siguiente punto: “Los principios de Ética, Transparencia, Participación y Buen Gobierno regirán nuestra actuación municipal”. En el concepto que nos ocupa -la transparencia- el margen de mejora es amplio: en las últimas semanas hemos visto vídeos de plenos, agendas (incompletas) de algunos concejales, análisis de las cuentas de una institución privada gestionada por cargos públicos o declaraciones de bienes de algunos concejales. Todo esto supone un avance en la transparencia de la política municipal, pero han caído en un error grave que hace retroceder lo avanzado: la información no es del partido en el poder, es de los llaniscos, por lo que la transparencia tiene que venir desde el Ayuntamiento de Llanes mediante canales de información claramente definidos.

Hablar de transparencia es fácil, ejecutarla no tanto. Existe un cuadro de indicadores básico para medir la transparencia de los ayuntamientos en España propuesto por Transparencia Internacional.

A través de 80 indicadores relativamente sencillos de cumplir vía Web Municipal, esta organización evalúa la transparencia de los 110 ayuntamientos españoles de mayor tamaño y de aquellos que voluntariamente quieran someterse a esa evaluación. Aplicando la metodología de Transparencia Internacional al Ayuntamiento de Llanes vemos el amplio (amplísimo) margen de mejora que nos queda por recorrer: de los 80 indicadores propuestos, Llanes sólo cumple 8. Para Transparencia Internacional somos un ridículo 10 por ciento de transparentes.

El modelo divide el cuadro de indicadores en seis grandes bloques:

1. Información sobre la corporación municipal: engloba 18 indicadores de los que en Llanes cumplimos cinco.

2. Relaciones con los ciudadanos y la sociedad: dos indicadores cumplidos de los dieciséis propuestos.

3. Transparencia Económico-Financiera: no se cumple ningún indicador de los once que conforman este bloque.

4. Transparencia en las contrataciones y costes de los servicios: cuatro indicadores incumplidos.

5. Transparencia en materias de Urbanismo, Obras Públicas y Medioambiente. Transparencia y urbanismo unidos… ¡Cómo iba Llanes a cumplir algún indicador en este apartado!

6. Indicadores Ley de Transparencia: dieciséis indicadores de los que se cumple uno.

Las medidas referentes al aumento de la transparencia pública son relativamente sencillas de cumplir aprovechando las nuevas tecnologías. Apenas ha pasado una quinta parte de la legislatura pero ya se ha perdido una oportunidad en la renovación de la web realizada hace escasos meses. Los defensores de la transparencia esperamos con paciencia el acceso a nuestra información sin visiones partidistas y en formato exportable y editable para facilitar el análisis de los llaniscos y así fomentar el pensamiento crítico y propio entre ellos. Mientras tanto nos entretendremos observando con envidia como otros gobernantes (por ejemplo los malagueños), dotan de mecanismos eficientes a sus electores para acceder a la información que les pertenece.

Dejar respuesta