El año que cambió el perfil de la Villa

1
743

Es como cuando una persona se tiñe el pelo. Al principio llama mucho la atención el cambio, pero en cuanto pasan unos días, nadie se acuerda de cuál era el color original de los cabellos antes de pasar por el tinte. Pues con las obras pasa lo mismo. Mientras están ejecutándose son tema de conversación constante, pero en cuanto terminan y nos acostumbramos a los cambios parece que nunca pasó nada.

Pues este 2016 se cumplen cinco años de numerosas obras que transformaron la villa de Llanes y es que 2011 fue un año de constantes cortes de calles, levantamiento de aceras, retrasos, taladradoras, asfaltados y demás modificaciones que dejaron irreconocible el centro de la capital del concejo para quién estuviese un tiempo sin visitarla.

El próximo 19 de mayo se cumple el primer lustro de la inauguración de la semipeatonalización del centro de la villa. La apertura llegó más de un año después del comienzo de las obras que costaron más de 2,5 millones de euros y obligaron a continuos cortes y cambios de sentido del tráfico. De hecho, se retrasaron casi cuatro meses porque hubo problemas en el puente sobre el río Carrocéu y tuvo que ser reforzado.

Nadie duda que los peatones ganaron en comodidad. Las aceras en las que no se cruzaban dos personas quedaron ensanchadas y se hicieron más transitables, pero los comercios no lo han notado tanto.

Uno de las grandes pegas es que el centro llanisco lleva cinco años siendo una vía de mero tránsito para los vehículos y los problemas de aparcamiento siguen repitiéndose en cada temporada vacacional. «Convertir a Llanes en un circuito urbano sin ningún tipo de aparcamiento (salvo al final del recorrido si lo encuentras) ha demostrado cómo de una idea muy buena se puede afectar a medio pueblo por dejarla a medias», explica un comerciante de la zona. Otros se preguntan que «si ahora lo que triunfan son los centros comerciales en los que llegas hasta la puerta en coche… ¿por qué en los pueblos nos empeñamos en hacer lo contrario?».

Fotografías, Sol Caso Blanco

 

1 Comentario

  1. A mí lo del tinte me ha pasado porque yo tengo el pelo castaño de natural y un día me teñí de rubio claro y el cambio fue demasiado radical, ahora lo llevo rubio pero a mechas. Muy interesante el artículo.

Dejar respuesta