Hace 4.900 años el hombre utilizaba el fuego en los Picos de Europa para fomentar la extensión de los pastizales

0
812

Un equipo internacional de científicos liderado por la Universidad de Oviedo y coordinado por el profesor Jesús Ruiz, del Departamento de Geografía, ha concluido que en los Picos de Europa había humanos hace 4.900 años y que éstos usaban el fuego para fomentar la extensión de pastizales. Así se desprende de «la existencia de abundantes partículas de carbón en dos sondeos estudiados» en sendos estudios internacionales que analizan la evolución ambiental y climática del Macizo Occidental de los Picos de Europa durante los últimos milenios

Los resultados aparecen publicados en dos revistas científicas: Quaternary Science Rewiews y Science of the Total Environment. Ambos trabajos se centraron en el Macizo Occidental de los Picos de Europa y, más en concreto, en la Vega de Belbín, cercana a los Lagos de Covadonga, muy conocida por ser una de las majadas donde actualmente se produce queso de Gamoneu.

El primero de los estudios ha determinado la evolución ambiental de los Picos de Europa desde la última glaciación. Los investigadores concluyen que, desde hace 29.400 años, Belbín se fue inundando progresivamente hasta formar un lago que perduró hasta hace 8.000 años. A partir de este momento, se produjo una progresiva terrestrificación que dio lugar a la vega que hoy conocemos. El estudio de los sedimentos ha sacado a la luz también esas partículas de carbón que los autores del trabajo no atribuyen a factores naturales, sino a la utilización del fuego por parte de seres humanos.

unnamed-3Este hallazgo dio lugar a un segundo trabajo a partir de otro sondeo de menor longitud para conocer más al detalle este impacto, así como los cambios climáticos que se han sucedido en el macizo durante los últimos 6.700 años. Jesús Ruiz indica que “estas comunidades humanas usaron el fuego para la ordenación del paisaje, fundamentalmente, para fomentar la extensión de pastizales en un momento en el que estas sociedades dejan de ser cazadoras y recolectoras para dedicarse a la ganadería y a una incipiente agricultura”. El periodo más intenso del uso del fuego se ha registrado entre hace 3.500 y 3.000 años, durante la Edad de Bronce. “Hay picos significativos de carbones que nos indican incendios importantes hace 2.600, 710 y 360 años”, añade este profesor.

Los trabajos, liderados por la Universidad de Oviedo, han contado con la participación de la Universidad de Lisboa y del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

 

Dejar respuesta