Una piloñesa en… México

2
2519

Nombre y apellidos: Ana Paola Beronda Mastretta

Fecha y lugar de nacimiento: 6 de junio de 1966. Nací en México, en la Beneficencia Española, con lo cual, bajo la ley vigente en esa época, soy española nacida en el extranjero, y a su vez, mexicana. Tengo dos partidas de nacimiento y dos pasaportes. Cuando tenía un año y medio, nos fuimos a vivir a España, y allí estuvimos entre Madrid, Oviedo y Borines (Piloña) hasta 1981 que volvimos a México.

Lugar de residencia actual: México

¿En qué trabaja?
Estudié Turismo, ejercido durante muchos años. Ahora, me dedico a hacer ropa y camas para perros y gatos. Mi marca se llama Balar y damos espectáculos de frisbee en colegios gratuitamente, para fomentar el amor y respeto a los animales. Tristemente, México ocupa el tercer lugar con mayor crueldad animal.

¿Qué es lo que más echa de menos de su lugar de origen?
Aunque soy muy feliz aquí, siempre recuerdo España, Asturias más que nada. El verde es único… El olor, la niebla, la lluvia, la comida, la gente… Siempre seré más asturiana, eso no se olvida.

¿Cuáles son sus mejores recuerdos de infancia?
Mi infancia fue maravillosa, no pude tener un mejor lugar en el mundo para crecer. Libre, amada, con valores y firmeza. Mi convivencia con la naturaleza fue tal que aprendí a ser respetuosa con ella, con los animales. Me gustaba ir a aprender a ordeñar, a beber la leche directamente de la vaca, a cuidar cabras, subir al Sueve era maravilloso, los paisajes… y bueno, el Cantábrico…

¿Qué es lo primero que hace cuando vuelve de visita?
Vuelvo siempre que puedo, aunque la casa ya no pertenece a la familia, la actual dueña siempre me recibe con cariño y me deja pasear por ella. «Nostalgia de tiempos vividos»; no recuerdo de quién es la frase, la tomo prestada. Eso siento. Tenía un ratón de laboratorio que se llamaba Garbancito. Lo enterré en un árbol que daba unas peras riquísimas. Le pongo flores cuando voy. Veo a esa chica de 14 años que no quería marcharse y lloraba mucho. Alguien me dijo, olvida. No, nunca lo hice. No quise. ¿Como olvidar los recuerdos maravillosos?

Siempre quiero llevarme un trozo grande de Asturias, así que me despierto temprano para ver el amanecer, busco un prado y me tiro a disfrutar. Nunca mis cinco sentidos están más agudizados. Lo disfruto al máximo.

¿La comida que más echa de menos?
Extraño los centollos, aquí no los hay. Siempre me como uno cuando voy. Y lo admito, no lo comparto. Es mío. También cuando voy la mesa acaba pareciendo el museo de la sidra. Suelo comer de más, claro, luego pago las consecuencias… Pero no me resisto. Es tanta la comida que extraño… Si aprendí una cosa: nunca volveré a desayunar fabada.

¿Le gustaría regresar?
Ahora mismo, con la vida tan hecha en México no volvería a vivir a Asturias, aunque conservo las amigas de siempre. Mi padre, asturiano de cepa, se ponía de pie con el Asturias Patria Querida y lloraba. Tenía un frasco con tierra de Borines para el día que muriera lo cremaran con ella. Se la puse con mucha emoción y dolor.

Anteriores historias de indianos contemporáneos

2 Comentarios

  1. Hola, mi hijo se llama Daniel. Estás hablando de él? No es ni veterinario ni esta en el mundo de los animales, por lo tanto, veo muy difícil de creer el escenario que comentas. En el remoto caso de que eso hubiera sucedido, me habría dicho de inmediato. Sin embargo, esa descripción si corresponde a alguien de la familia, y me parece que te confundes. Me gustaría aclararlo. No me va el permitir de hablar mal de alguien sin fundamento. Quedo a tus órdenes. Celular 2222752849

  2. Mucho gusto en leer tus experiencias de vida, muy hermosas. Solo te recomendaría que educadas a tu hijo, a su edad es muy difícil quitarle lo clasista he inculcarle el amor verdadero por los animales. Pero lo que si puede hacer es quitarle esa doble moral, dar una cada a muchos, pero con sus malas acciones demostrar otras. Es racista, clasista, egocéntrico, mal educado, irrespetuoso, doble moral, machista, engreído, hipócrita, amarra navajas, sin amor a nada y a nadie, menos a los animales, te lo comento porque yo tengo una muy mala experiencia con él y un animalito que estuvo enfermo, pero bueno, para que decir más. Al fin. «Hermosa historia de vida». Felicidades.

Dejar respuesta