Cabrales reclama una ambulancia para atender sus urgencias

0
1767

El concejo de Cabrales no tiene ambulancia de urgencias. Si un vecino de Sotres se pone enfermo no podrá ser trasladado al hospital hasta que la ambulancia con sede en Panes (40,3 kilómetros) o desde Arriondas (55,4 kilómetros) llegue a su domicilio. Y esta carencia la denunciaron ayer durante el Pleno que tuvo lugar en el Ayuntamiento, sito en Carreña, para reflejar en una moción que aprobaron «todos los grupos salvo el PSOE, que se abstuvo». Lo explica el teniente de alcalde de Cabrales, Fernando Nava, quien ha anunciado que su grupo, Foro Asturias, presentará ante la Junta General del Principado, una iniciativa parlamentaria que sirve para denunciar esta situación y atajarla «antes de que tengamos que lamentar una desgracia».

Lo cierto es que Nava ya planteó el pasado mes día 22 al consejero de Sanidad del Principado de Asturias, Francisco del Busto, esta situación. «Le dije al consejero que el Área VI, y en general toda la zona rural de Asturias, carecen de un servicio de urgencias que garantice la salud de nuestros vecinos». Sin embargo, asegura Nava, la respuesta no fue la deseada. El máximo representante de la sanidad asturiana, según el teniente de alcalde de Cabrales, asegura que dotar de un ambulancia de urgencias a Cabrales es algo «no justificable».

Del Busto, según el edil cabraliego, «asegura que en Cabrales hay 0,4 traslados al día, lo que hace un total de 152 al año» y lo que no explica, dice Nava, «es que nuestra población rural, Sotres, Tielve, Camarmeña, Bulnes… tiene unas peculiaridades concretas que van mucho más allá de las cifras y los números». Porque, a su juicio, «la sanidad es un derecho fundamental y el tiempo de respuesta de una ambulancia se puede alargar hasta dos horas desde que se alerta del servicio hasta que el usuario llega al hospital de Arriondas para ser atendido».

Lo que Nava planteó al consejero es que «la asistencia debe ser muy rápida en el caso de que la urgencia sea cardiaca o cerebral y, sin embargo, en Cabrales, por la orografía propia del terreno, no se satisface». Tanto es así que, «en una ocasión, un vecino de Sotres requirió los servicios médicos de una ambulancia y ésta tardó tanto en llegar a su casa como la hija del paciente desde Gijón».

El servicio de ambulancias en el Oriente de Asturias es una reivindicación histórica por parte de los Ayuntamientos del interior. Tal como recuerda Nava, «en el año 2007 el Principado pasó de tener 150 ambulancias a 35» y este descenso choca directamente con las reivindicaciones de los alcaldes del área VI a pesar de que «un señor de cualquier punto de Cabrales paga exactamente los mismos impuestos, o más, que un ciudadano del centro de la región» lo que convierte «a los vecinos de la comarca en ciudadanos de tercera».

Nava ha criticado igualmente la actitud de los representantes socialistas en el Ayuntamiento de Cabrales a quienes afea el gesto de haberse abstenido ante esta situación. «No estamos hablando de aprobar un gasto para una u otra carretera, estamos hablando de solicitar un servicio para nuestros ciudadanos de una necesidad evidente», ha dicho.

Perseverancia

Nava asegura que su intención es reivindicar este servicio hasta conseguirlo. De hecho, no es la primera vez que lo intenta «ni será la última». En distintas ocasiones ha solicitado, exigido e instado «al Principado y a la Consejería de Sanidad a que de manera inmediata y urgente dote al concejo de Cabrales de un servicio de ambulancia, fijo y estable, todos los días y horas del año, con sede en el concejo».

Una llamada al «sentido común» para alejarse del agravio comparativo de cualquier otro ciudadano del centro de la región. En Cabrales, como sucede en la mayor parte de la zona rural, existe una ambulancia de servicios colectivo, mientras que las urgencias se cubren con vehículos sanitarios procedentes de Panes o Cangas de Onís. Esta circunstancia, denuncia el edil, demuestra «la falta de dotación de un servicio vital y básico para los ciudadanos de Cabrales» y, además, concluye «pone en riesgo el derecho básico a la salud y de ello se han tenido ya tristes y desgraciados ejemplos”.

 

 

 

Dejar respuesta