La memoria en ruinas I

El Torrexón de Posada de Llanes

1
577

El final de la burbuja inmobiliaria nos ha hecho inmunes a las imágenes de edificios inacabados, vacíos, en alquiler, en venta durante años sin encontrar quién los quiera… Paralizados por sentencias judiciales o a la espera de ejecución de derribos. Áreas urbanizadas con previsión para miles de viviendas son hoy páramos desiertos, dignos escenarios para películas de suspense o ciencia-ficción, simples testigos de cómo no deberían haberse hecho las cosas.

Pero al margen de estos cadáveres de hormigón modernos a los que nos hemos acostumbrado en nuestras idas y venidas por carreteras y caminos, hay otros grandes olvidados del urbanismo. Son esos caserones antiguos que siempre hemos conocido deteriorados; edificaciones que de niños imaginábamos llenas de fantasmas guardan leyendas e historias, pero también Historia con mayúscula entre sus muros. Y nadie mira para ellos porque la maleza los tapa, porque siempre han estado así.

Los recuerdos son una necesidad incuestionable para las personas pero también para los pueblos, para la formación de la memoria colectiva. Estos edificios ruinosos son parte de nuestra Historia y vamos a ir repasándolos poco a poco.

Arrancamos hoy con El Torrexón de Posada de Llanes. Tal vez una de las edificaciones monumentales más importantes de esa parroquia. Las ruinas de este caserón del siglo XIV se encuentran en el camino hacia Posada la Vieja. Los matorrales de ortigas que lo rodean superan fácilmente la altura de una persona y hace relativamente poco que se cayó el horrio que había en la finca y que se sostenía aguantado sobre un fresno.

Los robustos muros de piedra siguen mostrando su solidez y aguantan como pueden el abandono. Ahí permanecen, observando con cierta envidia al vecino Palacio de la familia Posada Cortés, en muchas mejores condiciones de mantenimiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

1 Comentario

  1. Acaso sperais civismo d quien no sabe escribir la “O” sin un “canuto”?
    El centro d Llanes,Paseo d Posada Herrera, el Puente….. en pleno verano, stà “alfombrado” d restos d pipas d girasol, q x supuesto no van a recoger los mismos q las tiran,xq saben q nadie les va a obligar a ello.
    Si cada vez q ignorando las papeleras, se tira un papel o lo q s peor,un chicle masticado al suelo,nos obligaran a prestar servicios comunitarios,barriendo y recogiendo y despegando….. la próxima generación sepa lo q s CIVISMO.
    Y pretenden q recojan latas d bebidas,botellines d plástico, q respeten una specie como el Acebo,si no respetan lo más centrico d la villa?
    No sean ilusos!!!!

Deja un comentario