Oviedo habla xíriga

0
1146

 Oviedo, Pilar Alonso Rodríguez

“Estoy aquí por la xíriga, un argot que inventaron los tejeros del concejo de Llanes y por eso este premio quiero dedicárselo a todos ellos, como homenaje y en su recuerdo”. Ramón Melijosa Cuevas recogió ayer el galardón a la Defensa y Difusión de Nuestra Cultura que entrega el Ayuntamiento de Oviedo con motivo de la feria de la Ascensión 2016.

El llanisco, autor del diccionario de xíriga que va ya por su cuarta edición, reconoció que el de ayer fue “un día importante” para él. “Estar en Oviedo, la capital del Principado de Asturias, para recoger un premio como este es muy grande”, admitió. Pero lo es más el haber conseguido sacar a flote este lenguaje inventado por los tamargos como autodefensa, que logró traspasar fronteras y que hoy forma parte del patrimonio etnográfico del concejo. “La xíriga, que hace unos años estaba perdida -recordó- ha vuelto a florecer”. Y ha sido gracias a la incansable labor de Ramón que ayer logró que Oviedo también hablase xíriga. Los amigos de Melijosa, acostumbrados a verbear xíriga, le acompañaron durante el acto y lo saludaron con un «aparamos en la Ascensión, zancañeru».

Ramón Melijosa no fue el único vecino de la comarca del Oriente que ayer fue galardonado. Junto a él también fue reconocida la labor de Jesús María Rodríguez Cadenas, que recogió el premio al Veterinario Jubilado. Ribadedense de adopción y con años de trabajo a sus espaldas, Jesús María fue el primer veterinario en practicar una cesárea en el oriente. Un hito que fue recordado durante el acto de entrega.

Asimismo, también recogió su premio como Mejor Criador de Raza Asturiana de la Montaña Enrique Sánchez Ardisana, de Argolibio (Amieva), quien tras pasar una década en Bélgica regresó para dedicarse a su pasión, el campo y la raza casina.

Noticias relacionadas: La xíriga, más viva que nunca

Dejar respuesta