En el Ayuntamiento de Cabrales buscan voluntarios para participar en labores de limpieza y sociales

0
1401

El 1 de enero de 1839 la Diputación Provincial de Asturias aprobó un Reglamento de ‘sestaferias’ para la construcción, reparo y conservación de los caminos y puentes de la provincia de Oviedo. Se concibió entonces un modo de regular una labor cotidiana que desempeñaban, sin rigor, los vecinos de cada pueblo. Habitualmente, cada viernes,  (sexto día desde el domingo) se reunían para trabajar en comunidad reparando caminos, fuentes, abrevaderos, lavaderos y zonas comunales. Quien no podía ir, pagaba su ausencia a un fondo local. Era el llamado ‘faltosu’. El resto, al terminar la jornada de trabajo conjunto, a menudo cerraba el día entre cantos y una espicha.

Y aunque ya han pasado tres siglos desde aquel reglamento y la evolución ha relegado al olvido individual a la mayor parte de las ‘sestaferias’, la crisis y la falta de recursos humanos municipales ha alimentado la necesidad de que los vecinos se unan de nuevo para adecentar calles, senderos y caminos de los pueblos que habitan. Y para prestar su compañía y su tiempo a sus convecinos. Porque las relaciones sociales también han perdido la esencia que se le presupone a las zonas más rurales del país.

P1020288
Los vecinos de Celorio, en Llanes, recuperaron hace algunos años la práctica de la sestaferia. Foto, Celoriu.com

Hace unas semanas, una vecina de Cabrales, caía en la cuenta de la necesidad de recuperar aquello. Y, de paso, ayudar a mejorar esos lugares donde el Ayuntamiento no llega. La propuesta, cuenta el teniente de Alcalde, Fernando Nava, fue recibida de forma muy positiva por el Consistorio y, de inmediato, se puso a dar forma a la idea de la cabraliega.

Esta misma semana, mediante un bando municipal, el Consistorio se declara en una búsqueda de voluntarios para desempeñar una serie de actividades que, de no ser por la colectividad popular, no podrán llevarse a cabo.

Bando Cabrales

Porque la deuda viva del Ayuntamiento de Cabrales asciende a 1,3 millones de euros, según los últimos datos hechos públicos por el Ministerio de Hacienda relativos al 31 de diciembre de 2015. La cantidad es superior si se suma la deuda a proveedores que mantiene el Consistorio desde hace algunos años. Las arcas públicas, por tanto, impiden que el equipo de Gobierno pueda aprobar la contratación de personal que ejecute labores cotidianas, como limpieza o monitorización de actividades.

En este contexto el Ejecutivo local pide voluntarios para «el desarrollo de actividades de acompañamiento y lúdicas de personas mayores en el Centro de Día de Arenas». Gente que esté dispuesta a dar vida a talleres como animación a la lectura, audiciones musicales, al aula de informática, a la creación de un huerto o al mero acompañamiento para hacer gestiones, o excursiones y rutas con los mayores del concejo.

Además, se busca gente para acondicionar las bibliotecas de Cabrales, y para hacer actividades puntuales que ha propuesto el colegio de Arenas. Una de ellas, adecuar la antigua casa del conserje para habilitarla como zona de estudio.

Es necesario, para mantener un entorno limpio y saneado en la mayor extensión de territorio posible, la creación de grupos de personas que limpien «las zonas naturales» a las que no llegan, o llegan en menos ocasiones de las necesarias, los empleados municipales. La maquinaria y aperos corren a cargo del Ayuntamiento. Y la mano de obra, también. Porque parte del equipo de Gobierno será también voluntario, asumiendo como propia la responsabilidad y haciéndose conscientes de la necesidad de dar ejemplo.

«Si dispones de tiempo y quieres colaborar en uno o varios proyectos; si quieres compartir tus conocimientos y/ habilidades, anímate a participar». Así reza la petición de ayuda municipal que ofrece las dependencias municipales para apuntarse o bien, el teléfono 985845021 para ponerse en contacto con la persona que coordine el voluntariado.

Dejar respuesta