La memoria en ruinas III

3
3009

En el camino a Pancar desde Llanes, después de la carretera arbolada y justo en la rotonda  se esconde uno de los tesoros arquitectónicos llaniscos olvidados: el Palacio de los Altares. O su esqueleto, mejor dicho, ya que tras el incendio de 2003 apenas se sostiene la fachada de la edificación. Llevó casi una década (entre 1860 y 1868) y «90.000 duros», según las crónicas de la época, levantar la casona de planta cuadrada, alzado en dos pisos con ático abuhardillado de pequeñas proporciones sobre la cara sur y con planos de afamado arquitecto del siglo XVIII Ventura Rodríguez. Tenía lagar, fuente, lavadero, caballerizas y unos jardines hermosos y cuidados hoy tomados por la maleza.

El primer marqués de los Altares, Pedro Inguanzo y Porres, era sobrino del cardenal Inguanzo y otro de los tesoros de la finca es la capilla de La Salud, que se festejaba en el mes de septiembre y para las que el marqués nunca escatimaba en gastos, con romería y música para disfrute de todos los vecinos. En 1855, durante una epidemia de cólera, el marqués perdió a su madre, Antonia Porres y Topete, y a su esposa doña Maria Concepción del Aguila y Ceballos. Quedó solo con su hijo Juan Luis, que murió cuatro años después, en 1859, con tan sólo 20 años.

El palacio se vendió a un constructor en 1995 y en la época en la que se incendió se encontraba a la espera de la aprobación de un plan parcial que permitiese edificar en la finca circundante, pero ya se sabe que lo de los Planes de Urbanismo en Llanes merece apartado propio. Tras múltiples idas y venidas y rumores varios, todo quedó en nada y el palacio ahí sigue, desmoronándose poco a poco.

 

 

3 Comentarios

  1. Que pena de palacio, tengo muchos recuerdos de mi niñez : ir al colegio caminando desde la Portilla hasta el colegio Divina pastora y pasar por la capilla de la salud y mi madre, mi hermana y yo nos santiguabamos. Como el palacio de parteriu otra joya arquitectónica abandonada.

  2. Qué pena de palacio!! Siempre que he pasado por la rotonda me he preguntado que había detrás de esa verja. Es una lástima la cantidad de edificios preciosos que se están viniendo abajo en Llanes. Además, este puede provocar un accidente ya que más de una vez he visto saltar esa verja a algunos jóvenes y por muy apuntalada que esté esa fachada, puede ser peligroso.

  3. Si solo fuera el palacio d los altares!!
    Si salir d la villa muy cerca dl hotel-spá con nombre d «mujeriego» stá otra joya derrumbandose y nadie hace ni dice nada, pero recordando el bellisimo palacio d La Guia,viendo como los gerifaltes d la época permitieron su derribo y viendo lo q se edificó en su lugar, amigos, apaguen y mejor nos vamos todos xq s para empezar y no parar.
    Aberraciones arquitectónicas en Llanes, x desgracia, muchas.

Dejar respuesta