UGT abandona la mesa de negociación y el Gobierno llanisco aprobará en Pleno la reestructuración de la plantilla municipal

1
535

El único sindicato con representación en el Ayuntamiento de Llanes, UGT, y el Gobierno local (Foro, VxLL, PP e IU) sólo están de acuerdo en una cosa: La negociación del documento que modifica la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) municipales ha sido «un paripé». Lo han dicho Nacho Vázquez, representante sindical, y Javier Ardines, concejal de Personal del Ayuntamiento de Llanes. A partir de ahí, se cumple a rajatabla el refrán de que nada es verdad ni es mentira, todo depende del cristal con que se mira.

Hoy se celebró la última mesa de negociación y UGT abandonó. La mesa, y la negociación. El Gobierno, por su parte, llevará y previsiblemente aprobará durante el próximo Pleno el documento de regulación que contempla la amortización de dos plazas, una a media jornada y otra a jornada completa, y la reestructuración de una plantilla de 150 trabajadores que pasa por sacar a concurso 45 plazas que ahora están cubiertas por personal interino, «y donde sólo seis personas están destinadas a labores de jardinería y limpieza». A ese final se llegará sin haber un sólo punto de acuerdo con el único sindicato con representación municipal, después de haber protagonizado desencuentros por las partes negociadores y no haberse acercado, ni un ápice, al consenso. Hoy ha sido el último tropiezo.

«Nos levantamos de la mesa porque cambiaron al representante de Comisiones Obreras a las nueve y media de la mañana -del día de la negociación-«, asegura Nacho Vázquez. A su juicio, «ha habido una maniobra oscura para quitar al representante que había anteriormente» porque, dice, «se había manifestado de acuerdo con UGT» a lo largo de las negociaciones oponiéndose a la amortización de puestos de trabajo municipales. Según Vázquez, «ni tan siquiera se lo habían comunicado» y, en su lugar ha acudido Rogelio Marotías, secretario comarcal de Comisiones Obreras. En cualquiera de los casos, cabe recordar, que la presencia de CC.OO. en la mesa de negociación es meramente formal porque el sindicato no tiene capacidad de voto al no tener ningún trabajador afiliado al sindicato en el Ayuntamiento de Llanes.

Y aunque esa esa la razón principal, continúa, «la reunión, igual que el resto de negociación, ha sido un paripé». Según Vázquez, desde el Ejecutivo local «han pedido informes a los técnicos y nos consta que uno de ellos no es positivo, pero no nos los han facilitado; ni tampoco nos han facilitado el informe hecho por el secretario municipal; no nos dicen cuál es el baremo de valoración para los concursos públicos y nos convocan a la mesa de negociación un día antes».

En definitiva, denuncia, «nos han hurtado información» y el Ejecuto local «continúa con la paranoia de vincular a UGT con el PSOE, cuando no tiene nada que ver, nosotros representamos a los trabajadores», ha defendido el sindicalista que ya anunció hace algunas semanas que de aprobarse la actual modificación prevista acudirá a los tribunales.

«Contábamos con ello»

Y en el Gobierno de Llanes, según el concejal de Personal, «contábamos con ello» porque «desde el principio no ha habido una voluntad clara de negociar por parte del sindicato» y, subraya, «antes de proponer ningún tipo de modificación, ni de hacer público cómo queríamos gestionar la plantilla ya nos habían advertido de que lo llevarían a los tribunales». Es más, apunta Javier Ardines, «el representante de UGT en el Ayuntamiento de Llanes, militante del PSOE, confunde su labor sindical con su postura política, porque lejos de negociar ha venido a dar discursos políticos, a mí me ha dado la impresión de estar en una sesión plenaria no en una mesa de negociación».

Efectivamente, asegura el edil, el cambio del representante de Comisiones Obreras «llegó a través de una resolución esta mañana, creo que a las 9 horas y 34 minutos», explica Ardines. Desde el sindicato regional se justifica la ausencia del anterior representante por «motivos de agenda». A partir de ahí, «lo comunicamos nada más sentarnos en la mesa de negociación, Vázquez interviene sin ser su turno de palabra, y lejos de negociar nos dice que están disconformes con la actitud». Entonces, «Vázquez y Marotías estuvieron diez o quince minutos enzarzados en un debate que no correspondía, con lo que insisto en ir al orden del día para cumplir con los puntos que se recogen en él», explica Ardines. Sin embargo, asegura, «de nuevo el representante de UGT ha comenzado a dar un discurso que no tenía nada que ver» con las cuestiones a tratar en la mesa de negociación. Tras un «tira y afloja» incómodo, UGT decide levantarse de la mesa y abandonar todo atisbo negociador. «Primero se levantan de la mesa porque no estaba CC.OO», recuerda Ardines. «Y ahora se levantan de la mesa porque no les gusta el representante de CC.OO», zanja.

Así las cosas, Ardines aclara que desde el Gobierno local «nadie pretende ocultar nada, ni hacer ninguna maniobra». Por parte del Ejecutivo local, dice el edil, «hemos tenido mucha paciencia, pero no se puede permitir que un sindicato que no dijo ni mú y firmó el despido de cinco trabajadoras especializadas en Dependencia de la Mancomunidad venga ahora que ha cambiado el signo político del Ayuntamiento a decirnos que no podemos sacar a concurso público y a modificar la plantilla de trabajadores del Ayuntamiento de Llanes».

UGT de Llanes, denuncia Ardines, «es el brazo sindical del PSOE y pretenden bloquear el funcionamiento municipal». «No asumen», dice, «que los vecinos decidieron democráticamente que no hubiera una mayoría absoluta en este municipio y, si partidos tan antagónicos decidimos unirnos para cambiar las cosas, lo que no vamos a consentir es que gobiernen Llanes desde un brazo sindical».

La RTP se llevará a Pleno «porque tienen potestad para ello», ha señalado Nacho Vázquez. La Ley obliga a abrir un proceso de negociación «no a que haya un acuerdo con los sindicatos», indica Javier Ardines. Con lo que, continúa el concejal, «después de las actas levantadas en las cinco mesas de negociación celebradas nadie nos podrá decir que intentamos hacer las cosas por la fuerza». «Por nuestra parte ha habido modificaciones, se amortizaban más plazas de las que finalmente se amortizarán, hemos accedido a negociar, pero ellos no han querido formar parte de una negociación, han hecho de ella un paripé político».

Finalmente, la modificación se aprobará «y la RPT se incluirá en los presupuestos». UGT, previsiblemente, «la llevará ante los tribunales, están en su derecho, y será la Justicia quien determine» el final de esta negociación que, coinciden sindicato y Gobierno, «nunca ha existido».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta