El Camino del Norte: escaparate internacional

0
798

Con la llegada de la primavera se han llenado los caminos de peregrinos de todas partes del mundo. Todo apunta a que este año Santo Jacobeo, las rutas hacia Santiago -y en concreto el Camino del Norte que cruza la comarca del Oriente de Asturias– estarán más concurridas que nunca y los municipios empiezan a prepararse. Hace unas semanas, Ángel Cardín nos hablaba de la importancia del Camino para la zona y representantes de Cantabria y Asturias se reunieron el viernes en Llanes para unificar criterios de limpieza y conservación del Camino, rutas alternativas a la carretera y su señalización y la creación de nuevas plazas para peregrinos, tanto en albergues públicos como privados.

Del incremento de caminantes y de su procedencia es testigo directo desde las puertas de su casa en Poo de Llanes nuestra colaboradora Sol Caso, quien siempre tiene dispuesta una indicación, el saludo de «Buen Camino» (como peregrina que fue también) y fruta para ofrecerles. Así nos lo cuenta con estos ejemplos.

Jeong Byeongjo es coreano, procedente de Unsan (Corea del Norte). Hablaba muy mal inglés y nada de castellano pero nos saludamos y le regalé una libreta para que escribiese su Camino. Al irse no paraba de hacer reverencias.

Estos dos jóvenes son Francisco Urrutia y Alejandra Fassban, de los Estados Unidos. Él vive en Florida y sus padres son argentinos, uno de sus abuelos de origen vasco. Ella venía de Colorado, de una ciudad que se llama Steamboat Springs (barco de vapor) y me contó que es una zona de montañas donde se practica el esquí. A los dos les encanta lo verde que es el norte de España.

Este hombre japonés no me dijo su nombre original sino que me contó que en España siempre dice que se llama Hugo, que es más fácil para la gente llamarle así. Hablaba perfecto español y estaba encantado con que le sacase fotos. Comentó que uno de los responsables de uno de los albergues en los que se había hospedado le había dicho que era muy raro que pasasen japoneses. Él decidió hacer el Camino  después de haber leído sobre él y llevaba años con ganas de hacerlo.

Mónica es de China, tiene 27 años y vive en Pamplona. Ella y un amigo emprendieron el Camino en Irún y se mostraron maravillados con los montes y lo verde que está todo. Hacen etapas muy largas y están disfrutando como nunca de la experiencia. Duermen en tienda de campaña y también buscan las iglesias porque están muy cuidados los alrededores («con flores y todo») y como algunas tienen pórticos se sienten más resguardados.

IMG_20160509_202434592 (Small)

Dejar respuesta