CCOO aboga por negociar la RPT y acusa a UGT de levantarse de la mesa de negociación «por intereses» propios

0
466

Comisiones Obreras quiere una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) legal y está en contra de los despidos y amortizaciones de las plazas públicas y privadas porque éste es el espíritu del sindicato. Así lo ha defendido el secretario comarcal Rogelio Marotías, hoy suplente del representante de CC.OO. en la mesa de negociación del Ayuntamiento de Llanes. Marotías sustituyó en la última reunión entre el equipo de Gobierno y sindicatos a Pedro Abencio después de que éste fuera destituido por Roberto Lucas, representante de CC.OO. en la mesa negociadora «por una pérdida de confianza después de no seguir las directrices marcadas por el sindicato».

Y ese fue, precisamente, el motivo por el que UGT se levantó del encuentro abandonado así la última reunión entre Ejecutivo local y sindicatos para debatir la modificación de la RPT aduciendo, en palabras de Nacho Vázquez, que «ha habido una maniobra oscura para quitar» al suplente de CC.OO. Marotías ha explicado hoy que Comisiones Obreras «no tiene por qué dar explicaciones a Nacho Vázquez para poner y quitar a sus representantes suplentes» y que, en cualquier caso, «las maniobras oscuras se aclaran en los tribunales».

El sindicalista ha defendido una negociación hasta el final porque «CC.OO. no se va a levantar de una mesa de negociación hasta que no se llegue a un acuerdo, no podemos levantarnos por levantarnos y UGT, y yo estaba allí viéndolo, se levantó porque sí, porque no les gustó que yo estuviera allí, eso no son razones ni motivos para abandonar una mesa de negociación en la que se están debatiendo sobre los derechos de los trabajadores». Comisiones Obreras, ha defendido Marotías, «siempre ha criticado a cualquier Gobierno que intente despedir a sus trabajares, nosotros velamos por la legalidad y la transparencia, pero nunca nos levantaríamos de una mesa negociadora porque haya habido una destitución, me imagino que habrá otros intereses en la causa», ha acusado.

«En una negociación lo que hay que hacer es negociar, las negociaciones a veces son duras y difíciles, pero hay que estar en la mesa para enfrentarse a ello, y Comisiones Obreras nunca se levantará de una mesa sin haberlo intentado al menos». Por lo tanto, «por nuestra parte no se ha roto la negociación». Bien es cierto, apunta Marotías, «que UGT es quien tiene representación en el Ayuntamiento porque así lo decidieron las urnas, que no argumenten que a mí no lo han elegido los trabajadores como suplente, porque a Pedro Abencio tampoco lo eligieron».

CC.OO. estuvo vetado ocho años

«Comisiones Obreras estuvo vetado por este Ayuntamiento durante ocho años» el mismo tiempo, explica, «en el que no pudimos asistir a la mesas de contratación» y así «lo denunció el secretario de Empleo del sindicato». Ahí, dice, «reside la prueba de que las formalidades que tanto exigen desde UGT ahora nunca las tuvieron en cuenta, hasta ahora». Unas formalidades «nunca antes exigidas» tal como ya lo denunciaba el equipo de Gobierno la pasada semana puesto que «ni existen actas de constitución de la mesa», motivo por el que UGT se levantó en primera instancia de la mesa de negociación cuando comenzó el debate por la modificación de la RPT municipal.

 

«CC.OO. no es correa de transmisión de ningún partido político», ha defendido, «de ninguno» y así, dice, «lo ha venido demostrando hace mucho tiempo». Ha recordado su protesta ante los despidos llevados a cabo por el anterior equipo de Gobierno de cinco trabajadoras sociales de la Mancomunidad, un despido en el que «colaboró y firmó» la UGT «que ahora viene a defender los derechos de los trabajadores». Posteriormente, apuntó, «hubo una concentración frente al Ayuntamiento en solidaridad con las trabajadoras despedidas y UGT no apareció por allí, así que el señor Nacho Vázquez no tiene que venir a darnos lecciones». Igualmente, continuó Marotías, «nos opusimos y denunciamos el despido de dos trabajadoras de la Fundación Faustino Sobrino empleadas desde hacía 20 años cuya indemnización costó a las arcas municipales 100.000 euros. ¿Dónde estaba entonces la UGT?», pregunta. Y advierte que «claro, el portavoz del grupo municipal socialista ya ha dicho que UGT y PSOE son hermanos». Con el actual Gobierno, señala, «también hemos denunciado, y recibido muchas críticas, por el despido de una trabajadora» de la misma Fundación. «Y seguiremos defendiendo y oponiéndonos a los despidos de las Administraciones públicas y de cualquier otro sector», zanja.

«Ahí está la historia y ahí están los hechos, todos constatados y contrastados, no vengamos ahora a dar lecciones ni a acusar de oscuras maniobras», ha dicho Rogelio Marotías, «una mesa de negociación no se puede llevar al terreno político porque el objetivo debe redundar en un bien para los trabajadores y los usuarios que reciben los servicios, eso es una RPT», ha concluido.

 

 

 

 

Dejar respuesta