Fauna polar en las playas llaniscas

El escritor Javier García Rodríguez reivindica el deseo de que las ficciones se hagan realidad con el libro "Un pingüino en Gulpiyuri"

7
715

“¿Papá, tú crees que podría haber un pingüino en una playa? ¿Podría haber uno en Gulpiyuri?”. La primera respuesta que le saldría a cualquier adulto ante esta conjetura infantil sería un rotundo “no, por supuesto que no”. Esto le pasó hace unos años a Javier García Rodríguez (Valladolid, 1965) pero supo darle la vuelta a la cuestión planteada por su hija y se sacó de la manga el relato “Un pingüino en Gulpiyuri”, una exploración literaria con la que reivindica “el deseo de que las ficciones se hagan realidad”.

El escritor, titular de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Oviedo, tiene una estrecha relación con el concejo llanisco. “Solemos ir a menudo porque tenemos unos amigos muy cercanos con casa en Hontoria”, explicó. Javier García reconoce que no es “asturiano de nacimiento sino de pacimiento”, por lo que las playas le fascinan. “Gulpiyuri es mágica, distinta a todas las demás, siempre ha sido la playa del ultimo baño antes de volver a casa”, aseguró. Sobre el origen del nombre del singular arenal -ubicado en la localidad de Naves- “poco se sabe y hay varias hipótesis. La más extendida dice que sería algo así como área o tierra de zorros, donde el gulpi sería como una derivación muy estropeada del latín vulpes, que es zorro. Otras explicaciones lo relacionan con un sustrato del euskera, pero nada seguro”, indicó el profesor, quien también es director de la Cátedra Leonard Cohen.

“Llegar a Gulpiyuri es como desaparecer”, reconoció Javier García.

En su libro -editado por Oxford University e incluido en su Plan Lector para estudiantes a partir de 12 años- se repite la idea de que “cualquiera puede cumplir sus sueños”. El pingüino protagonista “quiere vivir aventuras porque a él en su colegio de pingüinos en la Patagonia le han contado historias y una vez apareció un niño explorador que se llamaba Aureliano y no era otro que el protagonista de Cien Años de Soledad“, relató sobre su última novela, publicada en 2015. En ella, se mezclan los cuentos tradicionales con lecturas más modernas y otros relatos porque -según el autor- “la literatura se hace con literatura y este libro trata de demostrar que los libros infantiles y juveniles pueden tener tácticas formales que no se utilizan casi nunca y se puede ser exigente en la lectura y a la vez lúdico”.

“No me gustan las obras en las que solo habla un narrador que lo sabe todo, prefiero que dé la impresión de que todo está por hacer y que el lector vaya construyendo a medida que lee”, comentó sobre su forma de trabajar. El libro está siendo recomendado para su lectura -además de en colegios asturianos- en centros de Madrid, Valladolid, Burgos o Barcelona, entre otros lugares. Por ejemplo en un colegio de Burgos, han tenido al pingüino que aparece en Gulpiyuri como hilo conductor de las actividades de todo el curso de los alumnos de cinco años y en Turón, la profesora de música compuso el himno de la escuela pingüinil de la novela que después interpretaron todos los alumnos reales en el Día del Libro. “Es muy emocionante porque le dan una vida al libro y a los personajes que va más allá de lo que tú hiciste”, aseguró Javier García.

 

pinguino192
UN PINGÜINO EN GULPIYURI
Nº de páginas: 60 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: OXFORD
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788467396621

 

7 Comentarios

  1. En Oviedo lo tienen el El búho lecror, en Ojanguren y en La Palma. He regalado ejemplares comprados en esos tres sitios.
    Y, hombre, en las librerías de Llanes deberían tenerlo.
    Saludos

  2. En Oviedo lo tienen en El búho lector, en Ojanguren y en La Palma. He regalado ejemplares comprados en esos tres sitio.
    Y, hombre, en las librerías de Llanes deberían tenerlo.

  3. procuraré encontrar el libro…..” ¡me encanta hacer realidad los sueños…!

Deja un comentario