La memoria en ruinas VI

Casona de La Concepción

2
1318

En uno de los extremos de la villa llanisca, frente a la estación de autobuses, apenas se sostienen las paredes de lo que en otra época fue un llamativo palacete. Aún hoy, con toda su decadencia a cuestas, siguen llamando la atención sus torretas y galerías.

Hablamos de la casona de La Concepción, que debe su nombre a una capilla que existía en la finca donde fue edificada. Maximina Sobrino Díaz heredó la fortuna de sus hermanos Nemesio, Sinforiano y Faustino, que tenían negocios textiles en México y murieron sin descendencia. Fue ella quien construyo la edificación sobre la que años después, el 1909, su hijo Sinforiano Dosal Sobrino realizó una ampliación sobre los planos del arquitecto Juan Miguel de la Guardia.

Imágenes, Sol Caso Blanco

2 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con el anterior comentario. Lo suscribo íntegramente.

  2. Una pena d palacio en ruinas y una curiosidad q me asalta cada vez q al llegar a Llanes lo veo: como s posible q s permita s derrumbe? A quien pertenece?
    Da miedo pensar lo q pueda ocurrir, si se desmorona todo d golpe.
    No ve nadie q s un peligro?

Dejar respuesta