La memoria en ruinas VII

1
898

Si hay un edificio en ruinas que destaque en el centro llanisco ese es sin duda el Palacio del Duque de Estrada, conocido popularmente como La Bombilla. No se puede señalar como abandonado estrictamente, ya que en 2011 fue comprado por la empresa Paisajes de Asturias S.L. que desbrozó y limpió la maleza que se comía las paredes del edificio y apuntaló algunos muros y ventanas a punto del derrumbe.

El palacio está ubicado frente a la Basílica y la Casa de Cultura de la villa, al lado de la playa del Sablón, rodeado por la muralla. Lo construyó a finales del siglo XVII Fernando Duque de Estrada, I Conde de la Vega del Sella y se edificó sobre otro anterior de época medieval. Su estado ruinoso se remonta a la época de la guerra con los franceses en el siglo XIX (concretamente a 1809) y hay dos versiones. Una dice que fueron las tropas napoleónicas del General Bonet las que lo incendiaron y otra habla de que fueron los propios llaniscos los que lo hicieron al considerar al Conde un afrancesado.

El recinto de La Bombilla acogió numerosas ferias, festivales folclóricos y conciertos a lo largo de las últimas décadas para disfrute de llaniscos y visitantes. Así que ahí sigue, a la espera, expectante a ver si sus últimos propietarios acometan algún tipo de intervención más sobre su estructura para darle uso.

1 Comentario

Dejar respuesta