La noche de San Juan

0
913

Esta noche será la «noche de San Juan». Es una noche especial en mi tierra; por tradiciones culturales y por muchas otras cosas. Hasta la mitología alcanza a arropar esta festividad. San Juan, un apóstol de Cristo, atrajo para sí la atención, pero mucho antes de que San Juan existiera, nuestros antecesores astures y cántabros; vaceos y orgenomescos; vascones y galaicos, ya celebraban el solsticio del verano.

Esto es, sin más, lo que hoy se ha venido a llamar «La Noche de San Juan». Hoy es, en teoría, la noche más corta del año. Hoy es también, en teoría, la noche veraniega por excelencia.

Por muchos lugares de España, se encienden hogueras a «los dioses». El fuego, en España, siempre ha sido «un Dios». En España y en el mundo entero, pero en España ha llegado a la categoría de cultura.

El fuego purifica. El fuego da vida nueva, después de la destrucción. El fuego arrasa, pero siempre devuelve la vida entre sus cenizas. Al menos eso es lo que siempre hemos creído. Por eso en este país, hemos tenido siempre presente la cultura del «fuego».

Yo no voy a encender fuego en mi casa. Como mucho encenderé, de vez en cuando, el mechero para «dar lumbre» a un cigarrillo de los que fuma mi mujer. Esa será toda mi aportación a esta noche mítica. A esta «Noche de San Juan».

Pero, no sé por qué, a mí esta noche me atrae. La «Noche de San Juan», a mí «me tira». La llevo dentro de mí desde niño. Y (se lo digo en silencio) me dan ganas de salir a la calle y quemar algunas cajas de cartón que tengo por casa…¡¡¡¡Coño…!! Uno, a veces, también tiene sus sentimientos. Aunque te caiga un «paquete».

Dejar respuesta