El Gobierno modifica la plantilla municipal tras encontrar «un porcentaje de precariedad» laboral «alto»

0
1964

El equipo de Gobierno de Llanes, formado por Foro, VxLL, PP e IU, ha aprobado una modificación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que implica el despido de dos personas, un Ayudante de Prensa «no estando justificada su necesidad en un municipio del tamaño y características de Llanes» y una ayudante en Urbanismo que había sido contratada para la redacción del anterior Plan General de Ordenación (PGO) y «puesto que el Plan lo hará una empresa externa» no tiene cabida dentro de la plantilla municipal.

voto

A juicio del portavoz del PSOE, cuyo grupo votó en contra, la modificación es «una vendetta personal y política del Gobierno y sus asesores porque estas personas resultan incómodas para el Gobierno por su vinculación política y sindical». Esta calificación provocó el rechazo rotundo de todos los grupos políticos del Gobierno.

«No le voy a admitir que diga que esto se trata de una vendetta personal porque sabe usted que no la ha habido. Llevo trabajando aquí muchos años para saber cuál es perfectamente el papel de cada trabajador. Pensamos que es una modificación para seguir avanzando. No existe una persecución», zanjó el concejal del PP, Juan Carlos Armas. «Por mucho que usted repita es mantra no acabará convirtiéndolo en verdad», apuntó la edil de Vecinos x Llanes, Marisa Elviro. «Esto se llama reorganización y funcionalidad», señaló la concejala de Foro, Marián García de la Llana, «replique por qué no podemos hacer esta RTP, díganos su opción, critique algún punto, pero no diga que todo está mal y que lo que hemos modificado no es cierto». El edil de IU, Javier Ardines, subrayó que «las cinco modificaciones que hizo el PSOE con su mayoría absoluta no fueron persecuciones ni acoso y la sexta» y primera del Gobierno actual «sí lo tiene que ser». «Usted -apuntó- habla de los trabajadores como si fueran ‘sus’ trabajadores», reprochó.

Fue ayer, durante una sesión plenaria con un único punto del orden del día, que se alargó durante dos horas. La discusión entre el alcalde, Enrique Riestra, y el concejal del PSOE y portavoz de la oposición, José Herrero, rozó las amenazas -consecuencia de malentendidos- y crispó el ambiente al final del Pleno. No tenía, sin embargo, nada que ver con la justificación, o no, de aprobar esta sexta modificación de la plantilla de trabajadores del Ayuntamiento de Llanes.

Una modificación cuyo objeto es «la modernización del modelo actual de gestión y la optimización de los recursos disponibles, con la consiguiente adecuación de las funciones y retribuciones complementarias, mejorando todos aquellos aspectos técnicos que se consideren precisos a fin de dotarse de un instrumento organizativo adecuado, que permita contar con una valoración objetiva de los puestos de trabajo».

Así las cosas, lo que el Gobierno hace es amortizar plazas que fueron creadas, pero nunca estuvieron ocupadas. Además, rebajan los complementos específicos de tres empleados con el único fin de igualarlos a los del resto de sus compañeros del mismo rango. Una cuestión, dijo el alcalde, «de equidad».

Sin embargo, para Herrero, nada ha cambiado y «su mantra», en palabras de Marisa Elviro, fue repetido una vez más. «Esta modificación es sólo la punta del iceberg con la mala relación con el personal municipal que ha recorrido numerosos episodios de desencuentros con unos y con otros», atestó. Además, «es una modificación fallida porque lo fue la negociación (…) Nunca ha existido voluntad de negociar», acusó Herrero.

Según el edil de la oposición «el contenido» de la modificación no es el acertado puesto que «no se parte de un análisis objetivo de la realidad y no existen informes de jefes de servicio, salvo en Urbanismo». Ni tan siquiera, apuntó, «existe un informe del máximo representante del Ayuntamiento, el Secretario municipal». Algo rebatido a posteriori por el regidor.

Una negociación imposible de llevar a cabo con el sindicato mayoritario, UGT, que en su día anunció que denunciaría la RPT si ésta era aprobada en Pleno.

«La RPT -señaló el alcalde- se configura como un instrumento flexible definido para crear, modificar y definir los puestos de trabajo y, por tanto, sujeto a reflejar las varicaciones que, de forma constante, se producen en una organización viva». El nuevo equipo de Gobierno, apuntó, «se ha encontrado con alto porcentaje de precariedad, habiendo contratos que datan de hace más de 20 años y en plazas creadas para un trabajador concreto, sin que hubiese ningún proceso selectivo, es más, con informes jurídicos advirtiendo de estas irregularidades. Si a ello unimos la difícil situación económica municipal, que, incluso, puede ir a peor ante el resultado realmente incierto de determinados procedimientos judiciales en trámite, se ha de proceder a la racionalización de la dimensión de la plantilla».

Además, dijo, «sin generalizar, en el actual funcionamiento burocrático del Ayuntamiento se advierte una excesiva patrimonialización de sus funciones en algunos empleados municipales (…) No es admisible que en una estructura administrativa que se puede calificar mediana, un funcionario se vaya de vacaciones, por ejemplo, y los expedientes que tramita se queden esperando su regreso, porque el compañero de al lado se limita a otras funciones distintas». En la RPT, apuntó el primer edil, «es preciso reavivar la formación como garantía de un buen servicio público, debiendo los funcionarios de la misma categoría, al menos, en su servicio al que están adscritos poder sustituir en caso de ausencia a sus compañeros o reforzar a los mismos en casos de una acumulación de trabajo, para que en ningún momento quede desatendido el servicio».

Dejar respuesta