Un reglamento a vuelapluma para los Concejos Públicos

0
886

 

  • Para una más real utilidad de los mismos, los Concejos Públicos tendrán, como mínimo, una convocatoria mensual. Sin perjuicio de que, por motivo de urgencia o necesidad, pudieran convocarse otros fuera de dicha periodicidad mensual
  • Los Concejos Públicos serán convocados por parte del Alcalde de Barrio, la Junta Vecinal o a petición de un porcentaje mínimo –a decidir- del vecindario con derecho a voto
  • No habrá necesidad de esperar a que los convoque el Alcalde de Llanes ni tampoco necesidad de esperar a que algún concejal del Ayuntamiento pueda estar presente. Es más, resultaría mucho más conveniente para la libertad e independencia de dichos Concejos Públicos, que ningún representante municipal asistiese
  • Tendrán voz, pero no voto, todos los residentes mayores de 18 años, y voz y voto todos los mayores de 18 años empadronados
  • Todas las propuestas presentadas, tras la exposición de motivos por parte de sus peticionarios y el correspondiente debate vecinal, serán votadas
  • Las propuestas vecinales que resulten aprobadas por una mayoría de los presentes en los Concejos Públicos serán trasladas por el Alcalde de Barrio o la Junta Vecinal, mediante el correspondiente Registro Municipal, al Alcalde
  • El Ayuntamiento quedará comprometido a, en un periodo de tiempo a señalar en relación a la fecha de su presentación por Registro, contestar de manera convenientemente razonada a las peticiones que le sean trasladadas

Con estos sencillos siete puntos se asegurarían dos cuestiones fundamentales:

  • que los vecinos residentes de los pueblos dispondrán de un cauce debidamente reglado para trasladar sus problemas e inquietudes al Ayuntamiento de Llanes
  • que el Ayuntamiento deberá dar cumplida y fundamentada respuesta a los problemas e inquietudes que los vecinos les trasladen

A partir de ahí se verá, según sus respuestas y su trato a los vecinos, lo realmente dispuestos que puedan estar los rectores municipales a escuchar y atender las necesidades de los pueblos.

 

Dejar respuesta