Rincones secretos XXII

0
1395

Tenemos una región privilegiada con montes, picos, bosques, playas, acantilados. Cada uno puede buscar la opción que mejor le venga. Hoy proponemos una muy fácil y muy guapa.

Desde Llanes iremos por la autovía dirección Oviedo hasta Llovio y por la N-634 hasta Villamayor (Piloña).

Se puede aparcar al lado de la carretera y justo enfrente de la Iglesia parroquial hay una carreterina con unos carteles de madera que indican varias direcciones, iremos hacia Carúa y hacia el Area recreativa. Carúa es un barrio de Villamayor con unas casas muy arregladas. Al poco de salir del barrio hay una pista con muy buen firme. La seguiremos siempre con el ríu Pequeñu a nuestro lado. Pasaremos al lado de una surgencia que sale de una cueva a mano izquierda, fue usado como «lavaderu» por las mujeres del pueblo.

El entorno es un bosque de ribera donde abundan los «ablanos», acacias, castaños, robles….

Aunque el río se llame Pequeñu o de La Cueva en épocas de lluvias lleva mucha agua por lo que hicieron unos puentes para salvarlo; ahora es muy cómodo pero creo que no muy estético.

En menos de 1 hora se llega al área recreativa, está muy bien preparada con mesas y bancos e incluso con columpios para los peques. Por ser una zona de bosque no está permitido hacer fuego, así que mejor los bocatas o la comida ya hecha en casa.

Hay que seguir un poco más cruzando un pequeño puente de piedra, seguir la pista hasta una señal que indica carretera cortada y ahí coger un senderín que sale a la izquierda, se pasa al lado de una especie de cabaña pequeñina y enseguida el ruído del agua te guía. Aunque no se vea en un principio sabes que hay una fuerte caída de agua y de repente lo ves, es el Chorrón, una cascada preciosa que forma un pozo de aguas muy limpias. En ese punto está la toma de aguas para Villamayor, por eso está prohibido bañarse. Fotos se pueden hacer todas las que se quiera.

Hay otra opción que algún día la contaré que es seguir subiendo hasta el pueblo de La Cueva, hoy día deshabitado. Las vistas sobre la foz del río y sobre todo el entorno de bosques y peñas es inmejorable. Pero eso para otra vez.

Al regreso merece la pena cruzar la carretera general y acercarse a ver el Ábside y la Portada de la Iglesia Románica de Sta. María.

Dejar respuesta