Entrañables vendedoras ambulantes de pescado

1
1439
Pilarina ´la Parrada´, Pilar ´la Parrada´ y Emilia ´la Colilla´ junto al puente (1950)

La semana pasada, Fernando Suárez Cué nos hablaba de las pescaderas llanisca en el artículo «En memoria«. Hoy, Ramón Melijosa le contesta a través de este texto.

En la interesante sección “Tertulia Casa del Mar”, y en el artículo titulado “En memoria”, que firma Fernando Suárez Cué, para quienes por medio de estas humildes líneas envío mi más sincera felicitación, en la que a la relación de aquellas entrañables vendedoras ambulantes de pescado se refiere y que al parecer han sido datos facilitados por Chelo “La Pita”, que asimismo fuera vendedora de pescado, deseo incrementar esa relación de aquellas extraordinarias luchadoras por la vida, quienes sin apenas medios, ni siquiera para poder hacer frente a las inclemencias del tiempo, en aquellos años de auténtica penuria (simples madreñas, toquilla, mandil y el clásico “rueñu”, para protegerse de lo doloroso e incómodo que suponía el llevar en la cabeza el “zardu” primero, y luego más tarde la caja, con su correspondiente carga de pescado y que era prácticamente a lo máximo que podía aspirar), para sin apenas venir la luz del día, salir de casa y no volver hasta bien entrada la noche, en la mayor parte de las veces (recuerdo a mi querida madre), y recorrer infinidad de calles, pueblos y caminos, ilusionadas por poder llevar algo de sustento a sus necesitados hogares.

Populares vendedoras ambulantes de pescado también lo fueron, Josefa “la Parrada”, Anita “la Chula”, Celia “Maninas”, Manuela “la Panza”, Ángeles “la Teleta”, Salvadora “la Panadera”, Gregoria “la de Iglesias”, Cuca “la de Darío”, Pilar “la Sacristana”, Beatriz “la de Pancho Chiquito”, Aurora “la Valienta”, Tina “la Mascota”, Flor “la de Gavino”, Rosario “la Chavala”, Isabel “la Chula”, Carmen “Repipio”, Maruja “la de Trobolín”, Pura “la de Careto”, Antona “la Chula”, Felicia “la Sevillana”, Nati “la Raposa”, Carolina “la de Remigio”, Flor “la de Piscuezu”, Charo “la Chula”, Pilarina “la Parrada”, María “la Colilla”, Isabel “la Rumalda”, Isabel “la Chavalina”, y la Nena “ de Camará”.

En tiempos lejanos, y estando la Rula en la calle Marqués de Canillejas, cuyo local fue mas tarde carpintería del Niño y hoy el comercio Romer (actual cafetería Xana), solían venir a Llanes a comprar pescado para su venta por los pueblos, Rosalina que lo hacía desde Caldueño, Rosa desde Ardisana y Valentina que se desplazaba desde Onís.

Finalmente mi agradecimiento al buen amigo Fernando por haber sido motivo de traernos a la memoria el grato recuerdo de aquellas extraordinarias trabajadoras, mujeres a las que siempre tanto nos encanta recordar.

1 Comentario

  1. Precioso artículo Ramón. Echo de menos en esa lista a Salud la de Patiño.
    Recuerdo a muchas de ellas, tal y como las describes y gritando aquello de ¡¡ coléa !!, a pleno pulmón. Mujeres increíbles, luchadoras y además ocurrentes y simpáticas.

Dejar respuesta