Los ladrones entran de nuevo en dos establecimientos de Posada, los mismos que la última vez

2
8374

Los ladrones han vuelto a Posada. Y han actuado en los mismos establecimientos que lo hicieron la última vez que robaron en la localidad llanisca: el Estanco y la Cervecería El Córner.

Los propietarios de los establecimientos aún están contabilizando las pérdidas a las que se han visto sometidos en menos de un mes. No en vano, la última vez que los ladrones accedieron a sus negocios, sitos ambos en la calle principal del pueblo, fue el pasado 14 de diciembre.

En esta ocasión las cámaras de seguridad captaron a cuatro individuos con la cabeza cubierta accediendo al estanco. No tardaron en cometer el robo ni cinco minutos y en ese tiempo se incluye arrancar el panel inferior de dos puertas -la principal, con un refuerzo de seguridad, y la interior-. Según parece, en el estanco intentaron acceder forzando el bombín de la cerradura, como habían hecho en la última ocasión. Sin embargo, los propietarios habían cambiado el mismo desde el último robo y lo habían sustituido por uno de seguridad. Por eso les fue imposible acceder de ese modo. Y por eso el robo parece haber sido inferior a la última vez ya que los delincuentes tardaron más en entrar en el negocio de lo previsto. Se llevaron tabaco rubio y lo hicieron a las 3:30 de la madrugada. Unos 9.000 euros en total.

En la cervecería se hicieron con bebidas y con el dinero de la máquina tragaperras. Además, al parecer, intentaron llevarse una televisión, pero finalmente la dejaron en la puerta.

El pasado 5 de diciembre los ladrones desvalijaron una óptica y robaron cinco taladros y dinero en una ferretería colindante. Los dos comercios están también en la calle principal. Durante la madrugada del viernes, día 9, dos hombres entraron en otro establecimiento comercial de venta de maquinaria agrícola y robaron material valorado en 7.000 euros.

Con los dos nuevos robos de hoy ya son siete las veces que los ladrones se ceban en la localidad llanisca. No les han importado las medidas de seguridad que, según se anunció el pasado mes de diciembre, se reforzaron en Posada de Llanes durante las madrugadas.

Tras una reunión en el Ayuntamiento con vecinos y empresarios, el alcalde de Llanes, Enrique Riestra; la teniente de alcalde, Marián García de la Llana; el Capitán y el Sargento de la Guardia Civil y el Subinspector de la Policía Local se acordaron una serie de cuestiones que redundaban en la seguridad ciudadana. La decisión se tomó después de los cinco primeros robos y al tiempo que se sucedía a la puerta del edificio consistorial una manifestación para reclamar soluciones ante una oleada de robos que mantiene en vilo a los habitantes y empresarios del pueblo llanisco.

2 Comentarios

Dejar respuesta