El cobro de los rescates en la montaña

0
1823
Archivo. Foto cedida por Bomberos del SEPA

El pasado 29 de octubre un montañero que escalaba en el Picu Urriellu sufrió un caída que le causó una fractura en el fémur y en el talón. Llamó al servicio de emergencias y éste activó el protocolo. El helicóptero vino a rescatarlo. Dos meses más tarde recibió en su domicilio una carta en donde se le exigía el pago de las tasas de su rescate, un total de 5.960 euros, por Medios técnicos, helicóptero medicalizado y otros 82 euros por Servicio de personal de intervención-Bombero rescatador.

No era, ni mucho menos, la primera vez que salía a la montaña. De hecho, lleva practicando este deporte más de 25 años y escalando el Urriellu otras tantas veces. Su afición al alpinismo nunca le había supuesto un perjuicio tan grande. De hecho, su accidente y su posterior cobro es el primero que sucede en el Principado de Asturias.

El montañero tiene 56 años y aquel día ascendía por la vía Regil-Pidal con un amigo. Estaban, los dos, bien equipados, hacia buen tiempo y ascendían con cautela. Pero un resbalón provocó el accidente que derivó en la llamada al 112.

Desde el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias explicaron al accidentado -una vez que él llamó para interesarse por el pago que le solicitaban- que los cambios de la legislación implican el cobro de los rescates, sean o no accidentes ocurridos por negligencia. El montañero puso el caso en manos de un abogado y tiene recurrido el pago por la vía administrativa.

Escalada sí, senderismo no

Desde que la noticia se hizo pública se han sucedido las reacciones a la misma. El responsable de Prevención de la Fempa, Manolo Taibo, ha compartido en su perfil de Facebook el recibo enviado por el SEPA al montañero afectado, acompañado de un artículo en el que reitera la posición crítica de la Federación con la política de cobro de rescates.

La nueva ley autonómica de 2014 califica la escalada, junto a otros deportes como el surf, como actividades de riesgo, pero no sucede así con el senderismo. «Entendemos que una persona a la que le cae una piedra haciendo la Ruta del Cares no tendría que pagar su rescate y una persona a la que le cae una piedra escalando sí», subraya en su perfil Taibo.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Refugios de Montaña de Picos de Europa, Pablo Sedano Galán ha criticado el cobro por los rescates a escaladores aplicado por el SEPA por considerarlo «discriminatorio» y con fin «recaudatorio».

El presidente de la Asociación de Empresas de Turismo de Picos de Europa (Incatur), José Antonio Sánchez Cueto, ha defendido que sean un servicio gratuito para actividades «sin riesgo», como el «senderismo», pero en el caso de la escalada llama a los que la practiquen a federarse.

La Ruta del Cares, en bici

No es, sin embargo, la primera vez que el Gobierno regional impone el pago de las costas al rescatado, aunque el criterio del cobro -desde que en el año 2010 se establecieron las ‘sanciones’- era la imprudencia o la negligencia. El helicóptero multifunción tiene un precio de 1.258 euros la hora. La tasa de los medios técnicos y vehículos especiales asciende a 439 euros la hora. Y, así, durante el año 2013 el Ejecutivo impuso 2.104 euros de tarifa -la que se cobra por el servicio de helicóptero medicalizado- a un hombre que se cayó cuando hacía la ruta del Cares en bicicleta por la noche y con la iluminación de un frontal. Fue una negligencia y, por eso, pagó su propio rescate.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta