Libertad con cargos para el detenido que intentaba robar en Posada de Llanes

3
6392

El hombre detenido ayer intentando entrar en un bar de Posada y por, presuntamente, haber participado en los siete robos que han tenido lugar en la localidad llanisca en el último mes ha sido puesto en libertad. El varón, N. I., de 35 años, vecino de Madrid y de nacionalidad rumana, se ha negado a declarar ante la magistrada del Juzgado de Instrucción de Llanes, donde sólo ha contestado a las preguntas de su abogado, José Javier Menéndez Rodríguez.

En menos de diez minutos el acusado, que pasó la noche en el calabozo de las dependencias de la Guardia Civil de Llanes y que tiene «numerosos antecedentes delictivos por delitos contra el patrimonio en su haber», respondió al letrado no tener nada que ver con los hechos que se le imputan: siete delitos de robo con fuerza y un octavo en grado de tentativa.

Según Menéndez Rodríguez, abogado de oficio, su cliente «ha negado los hechos, ha asegurado que se encontraba fuera del país durante los meses de diciembre y enero -coincidiendo con los robos cometidos en la localidad- y que en la madrugada del pasado miércoles estaba con un amigo buscando un sitio para orinar» cuando, «de repente, lo detuvieron». La persona que lo acompañaba que salió huyendo lo hizo, dice el acusado, «porque se asustó». Eran las tres y media de la madrugada y, según la Guardia Civil, el hombre fue detenido en el momento en el que estaba intentando entrar en la cervecería El Córner, establecimiento que ya había sido robado en otras dos ocasiones. Varios efectivos de paisano de la Policía Judicial, Guardia Civil y Policía Local de Llanes formaron parte del operativo.

Sin embargo, según el abogado, «no hay pruebas concluyentes» dado que «todo son suposiciones». Durante la detención, asegura, «se supone lo que iba a hacer, pero no lo hizo, estaba en la zona, pero no llevaba nada en la mano» con lo que «no hay una base clara para la acusación».

El fiscal, insiste el letrado, «no ha pedido prisión y lo ha dejado en libertad con cargos a resultas de lo que se diga en las investigaciones de la Guardia Civil». El caso podría continuar con la apertura de nuevas diligencias o, directamente, archivarse. De archivarse, los cargos serán retirados.

El arrestado llegó al juzgado a las 11:30 de la mañana, sentado solo en la parte trasera de un coche de la Guardia Civil de Llanes. Lo acompañaban dos agentes. Otros dos miembros de la Policía Judicial acudieron al tiempo para entregar en las dependencias judiciales las actuaciones que le habían sido practicadas. Pasadas las 12:45 de la mañana, el acusado respondió únicamente a las preguntas de su abogado, asignado de oficio. Tras esa breve declaración, N.I ha salido libre de todas las acusaciones y no está sometido a ninguna medida cautelar.

Un botín sustancioso

N. I. estaba considerado como uno de los integrantes de las bandas organizadas que operan en Posada de Llanes desde el pasado mes de diciembre. Fecha en la que comenzaron los robos en varios establecimientos, un bar, un estanco, una óptica, un comercio de venta de maquinaria agrícola todos situados en Posada de Llanes y en una nave industrial de San Roque del Acebal. En total, «un botín sustancioso» valorado por los empresarios robados en más de 120.000 euros «obtenido de máquinas recreativas, tabaco, herramientas, y gafas, todos ellos efectos fácilmente convertibles en dinero en el mercado ílícito».

El modus operandi utilizado, según fuentes de la Guardia Civil, «era la rotura del cierre del establecimiento, en unas ocasiones desmontando el bombín de la cerradura por el método del “sacacorchos”, en las que se utiliza un extractor de bombín de la cerradura y en otras rompiéndolo simplemente con herramientas tipo mazas, cizallas, barras de uñas y objetos contundentes sobre las puertas y bombines». Una vez en el interior, explican, «manipulan o rompen las cajas registradoras, y todo tipo de enseres que puedan contener dinero o efectos suceptibles de ser robados».

En el caso de existir en el interior del local alguna cámara de grabación o alarma, «proceden a su destrucción».

Estas personas «actuaban siempre de madrugada y de manera rápida, no dejando ningún vestigio que pudieran arrojar pistas en las investigaciones», subrayan.

Grupos de tres personas

En el transcurso de las investigaciones «se pudo conocer que actuaban en grupo, aproximadamente tres personas, llegando al lugar en dos vehículos diferentes». Mientras uno de ellos pasaba por la zona elegida para reconocer el terreno y verificar que no hubiese nadie, otros dos dejaban aparcado el vehículo y se aproximaban al establecimiento y en tan solo unos minutos, entraban y se llevaban el botín, alejándose rápidamente del lugar.

Las pesquisas de los agentes «llevaban a sospechar sobre personas que no eran de la zona, que se desplazaban en el mismo día, y que de la misma manera y dado a la buena comunicación por carretera existente, regresaban de inmediato en la misma noche».

Dispositivo especial para la detención

Con todos estos datos y ante el incremento de los robos, la Guardia Civil estableció un dispositivo policial especial preventivo formado por patrullas uniformadas y agentes vestidos de paisano en torno a la localidad de Posada de Llanes y accesos a dicho núcleo urbano, dispositivo que permitió detectar en la madrugada del día 19 de enero un turismo BMW color oscuro que los agentes tenían identificado como sospechoso de días anteriores.

Tan sólo unos minutos después, «dos personas se acercaron en actitud vigilante hacia la puerta de un bar de la localidad que ya había sido robado en dos ocasiones desde el comienzo de los robos en la localidad». En el momento que se disponían a entrar en el local, «les dio el alto, dándose a la fuga inmediatamente, logrando huir de la fuerza policial uno de ellos y procediendo a la detención inmediata del otro».

Las investigaciones de los agentes permiten sospechar la pertenencia de esta persona a un grupo de delincuencia organizada de ciudadanos del Este de Europa, con actividades delictivas muy diversas, con cierta independencia pero interrelacionados entre sí, siendo su principal zona de asentamiento Madrid, desde donde se desplazan a toda España, siendo especialmente intensa su actividad en poblaciones con polígonos industriales.

Se continúan con las investigaciones al objeto de poder determinar la identidad del resto de participantes en los robos.

 

3 Comentarios

  1. Muchas gracias por la aclaración, Pedro. Vamos a corregir el error ahora mismo.

    ¡Gracias por seguirnos!

    Un saludo,

    Diario del Oriente

  2. Como comentario aclaratorio a la redacción: La policía judicial es un órgano o especialidad más de la guardia civil, no es una policía a parte. Ayer en la noticia que publicasteis cuando se detuvo al sospechoso dabáis a entender que había sido la POLICIA cuando no es así, fue la Guardia Civil.

    Un saludo

  3. A la calle y sin cargos?
    Q el juez se lo explique a las victimas q vieron como sus negocios fueron expoliados y q pague los destrozos ocasionados y al resto q nos den DODOTIS xq se nos escapa el «PIS» solo d pensar q sto sigue siendo un cachondeo total.
    Q iba a orinar???
    Amos anda!!!!
    Esperen ustedes a q la cosa torne a más gordo y tengamos q lamentar desgracias personales, a ver entonces q nos dicen.
    Lo dicho: Cachondeo total!!!!!
    Una pregunta: le dieron la cena? Le dejaron marchar sin desayunar?

Dejar respuesta