El mar, la mar

0
1378
                       El mar.La mar.
                       El mar. ¡Sólo la mar!
                      ¿Por qué me trajiste, padre,
                      a la ciudad?
                      ¿Por qué me desenterraste
                       del mar?
                       En sueños la marejada
                       me tira del corazón;
                       se lo quisiera llevar.
                       Padre, ¿por qué me trajiste
                       acá?
                       Gimiendo por ver el mar,
                       un marinerito en tierra
                       iza al aire este lamento:
                      Ay! mi blusa marinera;
                      siempre me la inflaba el viento
                      al divisar la escollera.
(poema de Rafael Alberti, Marinero en tierra )   

Creo que todos los que vivimos al lado del mar de alguna manera sentimos las palabras de Alberti como nuestras.

Echamos de menos el salitre, el ruido del oleaje rompiendo contra los acantilados. Madrugamos para ver los amaneceres y nos quedamos sentados en las rocas despidiendo el sol detrás de los castros.

Nos gustan las marejadas y la mar bella cuando parece una balsa de aceite.
Nos gusta el mar y las olas.

Dejar respuesta