Ribadesella se prepara para una multitudinaria Carrera de Caballos en la playa de Santa Marina

0
1770

Ribadesella tiene todo listo para acoger, este viernes, día 14 de abril, la Carrera de Caballos Playa de Santa Marina. Un espectáculo ecuestre en un hipódromo natural, al pie del Cantábrico, con una grada que rodea a modo de paseo el arenal riosellano.

El Viernes Santo en Ribadesella, además de procesiones, habrá deporte, único en el Norte de España por las peculiaridades del escenario donde tiene lugar y por la cantidad de visitantes que acoge el evento. Tendrá lugar a partir de las 11:30 horas durante los días 14 y 15.

Los jinetes deberán recorrer con sus equinos distancias de unos 1.500 metros, como ha venido ocurriendo en pasadas ediciones.

Se repartirán 6.000 euros en premios, que se distribuirán (1.500 para cada una) en cuatro  categorías diferentes. Además de a los cinco primeros jinetes de cada categoría, se premiará al primer caballo, y su jockey, riosellano.

El Ayuntamiento de Ribadesella, que acogió hoy la presentación de la cita más que consolidada, presentó esta mañana el programa de actividades en las que tomarán parte miles de personas.

«Hay quien sostiene que en el puerto local, allá por el siglo XVIII, en pleno auge del comercio marítimo, proliferaban actividades de contrabando que eludían los controles portuarios a lomos de caballos negros para confundirse en la noche. En el año 1989 aficionados locales a la hípica, recordando estas historias de contrabandistas, comenzaron a hacer apuestas sobre cuál sería el caballo más veloz en la playa riosellana de Santa Marina.

Para ello aprovechaban la franja de arena húmeda liberada durante las bajamares. Ya en sus orígenes, el insólito marco deportivo, denotaba una extraordinaria belleza y sentaba las bases para un espectáculo mayor que se fue fraguando con los años.

Hoy en día, tras casi 20 años de rodaje durante los que se fue incrementando la participación con el concurso de más jinetes, amazonas y cuadras locales, clubes asturianos y de otras comunidades limítrofes, la prueba ha adquirido tintes internacionales, pues ya han corrido sobre la playa de Santa Marina clubes ecuestres extranjeros, principalmente de Francia y Portugal.

Además la carrera se ha profesionalizado, pues tras años de ser una prueba exclusiva para que los aficionados mostrasen su destreza, ahora los jockeys son profesionales y los caballos auténticos pura sangre compitiendo el Viernes Santo en una prueba puntuable para el campeonato de España.

La belleza inicial de las primeras carreras se ha ido redoblando con este cambio de estatus, pues la participación de cuadras que habitualmente compiten en el hipódromo de la Zarzuela, el colorido de las ropas de los jinetes, los palcos levantados para las autoridades, la presencia de fotógrafos, televisión, radio y la multitudinaria presencia de público, convierten a la bella playa local en un escenario más espectacular si cabe.

 

Dejar respuesta