Picu Benzúa, el guardián del Valle

1
2653

Si quieres ver algo en su extensión, no hay nada mejor que subirse a un alto. Las vistas no defraudan nunca, sobre todo si lo que se ofrece es la rasa costera del concejo de Llanes, los pueblos del valle de Ardisana, Mestas, Vibañu, Los Carriles, Nueva, Oviu o la capilla de San Antonio.

Sin olvidarse de los Picos y el Mofrechu y un sin fin de montañas más modestas.

Todo eso se consigue con un poco de esfuerzo, aupándose hasta la cima del Picu Benzúa (725m).

Entre Nueva y Cardosu sale la carretera LLN-16, la seguimos hasta Los Carriles y desde aquí seguimos hasta el Doradiellu, dejamos el coche delante de la capilla de San José y desde allí vamos subiendo por unos prados, pasamos unas portillas y sin perder el camino nos encaminamos hacia un collado, el de Los Alloros, desde donde podemos ver Los Carriles y la costa de Nueva y todas las cumbres que forman parte de la sierra del Benzúa. Nosotros iremos hacia el Oeste por un camino que se llama la Escalerina del Gatu, un poco empinado pero que enseguida nos deja en lo alto y el esfuerzo queda recompensado por la belleza del paisaje que se nos presenta en los 360º.

Texto del blog del Grupo de Montaña Losdelasclaras:

«Aquí en el Benzua, se vivió uno de las batallas más sangrientas de la Guerra Civil Española.

El 18 de septiembre de 1937, la avanzadilla navarra, del ejercito nacional, ya había cruzado el río Bedón, por Rales y San Antolín, para llevar a cabo cinco días más tarde la toma del pico Benzúa. La batalla de El Mazucu fue cruenta, pero la del Benzúa resultó dantesca para ambos bandos. El Benzúa cayó el día 24 de septiembre. El final, fue un combate cuerpo a cuerpo, con arma blanca y bombas de mano. Y fue donde la Legión Cóndor, que operó con 21 bimotores y doce cazas, probó un arma nueva y terrorífica al montar una bomba incendiaria y otra de fragmentación sobre recipientes llenos de gasolina».

1 Comentario

  1. El pico Benzúa fue bombardeado durante dos días por varias piezas de artillería situadas donde en la actualidad se encuentra el colegio de Orione. Además del bombardeo con bombas incendiarias (depósitos de gasolina). A un testigo presencial, le escuché decir literalmente que «de las piedras hicieron cal». La infantería comenzó la ascensión a pie desde Rabiaos a la una de la tarde y coronó el pico ya casi de noche. Al día siguiente se pudo comprobar la imagen de la tragedia. Entre las fuerzas republicanas aparecieron los cadáveres de varias mujeres. Las bajas fueron numerosas, en ambos bandos. Durante dos días, 14 mulas estuvieron bajando a Rabiaos los cadáveres de los franquistas, mientras que a los fallecidos republicanos se les prendió fuego en la cumbre tras ser rociados con gasolina. En el cementerio de Los Carriles permanecieron durante años, hasta hace poco, varias tumbas de soldados navarros que habían muerto el 14 de septiembre.

Dejar respuesta