Antes de llegar… ya me habían recibido

0
5185

Me dijeron que me esperaban “con las pilas cargadas” y cuando llegué a la puerta sentí paz, me enseñaron la escuela y el olor me transportó a mi infancia. Rápidamente me dijeron que sólo tenía tres niños de infantil, pensé que eso era genial, y con el paso del tiempo ese pensamiento se transformó en cuánto me están enseñando.

Durante estos meses he ido anotando en una libreta todos los superpoderes que me gustan de la profesora, los juegos, los trucos, la magia. La titulé recetas mágicas para personas únicas, porque esa clase es pequeña, sí, pero dentro hay personas únicas, especiales, irrepetibles, y lo mejor de todo es que en la clase de al lado pasaba lo mismo.

Pero no estoy escribiendo esto por mí sino por vosotros, los que estáis leyendo estas palabras, los profesionales de educación, las familias, los vecinos, los amigos, la sociedad en general. No hacía falta ir a Finlandia, tenemos el paraíso al lado de casa y se llama Escuela Rural. Lo llaman CRA (Colegio Rural Agrupado) y cada una de sus escuelas tiene un toque especial pero todas tienen lo mismo en común, su esencia.

En este tiempo muchos coincidían diciendo que lo mejor es que se da un aprendizaje más personalizado pero, no es sólo eso, también sus valores. El respeto por los distintos ritmos de aprendizaje, la cooperación, la confianza, la generosidad, la gran implicación que existe, la relación familia-escuela, la metodología basada en el interés de los niños y un sinfín de cosas que he descubierto en Vidiago, Poo, Parres, San Roque y Cué.

No sabía cómo dar las gracias a los profesionales que durante estos meses me han dejado conocer su trabajo en directo, cómo agradecer el buen trato recibido por las familias, cómo decirle a esos niños que están siendo afortunados de ir a un colegio así, y entonces pensé que al mundo le sentaría bien saber que hay varias escuelas donde los niños son felices, se llama CRA nº 2 de Llanes, escuelas donde los maestros también son felices. Porque aprender jugando es importante pero que te enseñen de manera divertida es esencial.

Gracias maestros, alumnos y familias porque me habéis quitado de comprar un billete a Finlandia y lo he comprado a largo plazo con vistas a la costa llanisca.

Antes de llegar… ya me estabais conquistando.

Dejar respuesta