Etimologías

0
1164
Antigua

-F: ¡Hola, buenos días a todos!

-T: ¿Qué nos cuentas manín?

-F: Pues nada de particular, solo que venía yo pensando que curiosas son las etimologías de las palabras que normalmente usamos para determinar un lugar, algunas muy evolucionadas, pero todas con una imaginación en la descripción dignas de la mayor aceptación.

-C: ¿Por ejemplo?

-F: Pues por ejemplo la etimología del término Asturias, que algunos estudiosos creen que su origen se halla en el nombre del río Astura (hoy río Esla), cuyos ribereños fueron llamados astures por los autores romanos. Los asturianos han habitado la zona que ocupan actualmente desde el neolítico.

-R: Pues para no traer nada en particular… ¡Mira qué bien! Vieyinos en esta tierra, somos de lo que no está escrito en los libros.

-T: ¿Alguna otra más?

-F: Pues miles, compañerín, como por ejemplo…

-C: Pues mira Cué, que no deja de ser el toponímico de tu apellido

-F: Vamos a ver manín, las preguntas puquitinas y sencillas, que luego todo son discusiones y malos entendidos, pero bueno, hay quien dice que el apellido Cué proviene de uno de origen Francés: “Coue”, ya que Asturias, que es la región donde existe este apellido, estuvo dominada por franceses durante bastante tiempo. Otros dicen que proviene de la palabra árabe “guád”, que quiere decir “rio”, o “corriente de agua”, como L’Aguadamia, que marca algunos tramos de la frontera entre los concejos de Ribadesella y Llanes, aunque también defienden que este vocablo no tiene nada de árabe y solo quiere decir “agua mia”, o “mi agua”.

Sea lo que sea, estos coritos son inigualables, pues aparte de que están muy orgullosos de que el su pueblu, sea la cuna de nuestro “Pericote”, demostraron además, al abundar en la localidad las construcciones de piedra con escaleras de sillería, como reminiscencia de sus afamados y buscados canteros locales, que hasta fueron llamados para trabajar en la obra de El Escorial.

-C: ¡Concho con los coritos! Eso no lo sabía yo… ¿Oíste?

-T: ¿Y Llanes?… ¿De dónde viene el nombre?

-F: Que quieres que te diga “chachu”, pues no lo sé, ya que hay quien dice que proviene de la “plana”, de la “llana” donde está ubicada, pero no me atrevo a contradecir a nadie, ni a sentar cátedra de nada. No lo sé.

-R: ¿Y España?… ¿De dónde proviene España?

-F: Proviene del latín Hispania, y este del fenicio ISh Fannim (isla de conejos). Antes de ser Iberia fue denominada Hesperia, nombre relacionado con las esperales (las vísperas). Los griegos la denominaron así como la versión helénica del Edén o Paraíso Terrenal.

-C: Entonces, ¿de que vamos a hablar hoy?

-F: Pues verás una cosa que me llamó la atención, fueron los nombres que los conquistadores del Nuevo Mundo, pusieron a los puntos geográficos que les llamó la atención, tanto por sus características particulares, como para determinar su situación en el momento.

-T: Dinos uno.

Barbados

-F: Pues “Antigua y Barbuda”, bautizadas por Colon, primero en honor de Nuestra Señora Santa Maria de la Antigua, ubicada en Sevilla, y la segunda, porque allí habitaban los únicos indios que encontró con barba.

-R: Que curioso… ¿Nos dices otro?

-F: Bahamas, que se cree que proviene del español “mar raso” o “bajamar”, por las albuferas de poco calado que son características de este relieve bahameño.

Caracas. Capital de Venezuela, fue oficialmente fundada como Santiago de Leon de Caracas. Santiago por el Santo Patrono de la colonización española, León por el Gobernador Pedro Ponce de León, y Caracas, porque parece ser que encontraron extensiones de la quinua o amaranto, considerado un pseudocereal, pues posee características similares a los cereales pero con algunas cualidades que destacan tales como su contenido proteico, que es más semejante al de las legumbres.

-P: ¿Honduras?

Honduras

-F: Su curioso nombre se lo debe a Cristóbal Colón, que en 1502 se aventuraba hacia el sur del Caribe. Sus naves lo estaban bordeando, cuando Colón y sus navegantes se vieron sorprendidos por una terrible tormenta, posiblemente un huracán, que durante dos semanas amenazó con hundir las carabelas. Sin embargó, al doblar el cabo este les protegió de la tormenta, y cuentan que entonces fue cuando Colón exclamó: “¡Gracias a Dios que al fin salimos de esas honduras!” Esta frase dio nombre al cabo y también a la provincia de “Gracias a Dios” en que se encuentra, mientras que el país, fue desde entonces llamado Honduras. Hay otros que dicen que el nombre se debe, a que al ir a fondear los barcos, se encontraron con mucha agua, o sea estaba muy hondo.

Gracias a Dios

-T: ¿Y Cuba?

-F: La palabra Cuba ha tenido una curiosa historia en los casi cinco siglos de vida de nuestra lengua. El primero en registrar el nombre y también en tratar de sustituirlo fue su descubridor Cristóbal Colón. El 21 de octubre de 1492 lo asienta por primera vez en su Diario de Viaje. Parece no haber entendido bien y suscribe; “otra isla grande, mucho que creo que debe ser Cipango según las señas que me dan estos indios que yo traigo, a la cual ellos llaman Cohíba”. Otros dicen que parece ser que proviene de la abreviatura de la expresión amerindia “cubanacan”, que significaba “parte central”

-C:¿Sabes que es entretenido este juego, aparte de enterarte de algunas curiosidades. Vamos a seguir.

-F: Islas Caimán. Cuando Cristóbal Colón llegó a estas ya habitadas islas en 1503, después de que los vientos lo desviaran cuando tenía curso entre Panamá y La española, las bautizó como Las Tortugas, por el gran número de estos animales que se encontró en sus costas, pero en 1540, estas islas pasaron a llamarse Caymanas, porque en lenguas caribes, significaba “cocodrilo marino”, otro animal también muy abundante en las islas.

Buenos Aires (1536)

-T: ¿Y de Buenos Aires, que sabemos?

-F: Fue fundada en 1536, por Pedro de Mendoza con el nombre de “Nuestra Señora del Buen Ayre”

Nuestra Señora del Buen Ayre

-P: ¿Y La Habana?

-F: Fue originalmente bautizada como la “Villa de San Cristóbal”, para pasar posteriormente a denominarse “San Cristobal de la Sabana”, y aunque hay varias hipótesis sobre el origen indígena de esta designación, la más aceptada sugiere que el nombre de la villa se deriva de un cacique taíno llamado Habaguanex, que controlaba la zona de su primer asentamiento. Otras versiones consideran que proviene de una corrupción de la palabra taína sabana, , pronunciada en el dialecto de los arahuacos occidentales cubanos como jabana la cual pasó al español actual con su significado original. Aparentemente así denominaban los aborígenes a la comarca del sur de La Habana y Matanzas, que es una gran llanura. También se debería consignar quién es San Cristóbal en la Regla de Ocha, pues esta es una de las religiones que mayor cantidad de adeptos tiene en ese país, y tal vez fue la fe que vino más representada en las bodegas de los barcos negreros.

-C: Perú, aparece esta palabra, cuando los españoles llegaron a ese territorio y les preguntaron a los nativos como se llamaba ese lugar, a lo que contestaron que era Birú, que era una antigua cultura al norte, preincaica. De esa forma se extendió el nombre a todo Perú.

-R: ¿Y Venezuela?

-F: En la expedición de Alonso de Ojeda, también iba el italiano Amerigo Vespucci (Américo Vespucio), que le abría dado el nombre a la región que exploraba en 1499 de Venezziola (pequeña Venecia), por la semejanza que encontraba este último con la ciudad de Venezia (Venecia), y las viviendas construidas sobre pilotes en la riveras del lago Maracaibo, aunque algunos atribuyen este vocablo, al nombre de un poblado ubicado a la entrada del mismo lago, denominado Venezuela, en la supuesta lengua caquetio y que significaría “agua grande”.

-R: ¿Y Quito?

-F: No está muy claro, aunque algunos lingüistas especulan que su nombre proviene de dos palabras en lengua tsafiqui(perteneciente a la etnia tsachila o indios colorados) que son quitsa (centro) y to (del mundo), y aunque la ciudad ya existía, fue el español Sebastian de Benalcázar, el que el 6 de Diciembre de 1534 fundó la ciudad de San Francisco de Quito, en la falda oriental del volcán Pichincha.

-F: Montevideo. Existen al menos dos explicaciones acerca del origen del nombre de Montevideo. La primera afirma que proviene de la expresión en portugués de “Monte vide eu” (yo vi un monte), frase de un marino anónimo perteneciente a la expedición de Fernando de Magallanes, al divisar el cerro de Montevideo. La segunda, por la que se tiene por mas fidedigna, cuenta que los españoles cuando navegaban de cabotaje por esas agua, de Este a Oeste, y con la costa a la vista, anotaban la situación de los accidentes geográficos que les llamaban la atención, en la carta de marear, para posteriores reconocimientos, y en este caso, sabían que la gran bahía de resguardo, se encontraba bajo “el monte sexto por la Gracia de Dios”, o lo que es lo mismo bajo el “Monte-VI-Deo”, que era como lo anotaban.

-T: ¿Puerto Rico?

-F: El término hace alusión a las riquezas que partían del puerto de San Juan Bautista. Colón bautizó a la isla con el nombre de San Juan Bautista. Los indios taínos le llamaban a la isla Borikén, lo cual evolucionó a Borinquen, nombre que todavía se utiliza para referirse a Puerto Rico. De allí surge el gentilicio boricua el cual es sinónimo de puertorriqueño.

-R: Bueno paisanos, todo esto está muy bien, pero yo creo que ya es hora de que dejéis de darme “la vara”, y nos vallamos a dar un paseín hasta la Barra… ¿Os parece?

-C: Nos parece, así que andando. Por cierto Nando, de todas estas palabras…¿Cuántas etimologías mas tienes?.

-F: No lo sé, tendría que contarlas, pero calculo que entre ciento cincuenta y doscientas, pues también tengo las que los españoles introdujeron en Filipinas.

-R: ¿Queréis arrancar ya de una vez?

Hasta la vista

Fernando Suárez Cué

Dejar respuesta