Llanestopía (Capítulo VII)

0
1137

Nota:
Lo que sigue es una historia de ficción. Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia.

Nada más salir por la puerta el Concejal de Personal -hasta hacía unos minutos Honorable (Adjunto, que no Unido) pero que tras la conversación con la Alcaldesa en funciones parecía había pasado a ser, al menos de momento, menos Honorable y menos Adjunto- la nueva titular del Despacho del Gaviotu le indicó a la secretaria (SU secretaria ahora) que “si llama el Alcalde no estoy”.

“Vuelta a empezar”, fue lo que pensó la secretaria.

Una vez en su despacho, y con la puerta bien cerrada para que no le oyeran los espías que, estaba convencido desde hace meses, informaban de todo lo que hacía y decía a la ViceAlcaldesa –ahora Alcaldesa en funciones-, el Concejal de Personal sacó su teléfono móvil –tampoco se fiaba de no tener pinchado el fijo de su despacho- y llamó al Alcalde

-“Muy Honorable tienes que saber algo muy grave”, le soltó directamente sin presentación ni nada al Alcalde

“¡Pero coño, que me acabo de ir. No se os puede dejar solos!”. Esta última frase le recordaba un chiste pero no sabía decir exactamente cuál. “¡A ver! ¿qué pasa?”

“Esaaa… esaaa… bueno, la ViceAlcaldesa… que según saliste por la puerta ya te está clavando puñaladas. Acaba de rebajar a los trabajadores una hora diaria y encima quería que la orden la firmase yo para hacerme responsable cuando tú volvieras”

“¡Y no sé si volveré, escucha lo que te digo. Como un día se me ocurra dimitir no sé qué será de vosotros sin mí!”

“Qué razón tienes, Muy Honorable”

-“Anda, no me seas pelota”

“Pero, perooo… es que además me ha destituido y quiere que deje el despacho hoy mismo y… y…”

“¡Y ya veré yo lo que haré cuando vuelva. No quiero ni una llamada más, ni una ¿eh? Dejarme vivir, carajo!”

Mientras tanto en el despacho de la Oposición Única (en el Palomar Konsistorial) habían retomado el profundo debate de hacía unos minutos

-“¿Así que nosotros somos los rojos, eh? ¿Peroo… entonces: si nosotros somos los rojos, el de Personal qué es, eh qué es?”

-“Pues pa empezar un pocu menos fatu que tu. ¡Anda, ponte a dibujar y déjame trabajar, leche!”

Dejar respuesta