Calamares

0
760
Calamar vampiro

-F: Buenos días

-C: Buenos los tengas… ¿Lo de siempre?

-F: Pues sí, gracias.

-T: ¿Qué paso?

-F: Cosas mías, porque venía pensando… ¿Os podéis llegar a imaginar la cantidad de calamares que debe haber en la Mar?

-P: Pues será por otras Mares, porque lo que es en esta, pocos se están viendo este año, por no decir, casi ninguno.

-C: Bueno hombre, ya vendrán. Un poquitín de paciencia.

-F: Lo digo, porque fíjate qué cantidad de animales depredan sobre ellos para alimentarse, eso sin contar los que suelen atacarse entre ellos llevando a cabo un acto de canibalismo. Sirven de alimento a los pinnípedos (focas), aves, grandes peces, a los delfines, orcas y grandes cetáceos (ballenas), que los consumen en grandes cantidades. Y por supuesto, que ningún enemigo natural es más peligroso para ellos que el hombre.

-C: Por regla general, e inicialmente, los calamares se capturaban en cantidades muy importantes, pero conforme fue aumentando la demanda y a los diversos usos que se le podía dar, incluida la industria conservera, en la actualidad son atrapados por cientos de miles de toneladas cada año, lo que sin duda pone en riesgo las cadenas tróficas de los océanos, pero a pesar de ello y curiosamente no se consideran una especie amenazada o al borde de la extinción, aunque bien es verdad, puede ser alarmante la falta de conocimiento sobre sus poblaciones pues no se tiene una idea aproximada del impacto que la pesca comercial tiene sobre ellos, ni pueden llevarse confiables controles sobre la cantidad de captura permitida al año en ciertas especies, y todo esto con el fin de evitar la sobreexplotación.

-F: Por supuesto que no vamos hablar de cómo es el calamar, porque todos bien lo conocéis, y por lo tanto no vamos a explayarnos diciendo que son cefalópodos, moluscos relacionados con los caracoles y las almejas, que su crecimiento es muy acelerado por lo que llegan a tener poblaciones muy grandes en el mar, aunque tienen la corta esperanza de vida de un año. En el caso del calamar gigante, puede vivir más de dos años., y que son invertebrados de cuerpo blando, junto con los pulpos, sepias y nautilos, y que su cuerpo contiene una concha delgada y plana, aparte de un órgano llamado hipónomo que les permite desplazarse fácilmente debido a la expulsión del agua a presión.

-R: Si, vale más que sintetices y no me pongas la cabeza, como el bombo de “Los Panchines”

-F: Dentro de la familia de los calamares, podemos encontrar varios tipos de ellos, aunque no sé si esto es correcto decirlo así, pero vamos a ello.

Los “téutidos” (no sé porque los llaman así, con lo bien que se ve lo que son), o mejor conocidos como calamares, debido a su “hueso” calcáreo, conocido como pluma o caña (del latín “calamus”, que era la caña con la que se escribía),

Son una orden de moluscos carnívoros cefalópodos (Cephalopoda, del griego κεφαλή (kephalé), “cabeza” y ποδός (podós), “pie”, uséase los pies en la cabeza), que poseen ocho brazos y dos tentáculos musculados llenos de ventosas similares a las del pulpo. Si alguna ventosa es arrancada, esta nunca vuelve a regenerarse. Tienen un par de branquias y un sistema circulatorio cerrado formado por un corazón sistémico y dos corazones branquiales

-R: Para, para un pocu paisanu… ¿Tres corazones?

-F: Pues si señoritingo, tres corazones. La mandíbula del calamar contiene una especie de cinta llamada rádula, que usa para raspar alimentos. Se estima la existencia de alrededor de 300 especies de calamares, todas ellas ordenadas en 29 familias, y con más de 500 millones de años de existencia en las Mares de nuestro Planeta.

-P: ¡Vaya!, que llegaron ayer mismín.

-R: Pues estaba pensando que con tres corazones, debe ser una máquina cuando se enamore de una “calamara”.

-C: ¿Pero es que no podeis decir nada en serio?

-T: Yo solo pregunto, que para que haya tantos, ¿Como lo harán cuando se metan en “folixia”?.

-F: Pues mira, en un principio, y según las especias, tienen formas muy interesantes de reproducirse, aunque generalmente, cuando es hora de que la reproducción del calamar se produzca, se forman grandes grupos de machos y hembras. El proceso de atraer a las hembras comienza en las madrugadas, cuando viene la luz, por lo que al amanecer se les puede ver (el que los pueda ver), a los machos nadando rápidamente en grandes círculos. Las hembras se unen a este nadar en círculos, que en un principio puede parecer muy extraño y fuera de control, sin embargo, conforme pasa el tiempo estos calamares están nadando en parejas. Estas son las parejas que se han vinculado para la reproducción. Los machos cambian de colores, que es lo que atrae a las hembras hacia ellos, y una vez que una hembra ha mostrado interés, empieza el proceso de reproducción de este cefalópodo.

Según cuentan los especialistas, hay algunas zonas conocidas para estos eventos hacia la que los calamares nadan desde grandes distancias, para encontrarse con las hembras. Los machos pueden ser muy agresivos cuando se trata de encontrar una hembra para la reproducción, por lo que en las luchas entre ellos no hay cuartel. Todo este proceso es bastante fascinante para los biólogos marinos estudiosos del tema.

-P: ¿Y cómo tiene lugar toda la operación?

-F: Pues con mucho cuidado y atención, supongo, usando para ello una bolsa de tinta que tienen las hembras oculta bajo una serie de glándulas en las branquias que sirve como capa protectora para los huevos, y a donde llegan los machos, durante el proceso de reproducción, para colocar su esperma para fertilizar sus huevos, mediante un tentáculo más corto que tienen para esta función.

-C: Deben de poner muchos huevos, para que haya tanto calamar

-F: Cada hembra desarrolla en su interior miles de huevos, y aunque su tamaño, varía según la especie, bien es cierto que todos son muy pequeños, pero para algunas de estas especies, el número de huevos de una puesta puede ser de hasta la enorme cantidad de 70.000. En general, la gran mayoría de los cefalópodos son “semélparos”, es decir, se reproducen una sola vez en toda su vida y posteriormente mueren. Esto significa que no tienen una responsabilidad paternal con sus crías ni conviven con ellas, las cuales no todas llegan al total desarrollo, ya que muchas de ellas seran comidas por los depredadores del calamar, por lo que la mayor parte de estos huevos nunca acabarán convirtiéndose en descendencia.

-R: ¿70.000 huevos de una tacada?… ¿No serán muchos chorizos p’a Máximo?

-F: Si son unos cuantos, por lo que mucho trabajo se da la hembra el protegerlos, por lo que los distribuirá en zonas ocultas, incluyendo debajo de las piedras o en agujeros y grietas. Pueden pasar hasta ocho semanas, desde la reproducción del calamar antes de los huevos eclosionan por lo que mantener lejos a los depredadores puede ser difícil. El calamar hembra no esperará a que las crías salgan del cascarón, ya que abandona el lugar, inmediatamente después de efectuar la puesta, por lo cual, los chipirones deberán valerse por sí mismos desde el principio, y aunque nacen sabiendo nadar, y en ese momento la lucha por la supervivencia comienza, por lo que tienen que encontrar suficiente alimento para su desarrollo y la suficiente viveza para mantener a los depredadores a raya, aunque muchos morirán en los primeros días de vida. Para muchas especies de calamares, los padres mueren poco después de la reproducción debido a la esperanza de vida muy corta de estas criaturas de tan solo de un año o dos, por lo cual y debido a esto, la mayoría se reproducen una vez en sus vidas, aunque algunas especies son capaces de reproducirse una segunda vez antes de morir.

.Los calamares son nadadores muy rápidos y cazan a sus presas persiguiéndolas, agarrándolas con sus largos tentáculos y matándolas con sus agudos picos

-R: ¿Y esos grandones que se han visto?

-C: ¿Cómo los que sacó Angelín Batalla, en el “Sandra Maria”?

-F: Si, pero esos ya pertenecen a otra especie, y fue a los que el filosofo y matemático Aritóteles, (siglo IV a. C.), ya describió en su día como un calamar de gran tamaño, que él denominó teuthus, distinguiéndolo del calamar más pequeño, y a los que llamó teuthis.

Pota o calamar volador

Dentro de estos grandes calamares, denominados en su generalidad como “kraken”, son animales marinos de inmersión profunda y que alcanzan dimensiones extraordinarias, y aunque los antiguos marinos se preocupaban por las tormentas y las rocas que podían romper sus naves;, se preocupaban y temían sobre todo al “kraken”, ese ser mítico mezcla entre serpiente marina y pulpo gigante, que emergía de las profundidades, y era capaz de engullir al barco con tripulación, velas y carga.

-T: La Mar siempre mantuvo vivas, muchas supersticiones y leyendas, que nacen sobre todo del miedo a lo desconocido. Todavía nos pasa ahora.

Entre ellos podemos distinguir el “calamar de Humboldt”, jibia gigante, pota o potón del Pacífico (Dosidicus gigas), que a pesar de su gran tamaño y peso (alcanza 2 metros y pesa 45 kg), es capaz de dar grandes saltos fuera del agua, por lo que de ahí le viene otro nombre por el cual también es conocido como “calamar volador”, y al que también se le llama “calamar jumbo” por razones que son obvias si estás cara a cara con uno, y observas que tienen unas aletas desproporcionadas que recuerdan a las orejas del elefantito de Disney. Son agresivos cazadores que a veces atacan a los buzos y cambian de color a rojo brillante cuando se les provoca. Residen en el Pacífico Oriental, donde hacen un trayecto vertical todos los días: pasan las noches cazando cerca de la superficie, y durante el día se hunden 300 metros más o menos. El hábitat del calamar de Humboldt se relaciona con una zona llamada de mínimo oxígeno. Aquí, gracias a peculiaridades en la circulación de las aguas oceánicas, las profundidades más bajas no tienen casi nada de oxígeno (tan sólo el 5% de la cantidad de las aguas superficiales), por lo que teniendo una de las tasas más altas de metabolismo de entre los animales marinos, es sorprendente la facilidad con que pueden apagarlo todos los días, pues si bien es cierto que muchos animales llevan su metabolismo a efectos mínimos, este que nos ocupa puede llegar a pararlo.

Jibia gigante o pota

-C: Si de veras te quedas contemplando cualquier animal, es sorprendente las cosas que pueden llegar a hacer y en qué lugares pueden llegar a vivir.

-F: Otro en la lista es el “calamar gigante” (Architeuthis dux) del cual, recientes estimaciones sugieren un máximo de 18 m para los machos y hasta 14 m para las hembras, pudiendo alcanzar unos pesos que estarían entre los 230 y los 250 kg. Sin embargo, el calamar gigante que asusta por sus dimensiones, no deja de ser un animal inofensivo para el hombre. Gran parte de estas medidas se las llevan sus tentáculos, que pueden medir hasta seis veces la extensión de su saco visceral.

Agelín Batalla y el calamar gigante

-R: Menudu platu rabas puede salir de ahí.

-F: Tu siempre tan espiritual… ¿Eh amigo?

En fin, por último podríamos citar a un primo del anterior, como el “calamar colosal”,(Mesonychoteuthis hamiltoni), también llamado “cranquiluria antártica”, es considerado la especie más grande de calamar, pues se estima que podría alcanzar un tamaño máximo de entre 20 y 22 m, y un peso estimado que rondaría los 750 kg, basándose en unos restos parciales que se encontraron en 1925 en el estómago de un cachalote de aguas profundas.

Este colosal animal, es poco amigo de la fama, y al vivir en las profundidades, entre los 250 y los 1.500 metros de la superficie, hallarlo es casi imposible, por lo que la ciencia puede averiguar de estos colosos marinos es debido a que llegan muertos, y muchas veces en avanzado estado de descomposición arrastrados por la Mar a las costas, porque son capturados por algún pesquero, o como ya hemos dicho, por los restos que se encuentran en los estómagos de los cachalotes, su principal depredador, y a juzgar por las marcas que recibe este cetáceo en su piel, de las ventosas y mordiscos de su oponente, se supone que los combates entre estos titanes deben ser poco menos que épicos, aunque no se sabe nada de cómo lo hace el cachalote para acabar con tan magnífico enemigo.

Calamar colosal

-C: Te has dejado en el tintero un dato muy curioso, sobre este espécimen, y es que con sus 27 cm. de diámetro posee los ojos más grandes del Reino Animal.

-T: Los de Batalla, ya lo vi yo, y que por cierto te mandamos unas fotos, y no me dijiste si las habías recibido.

-F: Si las recibí, y si no os lo dije, disculparme porque se me iría “San Telmo a los palos”.

-P: Con los cual, con estos que hemos nombrado y los que por aquí pescamos, ya estamos de los calamares “al cabu la calle”

-F: De eso nada amigo, pues como ya te dije, hay más de 300 especies, de las cuales algunas son tan curiosas como el “calamar luciérnaga”, (Watasenia scintillans), que es un calamar bioluminiscente que crece hasta una longitud de sólo 7,62 cm. o el “calamar vampiro” (Vampyroteuthis infernalis), que literalmente significa “calamar vampiro del infierno”.

-R: Mira que curiosinos ellos… ¿Y estos que pinta tienen?… ¿Comense?

-F: El Calamar Luciérnaga (Watasenia Scintillans), es un calamar muy parecido a los que podemos ver en las pescaderías, y crece hasta los 7 centímetros y medio.

Calamar luciérnaga

Es una animal abisal, esto quiere decir que habita en las profundidades abisales de los mares y océanos. La zona abisopelágica o zona abisal es uno de los niveles en los que está dividido el océano según su profundidad;  corresponde al espacio oceánico entre 3.000 y 6.000 metros de profundidad. Pese a esto, en cada primavera se pueden ver miles en la bahía de Toyama, en Japón, ya que aunque vive la mayor parte del año en dichas profundidades oceánicas, cada primavera el calamar luciérnaga sube a la superficie a desovar. Este momento es muy esperado por miles de curiosos y turistas, pues tiñe la bahía de un color azulado único en el mundo. Los pescadores locales también se nutren del desove, pues al parecer el calamar luciérnaga es una exquisitez, por lo que su pesca, representa una captura de 4.800 a 6.820 toneladas al año.

Aparicion del calamar luciernaga en su deshove en la bahia de Toyama

-P: Debe de ser todo un espectáculo digno de admiración. Ya me gustaría verlo, ya.

-F: Y por último, y por hoy, tenemos al “calamar vampiro” (Vampyroteuthis infernalis), literalmente “calamar vampiro del infierno” Este pequeño animal es un ejemplo extremo de cefalópodo de aguas profundas, ya que su gran capacidad de adaptación, le permite de vivir en las profundidades afóticas (carentes de luz) desde los 600 a los 900 metros o más.

de aguas profundas, se encuentra en aguas templadas y tropicales de todo el mundo, y como una reliquia filogenética, es el único superviviente conocido de su orden, siendo identificado por primera vez en 1903 pero erróneamente clasificado como un pulpo en ese momento por el teutólogo alemán Carl Chun. Contrario a los mitos populares, este tipo de calamar no representa ninguna amenaza para los seres humanos.

Uno de los comportamientos más singulares del calamar vampiro es que parecen estar volando a través del agua, esta impresión es el resultado del movimiento de sus aletas. Tienen la capacidad de ralentizar su metabolismo a una tasa muy baja, lo que les permite habitar en aguas muy frías.

No disparan tinta en casos de amenazas como otras especies, en cambio desprenden un moco pegajoso que les puede dar hasta 10 minutos para escapar de sus depredadores.

Las mandíbulas del calamar vampiro son extremadamente poderosas. Los investigadores no están completamente seguros de lo que todo este tipo de calamar consume, algunas teorías incluyen una variedad de pequeños invertebrados y que no necesitan comer mucho debido a su bajo metabolismo.

-R: ¿No está ya bueno de calamares?… ¿Por qué no nos damos una vueltina hasta la Barra, para que os de un pocu el frescu?

-C: Pues vamos, que ya tengo el “salvese la parte”, medio plana de tanto asiento.

F: ¡Pues andando!

Hasta la vista

Fernando Suárez Cué

Dejar respuesta