El playero blanco

2
922

Mientras se acercaba una nube por el oeste que traía lluvia, pudimos contemplar en la playa de Poo a un vivaz correlimos de plumaje negro, gris pálido y blanco níveo, seguramente recién llegado de la tundra ártica.

Este impenitente viajero no se cansaba de seguir velozmente las subidas y las bajadas de las olas para capturar pequeños bivalvos, pulgas de mar y otros animales que el agua lanzaba sobre la arena.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

2 Comentarios

  1. Fernando, has descrito muy bien el comportamiento de este correlimos (calidris alba).Siempre correteando y muy inquieto. Mil gracias por tus comentarios tan acertados y cariñosos.

  2. Mira por donde, no sabia que ese pajarín se llamaba «correlimos», pero tiene su que, porque ya lo había visto el la ría a la punta de la entrante, llamándome siempre la atención lo nerviosísimo y rápido que es. Hay que ver de las cosas que haces que nos enteremos Perela, y claro, con la facilidad de las fotos de Valentin…¡Pues eso!

Dejar respuesta