¿Hasta Cuándo?

0
491

Engañaron al pueblo que tanto dicen querer, respetar y defender desde el minuto 1… y ahora, que ha llegado ya el momento de imponerse la puñetera realidad, siguen engañando a ese pueblo.

Engañaron desde el minuto 1 con aquellas consultas que se iniciaron en 2009 al calor de una pregunta que incluía ya directamente la gran falsedad “¿Está de acuerdo con que la nación catalana se convierta en un Estado de derecho, independiente, democrático y social INTEGRADO EN LA UNIÓN EUROPEA?”.

Sabían de sobra que una Cataluña-Catalunya independiente quedaría automáticamente fuera de la Unión Europea. Y a partir de ahí las derivadas: las entidades financieras –lo mismo que las grandes corporaciones empresariales- se irían por la sencilla razón de que las unas no tendrían la protección y el dinero barato del Banco Central Europeo y las otras verían como se les venían encima aranceles y demás que ahora no tienen que abonar por estar en un país de la Unión Europea y que convertirían sus productos en menos competitivos y más caros de cara al potencial comprador… con el consiguiente desplome de su posición de mercado.

Y eso sólo por no ahondar más en todos los problemas que a bancos y empresas les supondría la independencia.

Eso ya se está viendo. Pero por seguir mirando a futuro vamos con algo de lo que hasta ahora nadie ha dicho nada.

Si te quedas fuera de la Unión Europea ya puedes ir inventando una moneda. Adiós a la UE, adiós al euro.

Y, claro tu nueva moneda se verá sometida a la fuga que antes quedó descrita de banca y grandes empresas… por la sencilla razón de que esas huidas lastrarían considerablemente el Producto Interior Bruto de Cataluña-Catalunya. Ahora se puede decir muy ufanamente que Cataluña-Catalunya supone por encima del 18% del PIB español… pero eso se desplomaría en caso de independencia. No olvidemos, por ejemplo, que gran parte de las ventas de las empresas catalanas –y por tanto de sus ingresos- provienen de España. Si se declara la independencia, esa venta en España no duden que se desplomaría. Por lo tanto desaparecerían una buena parte de los ingresos por comercio.

Y vuelvo con la moneda. Si el panorama se pone así ¿cuánto creen que puede valer esa moneda en el exterior? Más bien poquito, con lo cual Cataluña-Catalunya se presentaría en un muy grave desequilibrio a la hora de manejarse económicamente más allá de sus fronteras.

Y de eso nadie ha dicho aún nada.

Al contrario. Prefieren seguir con el engaño y declarando ahora que mejor ir despacito. No declaremos aún la independencia. Esperemos uno o dos años. Mentiras, mentiras y más mentiras. Da igual esperar que no esperar. El problema no es el tiempo, el problema es que el mundo hoy es muy diferente del que estos elementos quieren hacer creer a sus seguidores.

Otro gran escollo para una independencia en el seno de un país de la Unión Europea son las poquitísimas ganas que esa Unión Europea en la que vivimos –para bien y para mal- tiene de ver que en su seno se abriera la puerta a procesos independentistas que dejarían a esa Unión como un queso gruyere de pequeños reinos de Taifas que haría totalmente inviable tanto el ser como la supervivencia de la propia UE.

Hoy en día el mundo es muy, muy, MUY diferente no ya en relación a los tiempos de aquellos reyezuelos y condestables que tenían sus tierras y hacían y deshacían lo que les daba la real gana… es muy diferente incluso en relación a aquella Europa del 68 de soñemos lo imposible.

Siguen engañando. La pregunta no es hasta cuándo van a seguir haciéndolo (la respuesta a esa pregunta es muy fácil: mientras les dejen).

La pregunta es hasta cuándo la sociedad catalana -que durante años nos han vendido como la más culta, la más despierta, la más europea de España- se piensa seguir dejando engañar.   

 

Deja un comentario