Como Boquerizo pasó de ser un comederu de gochos a ser un marquesado

3
3334

El territorio que hoy se denomina Boquerizo pertenece al municipio de Ribadedeva y es el más extenso en hectáreas de todos los lugares de la zona .

Ya lo era en tiempos pretéritos cuando se le conocía como Porquerizo y pertenecía casi en su totalidad a un “Señorío hereditario”: la familia Hoyos.

Aquel Señorío era uno más de entre los centenares creados a raíz de la denominada Crisis del Siglo XVII, o proceso de “refeudalización”, que en lugar de suprimir el feudalismo como estaba sucediendo en otras latitudes, en España se le “optimizaba” para mejor y más fácil manejo de los amos, y que a partir de entonces pasarían a llamarse Señoríos, pretendiendo endulzar la píldora.

Aquello determinó en España un atraso secular respecto a Europa, hasta bien avanzada la Edad Contemporánea ya en el siglo XX.

Está enclavado Boquerizo entre las altas cimas de la Sierra del Cuera por el Sur, el río Cabra por el Oeste y por el Norte -que delimita sus territorios con los de Llanes- y el Río La Garma al Este, que lo separa de los terrenos de Noriega. Digamos de paso que aquellos territorios pertenecían a Santander por aquellas épocas.

En los tiempos “cuasi-feudales” que acabamos de describir, es decir, hasta hace unos 150 años aproximadamente, todo Porquerizo era un bosque tupido de robles, castaños y hayas que producían el alimento de enormes piaras de cerdos. Moteada la arboleda por dos docenas de ¿viviendas?… desperdigadas, en donde mal vivían en estado de semi esclavitud unas gentes sobre las que el “Señor”, que ejercía jurisdicción sobre sus habitantes -a medias con la todopoderosa Iglesia- extraía sus rentas de la actividad única permitida, que era alimentar cerdos con las bayas que producían sus propios árboles.

En las costumbres de los poderosos de la época aún persistía el saludable hábito de, si había hijos varones uno sería enviado al Clero y el otro el Ejército; si había un tercero o tercera se le reservaba para mantener el esqueleto feudal sobre el que se sustentaba la familia, que era heredar, administrar y conservar los terrenos que daban continuidad al Señorío.

Tres poderes imbatibles de los que los Hoyos de Porquerizo no podían estar ausentes.

Lo que paso a relatar seguidamente me ha sido confiado por un anciano nacido en Boquerizo en el año 1860 y fallecido a la edad de cien en Llanes en el año 1960. Dejaré para más adelante rendirle mi gratitud aunque solo sean unas pocas palabras.

Los Hoyos de Porquerizo enviaron al ejército a su mejor mozo. El más inteligente, el más alto y más guapo. Una sonrisa suya cautivaba al adversario más circunspecto. Además, era un hombre muy valiente. Se llamaba Isidoro.

Isidoro tenía un amigo, un fiel amigo de su misma edad que por extraño que pueda parecer, pertenecía a una familia que cuidaba cerdos al servicio del Señorío. Se llamaba Félix Ruíz.

El anciano que aludo anteriormente, alegaba ignorar cómo se las compuso el tal Félix para acompañar a su amigo Isidoro al medio de las contiendas llamadas Guerras Carlistas. Pero el caso ha sido un hecho real. Félix Ruíz e Isidoro de Hoyos llegaron a ser Mariscales del Reino gracias, se supone, a hazañas conseguidas durante las tres guerras carlistas y el sucesivo reinado de Isabel II.

Dejando de lado más detalles para no hacer excesivo mi relato, abreviaré del modo siguiente:

En los archivos figuran como Ilustres de Boquerizo (Santander) Don Isidoro de Hoyos y Don Félix Ruíz. Ambos Mariscales del Reino además de otros galones.

En cierta ocasión, allá por el año 1865, durante el reinado de Isabel II y antes de la llegada de Amadeo de Saboya, los dos Mariscales fueron requeridos a la Corte por voluntad expresa de la reina castiza. Cenaron en Palacio y a la mañana siguiente, el guapo, buen mozo y cautivador Isidoro amaneció siendo Marqués. Marqués de Hoyos naturalmente. Pues Marqués de Porquerizo hubiera añadido gorrinos a su blasón.

Suponemos que, Don Isidoro de Hoyos puso a funcionar en Madrid su mejor arma, la sonrisa para conseguir un pequeño cambio en la nomenclatura de España. Por lo que desde entonces, Porquerizo es Boquerizo y como gentilicio boquerizanos.

El anciano al que me refiero se llamaba Isidoro Ruiz, sobrino del Mariscal Félix Ruíz y ahijado del primer Marqués de Hoyos. Era mi abuelo materno.

Eladio Muñiz

3 Comentarios

  1. De acuerdo con el Padrón de vecinos de Ribadeva de 1935, en el barrio de la Argañosa de Boquerizo vivía Manuel Posada Ruiz, casado con Esperanza Alonso Martinez. Tenían por hijos a: Santiago (en Madrid), Victoriano, (emigrado en Mexico), Arturo, José y Pura.

  2. Tus ancestros boquerizanos eran del barrio de La Argañosa? Sólo conocí un Posada que tenía un hijo que se llamaba Pepe y una hija Pura, pero no se llamaba Victoriano.
    Sé que algunos hijos de este señor se fueron para Madrid allá en los años 40 del siglo pasado,Y por otra parte, sólo reconozco a tres caras en esa fotografía. lo siento.

  3. se fuera a bien describirme algunos nombres desesa foto donde aparesen mujeres de boquerizo yhablar mas de este pueblo donde nacio mi abuelo y donde se crio mi padre victoriano posada alonzo

Dejar respuesta