Si alguna vez vas a París…

0
1253

«París bien vale una misa»: Frase atribuida a FelipeIV cuando le fue exigida su conversión al catolicismo para poder ser rey de Francia. Desde entonces la expresión se aplica cuando se hace un gran esfuerzo con el objeto de conseguir un logro.

Un niño emigrante asturiano que «aprendió a nadar en la playa de la Franca» (me exige no dar mas datos) desde adolescente, fue pergeñando el oficio de cocinero en los fogones de la Ciudad Luz, hasta que ya crecido, decide volar por su propia cuenta e intenta abrir un local en la Rive Gauche del Sena, allí donde se halla lo mas variado de la cocina internacional.

Careciendo de medios económicos y de alguien que le avale, candoroso e ingenuo pretende convencer a los responsables de una sucursal bancaria española para que le concedan un crédito con la frase siguiente: «Paris vout bien une fabada».

El NO rotundo hizo eco en todas las paredes del local.

Pero poco sabían aquellos fúcar parisinos de lo que era capaz un asturianín crecido en París.

Hoy, tras varios años de sangre sudor y lágrimas, «La Fabada» en la Rive Gauche goza de estrellas otorgadas por la Guia Roja de Michelín.

Aunque el Chef diga que las estrtellas no se gozan, si no que se sufren, el hecho es que uno de los nuetros ha puesto una pica en Paris.

Bien valía una fabada.

El abuelo

Dejar respuesta