“Absorciones” Hostiles

1
728

“Ego te absorbo” decía para sí aquel elemento que se las daba de culto cada vez que quería hacer suya alguna idea o pensamiento leídos u oídos por cualquier esquina.

“Ego te absorbo” parecía que se hubiera dicho Pablo Iglesias Turrión en el momento en que decidió que Podemos dejase de ser tan libre como había sido creado para pasar a ser “su” Podemos.

“Ego te absorbo” pareció decir en su momento el Gobierno de España cuando decidió crear eso que popularmente se conoce como Banco Malo, que no fue otra cosa que quitarles de encima a los grandes bancos el “marrón” del excesivo ladrillo con el que se habían visto de repente lastrados una vez sobrevenida aquella crisis que –en buena (o mala) medida- por ellos mismos había sido creada.

“Ego te absorbo” parecería que hubiérase dicho Carles Puigdemont -perdón: “ego et absorbeixo”, en este caso- cuando decidió que el PdeCAT, la Independencia y Catalunya y -ya puestos- todo lo demás, era ÉL y nadie más que ÉL.

“Ego te absorbo” parece decirle Mariano Rajoy Brey al reloj, al tiempo y al espacio cada vez que se le requiere una acción o decisión inmediata… aunque hay quienes juran y perjuran que en la intimidad lo que dice es pode que si, pode que non

“Ego te absorbo” parecía decirse aquel magno Príncipe moderno cuando se iba de vacaciones y dejaba encarado que nadie entrase a SU despacho…

… o cuando secuestraba convenios y documentos durante meses para demorar, retrasar o evitar su firma durante meses…

…o cuando decidía que debía ser su Regia Persona la que debía asumir en algún momento las competencias de quienes –ilusos ellos- se creían sus iguales en aquel Reino…

 

1 Comentario

Deja un comentario