Sobre Políticas Municipales y Escuelas de Pensamiento

0
401

El enemigo común une a impensados compañeros de cama.

Teniendo en cuenta frase tan demostrada durante siglos y a lo largo ancho de todo el planeta no debía resultar nada extraña la unión de todos contra el PSOE tras las Municipales de 2015: habiendo pasado ya 28 años de gobiernos ininterrumpidos por mayoría absoluta a nadie podía sonarle extraño que se aprovechara la mínima para desalojar de la Alcaldía a los de la Calle Mayor a la primera ocasión que se presentaba. La oportunidad de derrotar al enemigo común no sabe nada de acuerdos anti natura… tiene un tirón tan fuerte el objetivo común que eso ocurre hasta cuando no hay dineros de por medio, así que ya me dirán.

Bueno. Toda esa teoría y esa prosopopeya están muy bien, pero la derrota del enemigo común una vez conseguida –eso cualquier estratega de medio pelo lo entiende- deja un hueco y, en caso de no correr a taparlo, al descubierto otros problemas. Tanto internos –periódicos desacuerdos en estos matrimonios de conveniencia- como externos.

Carencias, por ejemplo.

Las carencias (en el caso del Gobiernín Llanisco) de no saber qué hacer en según qué casos. Y como a esas carencias –normales por otro lado ya que nadie nace aprendido- mayormente los miembros del Gobiernín le han sumado la desconfianza cuasi general hacia el personal -pues a lo que desconocían como se hacía han sumado el no preguntar a quienes sí tenían idea.

Porque (habrá que repetir una vez más) quienes saben poner a funcionar adecuadamente un Ayuntamiento -cada cual en su parcela- son los miembros de su plantilla de personal, desde quienes se encargan del mantenimiento de la red de alumbrado o de la de parques y jardines hasta los funcionarios de adscripción nacional que le pueden decir al político de turno como no meterse en líos legales a lo tonto. Al político se le puede meter en la chota hacer esto o lo otro pero son quienes saben del tema en cada caso los que le podrán decir “perfecto” o “mejor piense otra cosa”.

Dos ejemplos de ese hacer las cosas “a mi manera” y que acabaron no sirviendo para nada… bueno, sí, perdón, sirvieron para gastar dinero público a cambio de nada, alegremente. Ambos por obra y gracia del sr. Alcalde.

El primer ejemplo lo tenemos con el ahora de nuevo de actualidad informe contratado a NuVe Consulting en 2016, por el cual la Fiscalía le pide responsabilidades judiciales al Alcalde. Aquel informe costó más de 9.000 euros… y no sirvió para nada. Y para hacer posible aquella contratación, el Alcalde le retiró competencias al edil Juan Carlos Armas para lleva él de su mano dicha contratación.

El segundo ejemplo fue con ocasión del Presupuesto –perdón, el que debería haber sido el Presupuesto- de 2017. Nuevamente el Alcalde avocó competencias -en este caso a la edil de Urbanismo, Marián García de la Llana- para acabar contratando a una empresa externa, Uriarte Asociados, que cobró 12.000 euros por un documento que… tampoco sirvió para nada.

Podrían continuar –por no poner sólo ejemplos de responsabilidades que les son propias- por dejar de comerse marrones a lo tonto, marrones que no son suyos –con los suyos solo ya tendrían bastante- sino de otros, de otras administraciones, pero que como eso de la comunicación (por mucho que llegaran con la cantilena de la transparencia cayéndoseles de los labios) no lo han sabido entender, pues no los aclaran convenientemente de cara a la ciudadanía y el caso es que se los quedan comiendo ellos con patatas.

En tercer lugar esta esa “Escuela de Pensamiento”, esa desconfianza cerril por parte de algunos elementos del Gobiernín hacia la plantilla de personal (y a que lo que hubieran logrado hubiera sido solo gracias al conchabeo con los socialistas).

Ya se está empezando a sufrir en la calle, por personas con inclinaciones políticas cercanas al Gobiernín y tras menos de dos años en el machito. Ya hay –y no precisamente socialistas sino antisocialistas públicamente declarados- echando en cara a otras personas sus querencias políticas, que si “los favores que deberás tú ya, que si p’acá, que si p’allá”… y, a lo mejor, a quien se lo dicen no tiene nada que tapar, pero está tan a la mano esa “Escuela de Pensamiento” por haberla empleado ya contra “los otros” que es excesivamente tentador volver a echar mano de ella… con las injusticias que siempre acarrea.

Que los ahora gobernantes se puedan presentar con buenas perspectivas a las Municipales que nos esperan en ya apenas año y medio raspado, depende de que sepan aprovechar este recién iniciado 2018 para demostrar a los potenciales votantes que saben hacer cosas para el beneficio del municipio y el disfrute de sus habitantes: saber dar palos sabe cualquiera (hasta yo mismo, ya me ven), pero el caso es que las personas gobernadas quieren mucho más que ver dar palos a sus gobernantes. Dando palos no se arregla ni esto ni aquello, ni se mejoran las perspectivas.

El caso es que, además, si ustedes no se acaban de poner en marcha, los socialistas tampoco entenderán muy necesario volver a ponerse las pilas (nosesimentienden)… que es, al final, con lo que de verdad saldría ganando el municipio, TODO EL MUNICIPIO: con un gobierno que se dedicase al trabajo antes que a sueños vengativos y con un PSOE que viendo a un Gobiernín trabajando bien de firme entendiera que para volver a ganar en Llanes necesita hacer mucho más y mejor de lo que lo hizo hasta ahora en la oposición.

Dicho de otro modo: a un Ayuntamiento no se entra como soldados a una batalla, lanzando granadas a diestro y siniestro… sino con el escalpelo, abriendo allá –solo allá- donde es necesario operar y donde no vamos a causar un daño injusto e innecesario.

Deja un comentario