Trescares

4
4146
Imagen, Valentín Orejas

A punto de acabar el mes de enero, y a pesar de estar el cielo azul y despejado, llegando a Trescares salía el humo del río por el frío que hacía.

En ese pueblo de Peñamellera Alta, a medio camino entre Panes y Arenas de Cabrales, donde las aguas del Jana y del Rubó se unen al Cares, que recibe con ellas la ilusión de no ser un afluente hasta que entra en el Deva, lo primero que llama la atención es su hermosa Iglesia situada en el alto de uno de los dos barrios que componen la localidad de nombre tan indicativo.

El templo, sobre el que existe cierta confusión respecto a su advocación, pues consagrado a San Vicente Mártir, el santo al que dedican la fiesta, en el mes de octubre, es San Fausto, está construido con piedra caliza gris y bóveda de ladrillo, y presenta una espadaña en el muro oeste que alberga dos campanas de distinto tamaño.

Desgraciadamente, esta Iglesia, de la que existen escritos que la remontan al siglo XIV, aunque la última edificación data del XVI, no se encuentra abierta al culto desde hace dos años. El motivo es que, a consecuencia de varios manantiales subterráneos que provocan corrimientos de tierras,han aparecido unas enormes grietas que amenazan con desprender la bóveda y las paredes.

Se palpa en los vecinos la inquietud y el desasosiego de no volver a ver abierta su iglesia, de no poder celebrar en ella, como se hizo durante cientos de años, las misas, los matrimonios, los bautizos, las fiestas patronales, las exequias, los aniversarios, las novenas, el temor a perder el patrimonio artístico y su edificio más identificativo.

Otra de las señales de identidad de Trescares y de su origen ancestral, junto con la cueva de Traúno con restos de pinturas rupestres, se encuentra río arriba, y es un puente de un solo arco, que apoya sus pilares sobre macizos rocosos a ambos lados del Cares, conocido como La Vidre.

Esa suerte de camino sobre el agua fue construido en la baja edad media aprovechando otro del alto imperio romano, por lo que se vincula a un ramal de la famosa calzada romana de la Vía Marítima de Agripa.

De ser eso así, al válido general romano, que además de militar era ingeniero, arquitecto y cartógrafo, le hubiera gustado saber que miles años después alguno de sus bellos puentes se continuan utilizando habitualmente y que a menudo se eligen como escenario para rodar anuncios publicitarios.

Seguí aguas arriba imaginando a las legiones romanas adentrándose en los imponentes Picos y dejando rastro de su paso en forma de caminos y puentes de piedra y , también, sin poder quitarme de la cabeza la tristeza que sentirán los hijos de Trescares al ver día a día deteriorándose su Iglesia sin que nadie ponga remedio.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

4 Comentarios

  1. me gustaría saber la biografía del conde vela ya que aún quedan descendientes en esta zona de ese personaje

  2. Isabel, muchas gracias por tus fundados e interesantes comentarios. Un abrazo.

  3. SAN VICENTE es el titular de la Parroquia y SAN FAUSTO el patrón. Este Santo alavés será por el conde Vela, así como San Marcial. Hay información en Patrimonio de Asturias sobre la construcción de esta Iglesia, que fué con capital indiano a mitad del XVIII; antes que la llamada «catedral rural» de Alles.

Dejar respuesta