Papamoscas en el Llanu de Nueva

5
1335

Paseando por el Llanu de Nueva, escuchamos un sonido alegre y rítmico, algo así como: pik, pik, pik. Buscamos en los árboles más cercanos y en las ramas de un saúco descubrimos un pájaro que movía la cola arriba y abajo y sacudía las alas exhibiendo un llamativo y contrastado plumaje blanco y negro.

Tal parecía que hacía juego con los colores de los Picos de Europa que se alzaban nevados a nuestra espalda.

Nos faltó tiempo para enterarnos de que aquel pajarín grácil e inquieto era un Papamoscas Cerrojillo, que en los primeros días de abril, desde las regiones subsaharianas, sus cuarteles de invierno, llega exhausto a nuestras tierras.

¡Bienvenido!

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

5 Comentarios

  1. Descartes, muchas gracias por tus comentarios siempre tan afectuosos. Esperamos tus «Estampas del pasado». Un beso.

  2. Por tener tantas acepciones la palabreja, Maiche, al pajarín le llamabamos «pisandera» en Boquerizu. Pero efectivamente, se alimenta de moscas, mosquitos, grillos, saltamontes… suele ir detrás de los segadores en los praos y no es demasiado asustadizo.
    Curiosa su manera de mover continuamente la cola de arriba abajo, de abajo arriba.
    Una vez más felicitaciones.

  3. Ahora me explico el porqué, cuando estábamos de chicos viviendo en Atarfe (Granada), yo creía en los poderes del «Santo Custodio», que era un Santero muy famoso que había por allí, y que las malas lenguas afirmaban que podía cambiarle a una persona su joroba por un jamón de bellota. Oye Perela…¡Y yo lo creía!

  4. Fernando, además del ave insectivora, el muñeco articulado de la catedral de Burgos que señala las horas, en lenguaje popular se dice «papamoscas» de una persona ingenua, cándida o crédula.
    Muchas gracias por tu comentario y un abrazo fuerte.

  5. Bonito comentario y preciosa fotografía, pero no me despejan las dudas del porque me decía de criu mi madre…¿Quieres dejar ya de hacer el “papamoscas” y sentarte a la mesa?…¿Que tendrá que ver una cosa con otra?. En fin, sigue gustándome lo que hacéis Perela.

Dejar respuesta