La playa de Mendía

0
1566

Como si Pimiango no tuviera bastante, atesora, en esa ensenada que en marea baja forman, como las cuentas de un collar, las playas de Ribadedeva, el arenal de Mendía.

Cercada por acantilados, sus aguas, de los colores de la malaquita, son de tan increíble claridad que no hace falta bucear para ver el fondo.

Además, debido a la dificultad de sus accesos, serpenteando por un sendero desde Pimiango o en bajar mar desde la playa de la Franca, conserva intacta su belleza.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

Dejar respuesta