Once colectivos ecologistas acusan al Principado de autorizar la «matanza de 240 cormoranes para contentar a los pescadores»

0
669

El Gobierno de Asturias «un año más acaba de autorizar la matanza de al menos 240 cormoranes, a petición de los pescadores, en las diferentes cuencas asturianas: 130 para la del Nalón y sus afluentes, 40 para la del Narcea, 30 para la del Sella, 20 para la Cuenca del Deva/Cares y la del Bedón, 5 para la del Esva y 5 para la del Navia». Lo denuncian así once grupos ecologistas, que creen que la medida del Ejecutivo regional se toma «para contentar a los pescadores».

Por ello, solicitan a la administración asturiana «el cese de las prácticas de descaste de cormoranes grandes; que deje clara su posición en contra del control de otras especies de depredadores protegidas por la legislación actual, como nutrias, garzas y martines pescadores; y que acometa las actuaciones necesarias para asegurar la conservación de las especies autóctonas de salmónidos (Trucha común y Salmón atlántico), que deberían incluir necesariamente la recuperación de los cauces fluviales, la eliminación de obstáculos, la persecución efectiva del furtivismo, la lucha contra la contaminación, el abandono de las repoblaciones o la reducción de los cupos de captura, el desarrollo de la pesca sin muerte, entre otros».

Según su criterio, «hace años que asistimos a una campaña promovida por algunas asociación de pescadores que solicitan incrementar los controles letales de Cormorán grande en los ríos de Asturias y eliminar la mitad de la población invernante de esta especie, además de eliminar otras especies, como nutria, garza real y martín pescador».

Y desde hace más de 12 años, señalan, «la Administración del Principado de Asturias realiza controles poblacionales de cormoranes grandes, habiendo eliminado oficialmente más de 2900 individuos. A estos habría que sumar los ejemplares que no se recogen ni se contabilizan, que podrían superar ampliamente ese número. A pesar de ello, no se ha frenado el declive de las poblaciones de salmónidos, objetivo que se perseguía con estos descastes. Cabe apuntar que esto es una cortina de humo, ya que se ha tomado a esta especie como cabeza de turco para no afrontar los verdaderos problemas causantes de este declive: contaminación, furtivismo, encauzamientos y dragados de ríos, destrucción del bosque de ribera, presencia de presas, embalses y otros obstáculos que impiden el libre movimiento de los peces a lo largo de los ríos y el acceso a las zonas de freza en las cabeceras, repoblaciones que erosionan genéticamente las poblaciones, introducción de especies alóctonas, sobrepesca, etc».

 

 

 

 

Dejar respuesta