La atalaya de San Pedro

8
408

En una elevación rocosa del Paseo de San Pedro, se alza lo que queda de una atalaya, que lejos de su antigua misión de avistar ballenas y velas vinkingas o inglesas, es hoy, además de un espectacular mirador que permite alargar la vista sobre el océano hasta el horizonte, un inigualable lugar para sosegar el ánimo y ver caer la tarde.

¡Y qué más se puede pedir!

Maiche Perela Beaumont

Fotografía: Valentín Orejas

8 Comentarios

  1. Admirado Rostroazul, ni por un solo momento pienses que ha sido mi intención el entrar contigo en una ofensiva dialéctica, aunque tengo que reconocer, que es la dialéctica, un “deporte” que me encanta, y que cuando en ese terreno uno se encuentra con alguien informado y culto, como es el caso de todo lo que rodea al “Cuadernín de campo” entonces, tal y como dicen los más jóvenes, me crezco… ¡“Me vengo arriba”!.
    Sobre la causticidad que mencionabas, yo como caústica solo conozco la sosa, y no están mis amigos dentro de ese negocio, es más, si en algún momento alguien se pone un pelín borde y presenta la proa, sus motivos tendrá, que yo apreciándome de tener amigos muy buenos, no conozco que ninguno de ellos “orine agua bendita”.
    En fin, tú terminas tu escrito con una frase, y yo acabo el mío con “Dios me libre de las aguas mansas, que de las bravas ya me libraré yo”. Dos frases distintas, pero que como verás vienen a decir lo mismo. Recibe un fuerte abrazo, ampliable a la escritora y el fotógrafo.

  2. Doña Maiche….. ¡La imploro! …..¡por favor! … Menuda contraofensiva…. Yo hablé de Pacho Villa y se me ha venido encima todo el imperio azteca.

    Desconocía que su fotógrafo tuviera una mayor ascendencia sobre usted que la del “revelado” y es que nada como tener un amigo que te revele las cosas…. Y en eso agradezco a mucho al, por esta vez Don Fernando (dada la clase que me ha metido sobre lenguaje antiguo) de que me avise de estas lides…. Porque ya solo el nombre, me parece disuasorio….. Y si es hombre de paz… Pues peor me lo ponen, pues como dice la biblia… Hay de la ira del manso.

    Queden borrados aquí mis cantares sobre sus rizos y pido humildemente a Fernando por ser un poco cáustico…. Pero todo sea por excitar la escritura en el cuaderno con tan buena ilustración

  3. El “árabe andalusí” fue un dialecto del idioma árabe hablado en Al-Ándalus, el territorio de la península ibérica, que formó parte del mundo islámico entre el año 711 y hasta las postrimerías del siglo XIII y que actualmente, como bien dice Rostroazul, es una lengua muerta,
    El “mozárabe”, es una palabra que su etimología viene del árabe hispánico “musta‘rabí”, gentilicio del árabe clásico “musta‘rab” que quiere decir arabizado, con cual no es descabellado el pensar que también hablaban el andalusí.
    Los moriscos (palabra que deriva de moro), todo lo contrario a mozárabe, fueron los musulmanes del al-Ándalus bautizados tras conversión forzosa de los Reyes Católicos, hablaban el andalusí, pero al tener al final una interrelación muy profunda con los reinos cristianos, se ha aceptado el término morisco como forma de expresión.
    Respecto a la palabra “moro” se utiliza la palabra en el sentido más extenso para nombrar a los árabes que llegaron y se establecieron en la península ibérica, partiendo de que etimológicamente, moro proviene del latín “maurus” (significa negro), raíz de Mauritania (“país de los negros”). Nosotros nos ceñimos a llamar moros a los habitantes de Argelia y Marruecos.
    Al final, “romandalusí” o “romance andalusí” fue el resultado de la aglutinación del conjunto de hablas romances que se hablaban en los territorios de la península Ibérica bajo dominio musulmán a partir de la invasión árabe en el 711 d.C.
    Por eso y según dices, “Talad” (torre) más el adverbio lugareño “Allá” (Román paladino), que entonces se escribía con “y” y significaba torre para el allá o la vigilancia lejana… O “ataladaya”, que los lugareños en su afán sincrético transformaron en Atalaya” (sic.), y yo digo que “parece ser que proviene de la palabra arabe andalusi “talaya”, que significa avanzadilla, y con el artículo “at-talaya” eran las avanzadillas, o sea los soldados que se introducían en terreno enemigo para avizorar el movimiento de su ejército” (sic.).
    Quiero con esto decir, y para terminar, que según de las fuentes en que bebamos, y aunque al final lleguemos casi a la misma definición, son muy diversas las opiniones que los estudiosos del tema tienen sobre la verdadera etimología de la palabra “atalaya”…
    …Y si te parece apreciado amigo, lo dejamos aquí, que luego Perela se pone muy nerviosa, si sospecha que hay discusiones entre sus amigos, y ya ni nos come, ni nos duerme, ni nada, y entonces vamos a tener que empezar a oír a D. Valentín, y te aseguro que no quisiera verlo enfadado, porque con todo lo suave y cariñoso que es, como molestemos, o, alteremos a la “niña de sus ojos”, se nos puede transformar en un tigre de bengala….y… ¡Dios nos libre!. Un abrazo y hasta la próxima página del “Cuadernín”.

  4. Mientras no haya nadie Perela, que defienda, basado en su mas profundos conocimientos “agronómicos”, que nuestros magníficos tamarindos, son olivos adaptados al ambiente marítimo-costero…. ¡Toma ya!… Lo de las aceitunas rellenas de anchoa…Y sin ruborizarse lo mas mínimo.
    Esa anécdota, se la tendrías que contar a nuestro amigo Rostroazul, Un beso.

  5. Buenos días, Fernando Y Rostroazul. Lo primero gracias por vuestros comentarios y los tratados etimológicos que tanto aportan a esta sección de los miércoles.
    Totalmente de acuerdo con que la fotografía de Valentín es magnífica, tanto que convierte a este humilde Cuadernín en un pie de foto.
    Rostroazul, me alegra sinceramente su preocupación por la especulación en la villa. Y me llama la atención que conozca usted el asunto de la medalla, lo que me lleva a pensar que es usted un poco cotilla.
    Ahora en serio, pasear por el paseo de San Pedro, en cualquier estación del año,a cualquier hora, serena el espíritu.

  6. Buenas Doña Maiche… Por decir algo… día duro hoy de trabajo para los frikys como yo,… Vispera de acueducto Y encima vengo corriendo al cuadernillo y ¿que veo..?… Temía que mi amigo Fernando ya la habría engatusado con cualquier moralina comarcal o tirándose al ruedo,… aprovechando la ventaja de su bilocalidad, que le hace casi omnipresente por esos lares, para invitarla a usted a subir al mirador a sosegar el ánimo “juntos” …. Y claro doña Maiche, eso es como jugar con Hándicap “bajo par” en el circuito municipal de Cué…..Pero resulta que no,… hoy Fernando nos da una clase de etimología atalayense, de esas que le dejan a uno con cara de cadaver de Pancho Villa, pensando donde pudo este hombre fuentear las cosas que nos narra… como si tal cosa.. .

    Mire usted Doña Maiche… ni caso de lo dicho por Fernando…. ni caso… déle al resert.

    Atalaya…. y se lo digo a usted y a todos los comarcales,…. es palabra morisca… (Lengua muerta) , y se formó a partir del Árabe “Talad” (torre) más el adverbio lugareño “Allá” (Román paladino), que entonces se escribía con “y” y significaba torre para el allá o la vigilancia lejana… O “ataladaya”, que los lugareños en su afán sincrético transformaron en Atalaya.

    Pero yendo al grano doña Maiche… ¿Para que nos sirve ahora la atalaya a los Llaniscos?… a parte de para sacar fotos tan bonitas como la de Don Valentín.¿? …. Porque siguiendo los usos que usted menciona,… digo…. que ya no se lonjan ballenas en Llanes…. Por otra parte no se me ocurren otros vikingos invasores que los del Madrid, y por mucha medalla suya al Llanes, no veo al equipo merengue recalando…. Y las velas inglesas hoy serían hasta bienvenidas…. You’re beautifull.. of course.

    Pues eso doña Maiche…. lo que hay que mirar desde la atalaya es….. a Llanes… Tierra dentro,…. para estar “ojo avizor” con los especuladores que nos quieren convertir Llanes en la Gran Manzana… Esa es su nueva utilidad.

    Por último y me despido,… mire doña Maiche… Yo estuve en esa atalaya,… fue hace tiempo… con una mozuca del lugar… Y es verdad eso de que sosiega el espíritu.

  7. Siempre me gusto esa palabra, amiga Perela, y que parece ser que proviene de la palabra arabe andalusi “talaya”, que significa avanzadilla, y con el artículo “at-talaya” eran las avanzadillas, o sea los soldados que se introducían en terreno enemigo para avizorar el movimiento de su ejército. También tiene una connotación muy fuerte de “ lo elevado”, “lo alto”, “subir” en una palabra. De ahí ha ido derivando “estar en lo alto”, “acechar” y “atalayar”, y por metonimia ha pasado a denominar una torre de observación y vigilancia. Espero disculpes esta interrupción, pero es que estos temas me apasionan y quería poner un granito de arena más. Un abrazo a ambos dos, hasta que salga otra hoja del “cuadernin”

Dejar respuesta