Nace el Unión Llanes Rugby

0
976

“¡Unión Llanes Rugby!” Así, cuentan, con ese grito, arrancan cada partido un grupo de doce niños escolarizados en tres colegios del concejo de Llanes, concretamente en el Valdellera, el Peña Tü y el Centro Rural Agrupado número 2. Se han unido a un equipo muy especial. A un grupo de gente con ganas de hacer deporte, de divertirse y, por encima de todas las cosas, de respetarse.

La idea nació hace un año. Justo cuando escolares y profesores vivieron “el ambiente que rodea a este deporte” y comprobaron que su bandera “es un código de buena conducta”. Eran, pues, los ingredientes perfectos para inculcar a los más pequeños.

Rubén Veroz, director del colegio público Valdellera, confiesa que se enamoró “de la forma que tiene de terminar los partidos, cuando un equipo hace pasillo al otro aplaudiéndole y a continuación es éste el que hace el pasillo y aplaude al otro equipo” y no pudo más que probar suerte y plantar una semilla en el Oriente de Asturias.

Aquella vivencia tuvo lugar en la jornada “SmallBlacks”, recuerda Veroz, a la que acudieron “con motivo de la entrega del Premio Princesa de Asturias de los Deportes al equipo de rugby de Nueva Zelanda”.

Aún no habían abandonado aquel lugar cuando Veroz contactó “con gente de Rugby de Asturias y pedí información para poder iniciar la práctica del rugby en Llanes”. Más adelante trasladó la propuesta al Ayuntamiento, desde donde le animaron a continuar su idea fomentando “su práctica desde los colegios”.

Y así lo hizo. “Se avisó a los colegios del concejo de Llanes que habían mostrado interés para que pudieran sacar una actividad extraescolar de rugby; y se pasó una circular para valorar el interés del alumnado”.

En el último caso, indica el docente, “iniciaríamos con la primera categoría (sub-8) posible para ir subiendo en años posteriores. Con aquellos que habían notificado su interés en participar, inscribimos un equipo en los Juegos Deportivos del Principado”. Y comenzó la aventura.

Cada viernes, desde el día 19 de octubre, se entrenan en Posada de Llanes. El propio Veroz dirigía los entrenos tras “haber recibido una somera formación” y, casi de inmediato, “todos comenzamos a disfrutar mucho de la actividad”. Incluso establecieron un código. “Dijimos a los niños que las letras de la palabra Rugby para nosotras iban a tener un significado propio.

R = Respeto.
U = Unión (debíamos formar un equipo con niños y niñas de diferentes colegios que no se conocían).
G = Ganar no es lo más importante.
B = Balón (es lo que debemos buscar en el juego).
Y = Yo. Yo sí puedo”.

Disputaron cuatro jornadas. “Un sábado de octubre y tres de noviembre. Nos montábamos en el autobús a las 8 de la mañana con niños y niñas de 1º y 2º de Primaria (algunos no han cumplido aún los 6 años) y tras casi hora y media de viaje llegábamos a La Morgal (Llanera) y allí jugábamos cuatro partidos con niños y niñas de Oviedo, Gijón, Avilés y Llanera. ¿Resultados? Nunca se hablaba mucho de ello. Se desconocía. No importaba. Lo cierto es que, este equipo se sorprendió a sí mismo desde el primer día por su buen hacer y la comprensión del juego pese a no tener experiencia previa”.

Sólo con eso ya hubiera merecido la pena. Pero hubo más. “Otro aspecto mágico a tener en cuenta fue la implicación de las familias desde el primer día. El momento más emotivo sucedió (por encima de la entrega de medallas a todos los participantes) cuando los niños/as del equipo organizaron un pasillo para aplaudir a los padres, madres, hermanos/as y abuelos/as que acudieron cada día a animarles”.

Y así nació una comunidad muy especial que retomará su actividad después de Semana Santa “con una organización similar, de cara a las jornadas de Rugby-Playa que tendrán lugar en mayo”.

“¿Es el primer paso para que el rugby tome forma en Llanes? No lo sabemos, pero por el momento, ya nadie nos quitará la alegría transmitida por estos pequeños/as al sentirse capaces, reconocerse valientes e identificarse con un equipo, con unos valores”, explica orgulloso Veroz, quien recuerda que en mayo continuará la promoción de los valores educativos que se unen al balón ovalado.

Dejar respuesta