Cuñaba

10
805

Era uno de esos días nostálgicos de finales de noviembre en los que tienes el convencimiento de que nada te estimulará y mucho menos te sorprenderá, cuando a mi amigo Nel Melero, que conoce Peñamellera Baja como si fuera suya, tuvo la gran idea de visitar Cuñaba.

De esa parroquia, justo al comienzo de los Picos de Europa, que ocupa la ladera suroriental del Concejo, teniendo como límite con Cantabria el Deva, formada por San Esteban y Cuñaba; yo solo conocía el primero, ya que nunca me había aventurado por esa vertiginosa carretera que lleva a la capital, lugar todavía más cerca del cielo que la aldea que inauguró como pueblo ejemplar los premios Príncipe de Asturias.

Un poco antes de llegar, desde una curva, se aprecia ese recóndito tesoro de arquitectura rural, y ya en el pueblo, en su plaza, en la que no falta un bar, se te prende la mirada en un lavadero de 6 pilas antiguas y en el abrevadero más bonito que he visto en mi vida.

Tras algunas fotografías- cada rincón pedía al menos una-nos adentramos entre casas de fachada de piedra y piedras también en los rojos tejados, y corredores de madera orientados al sur, para llegar a la Iglesia, bajo la advocación de Nuestra Señora de La Asunción, de estilo barroco y planta de cruz, de apariencia modesta, pero con espectaculares contrafuertes y una coqueta espadaña.

Y a unos pasos más, te sale al encuentro la casa-palacio del Inquisidor Verdeja, que datan en el siglo XVI, de amplio alero, tres plantas, destacando en la inferior una triple arcada sobre pilares, y en el que la memoria popular refiere práctica de torturas.

Y ya al final del pueblo, frente a un cartel que anuncia la existencia de colmenas de abejas en las inmediaciones, Nel me señaló el Pico Tiolda, del que llama la atención su semejanza con el Uriellu, aunque en pequeño,a penas mide 1000 metros.

Mientras me preguntaba si las formas de las montañas se repiten, Nel me refirió una leyenda que cuenta que esa suerte de “piquín de Naranjo” fue fruto de una affaire entre el Urriellu y la Pica Peñamellera, la cual, debido al gran parecido del hijo con el padre, lo escondió por estos lares.

A la vuelta, bajé sola a pie un trecho y entre aquellas imponentes moles y ganando las vistas a San Esteban, que parecía un pueblo de un cuento, me tentó imaginarme el impulso geológico que fue elevando, desde las profundidades de los mares, estas montañas a la largo de millones de años, y la posterior erosión que configuró estos inconcebibles picos.

Gracias, Nel.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía,Valentín Orejas

10 Comentarios

  1. A partir del párrafo que comienza diciendo … “Antropología filosófica, de la carrera de Teología, que cursé en la Facultad de Teología del Norte de España (Burgos)”…(sic) ya ahí acertaste Rostroazul, , ahí diste en el centro de la diana, pues aunque leo mucho y me interesan muchas cosas, el mundo de vosotros los teólogos, es algo muy, pero que muy muy, desconocido para mi, ya que sin despreciar los conocimientos que cada uno tenga, debo decirte que yo soy “de ciencias”, y esa Antropología filosófica, me suena eso, como a Antropología filosófica.
    Como verás de lo más prosaico, pues creencias religiosas aparte, casi te diría que como Santo Tomás, veo lo que creo, y aunque no he estado, ni visto “Las Palau”, o Hornos, pero como soy bonhomíco, me fio del “Mercator”.
    Hice la carrera de náutica en la “Escuela Oficial de Barcelona”, aunque termine trabajando en el Sector del Automóvil, como asesor Técnico-Comercial de una serie de empresas (algunas internacionales), ante clientes como Seat, VW o Mercedes Benz.
    Los deportes a los que me he dedicado no han sido muy extensos, baloncesto (que no duré ni una temporada pues no soy hombre de disciplina de equipo), Judo, Motocrós, Taekwon-do y vela. En esta última en veleros de regatas, de los cuales los 10 últimos años como patrón de un regatero de 43 pies (13 m. aproximadamente).
    Como verás, no se puede decir que sea un hombre de equipo, pero lo que si te puedo decir, es que aparte de la carrera, navegando durante horas, o días e intentando el formar una tripulación efectiva, la facilidad que adquieres para el conocimiento de las personas, algunas veces no las encuentras en los libros, Es la “Universidad de la Mar”, aunque otros la llaman de “la Calle” o de “la Vida”
    ¡Hala! Ahora ya tenéis mi ficha completa, y eso sin deciros que soy relativamente alto (1,77 m.), rubio y de ojos azules. A ver si os estiráis y publicáis la vuestra.
    Y por último, yo no pretendo reprender a nadie, pero preferiría que me reprendieras tu antes de que me reprendiera Dña. Maiche, pues eso debe ser como encontrarte en “la cinta de la Mar”, allí donde se juntan los cielos y la Tierra.
    …y ahora, como bien dices, y basándome en tus buenos deseos repito con vos… “Gloria en las alturas y paz en la tierra a Doña Maiche y Su Valentín a Don Nelson, a Don Rostroazul… Al equipo redactor del Oriente y a sus pacientes lectores y a todos los hombres… Y MUJERES… De buena voluntad, Amén. (casi sic.)

  2. Mi muy apreciado amigo Fernando:

    Tu escrito, sin conocerte, es propio de un grande… No ofende quien quiere, sino quien puede. Y lo digo, no solo por lo caballeroso, cortés y explícito de la contestación, sino por la perfecta recionalidad que expone en su argumentación….

    No obstante y a pesar de que yo escriba con pseudónimo, para poder hacerlo en libertad, sin contaminación profesional,… sí quiero que sepas, que si tú eres Llanisco, yo soy Casino, de la Asturias transmontana, de los que miramos a los Picos de Europa por Peña Santa en vez de por el Urriello, aunque nos separe Ponga. Y también descendiente de indianos… aunque en mi caso de Cuba. Y también tenemos nuestro bable, no contaminado por los cántabros, pero nuestra tierra lleva su nombre del prefecto romano “Casius” que instaló allí una de las guarniciones de la Legio VII… El campo de Casius y después fuimos territorio del Rey Orelio o Aurelio… que no fue tan combativo y pagaba al sarraceno el tributo de las cien doncellas, quizás de ahí que yo no tenga esa vena feminista.

    En el episodio del génesis, podría entrar holgado,… Te lo aseguro, pues te prevengo que saqué sobresaliente en una asignatura, que quizás tú desconozcas incluso que existe…. Antropología filosófica, de la carrera de Teología, que cursé en la Facultad de Teología del Norte de España (Burgos) y me ha dado una profunda formación sobre los conceptos del género humano, que nada tienen que ver con el abusivo y pérfido tratamiento de la igualdad constitucional, que desde su implantación no ha parado de generar más que cotas de violencia de género al alza, y todo por confundir la inapelable igualdad de derechos del género masculino y femenino, con la igualdad de tratamiento al género masculino y femenino cuando son antropológicamente distintos… Si Dios hubiera querido lo que el hombre occidental está pretendiendo… nos hubiera creado hermafroditas como los caracoles… Y no fue así… Pero esa discusión se sale de nuestro contéxto.

    Por último en lo de la doma… Solo me dejaré reprender por la escritora si se siente afrentada…

    Gloria en las alturas y paz en la tierra a Doña Maiche y Su Valentín a Don Nelson, a Don Fernando… Al equipo redactor del Oriente y a sus pacientes lectores y a todos los hombres… Y MUJERES… De buena voluntad.

  3. Apreciado Rostroazul. Vamos a ir por partes, porque os ponéis a escribir con frases y palabras que me “aturullan”, por lo muy académicas y bien construidas que están.
    Por cierto, ya sé lo que es bonhomía, y llegando a la conclusión de que soy algo “bonhomico”, espero que las preguntas sean poquitas y sencillas.
    …Y sigamos… Jamás de los jamases ha sido mi intención el hacer ningún comentario desabrido hacia nadie, y mucho menos hacia ti, si no se me ha provocado con anterioridad, el cual no es este caso y por lo tanto no pudo exculparme.
    En cuanto a argumentos erráticos no es cierto, ya que van dirigidos a un corporativismo llanisco y que yo no te lo discuto, pues el llanisco es como es, ya que en este mundo ”c’a uno es c’a uno, y K-2 una piragua”, y los llaniscos, esos si son muy suyos. Respecto a cómo destilo un cierto amiguismo, tampoco es demasiado cierto, es una total verdad, pues “me sé” nota, una total admiración y amistad, que no importa me nuble el juicio, mientras no me nuble la vista y me impida admirar la belleza.
    ¿Qué escribo mal mi nombre? Solo voy a decir, que partiendo de la premisa de que solo se equivoca el que algo hace (como decía mi Pariente Tino Cué), que más me da a mi, si todo el mundo sabe a quién se refiere, y el que no lo sepa, pues….
    En cuanto a mi tía Maria, yo como un gran y acérrimo feminista (me gustan y admiro enormemente a las mujeres), se que esta Asturias de nuestras penas y alegrías, fue un gran matriarcado (desde que los hombres marcharon a guerrear contra los sarracenos al lado de mi “Tiu Pelayo”), por lo que la abuela, matriarca de la familia era la líder y juez de la misma, y por supuesto la familia que tenia la suerte de contar entre sus miembros a la bisabuela, bueno , esa figura era la de “Dios en la Tierra”. Dicho esto… ¿Cómo no voy a creer a la matriarca de la mía, cuando decía que los hombres somos muy simples, si el ejemplo lo tenemos que hace mas de, yo que sé cuantas “maconadas” de años, al “buenín” de Adán, se la lió la bisabuela Eva, con una “mingana”, y tragándola hasta el corvejón, nos dejó como estamos? Por eso cuando van a Pinto, y no pierden de vista a Marmolejo, no es que sean complejas de entender, que lo son, sino que lo que yo entiendo es que son “más listas que bonitas”. Además, y para mas INRI si nos metemos en un tema tan serio como es el desarrollo y conservación de nuestra especie, estoy convencido que la mujer se reproduce cuando quiere, y el hombre cuando puede. Por decirlo de una manera fina y educada.
    Por último, y sobre la que no voy a hacer ningún comentario, pues me ha descolocado totalmente, es la frase final de tu escrito, que si hay ocasión ya lo hablaremos largo y tendido ante una botella de sidra, o de dos, o de las que “furiesen”.
    Mientras llega ese momento, solo me cabe desearos a todos, una muy Feliz Navidad, y que el próximo Año, que en breve va a comenzar, os colme de Paz, Salud y Prosperidad.
    Un fuerte abrazo amigos.

  4. Doña Maiche, me he quedado un tanto descorazonado con el infundado informe de Fernando, que sólo busca la exculpación de su desabrido trato a mi honorable persona, y lo hace a mi entender con argumentos erráticos, que no se en que clase de corporativismo nacionalista llanisco pretende encajarlos, pero desde luego destila en su caso un amiguismo a su favor hasta el punto que le nubla el juicio…. fíjese Doña Maiche que hasta escribió mal su propio nombre.

    No se a que viene denigrar a todo un género humano metiéndolo en el mismo saco de la simplicidad y todo porque su tía feminista María Magdalena le repitiera la zafia consigna por triplicado de lo simples que somos los hombres y claro suponiendo, que es que las mujeres son muy complejas de entender, por aquello de que necesitan una cómplice para ir al baño, o se prueban cien blusas a partir del momento en que ya decidieron cuál les gustó más, o porque necesitan ir mirando a Pinto, si se quieren meter a Valdemoro.

    A mi no me gusta clasificar a todos los hombres en un mismo bando y pienso que hay hombres simples y complejos, igual que las mujeres y que usted Doña Maiche es quizás un poco complejina, pero nada que no se pueda paliar con una buena doma… En el buen sentido  entiéndase.

  5. – Patrón, estaba ojeando el “Cuadernín de campo”, como tu me enseñaste y “maliciome” que tenemos un pelín con la Mar de “fondu”, y eso tienme preocupau.
    – Tranquilu “cho”, no te preocupes, son desavenencias entre cultas inteligencias.
    Por un lado el de una Sra. que sin moverse ni un grado en dirección a cualquiera de los cuatro puntos, esta acupando la plaza y lugar que le corresponde, y por otra parte tememos un caballero, que posiblemente, y te repito, posiblemente, porque cabe esa posible posibilidad, de que no se han interpretado bien sus palabras, debido a un cierto desconocimiento de nuestra forma de expresarnos los llaniscos, que no tiene nada que ver con la forma en que se comunican el resto de los mortales.
    Es por lo que ahora, me viene a la mente una frase que decía mi tía María Magdalena, matriarca de la familia, y que rezaba… “Mira Fernandin, sobrino, los hombres sois simples…¡Muy simples!…más bien…¡Simplones!”.
    Como siempre, y desde el cariño, un gran abrazo.

  6. Rostroazul, por alusiones tengo que escribirle que siento su enfado y reconozco que estuve “un poco borde” y que tiene razón, como brillantemente apuntaba Fernando Cue, que si usted estuviera en disposición de acompañarme en un paseo ya no sería un desconocido.
    No obstante, tengo que decirle que su desafortunada frase de que” ande por lo segao”, puede significar que, al no ser de estas tierras, no entiende del todo esa expresión tan asturiana, o acredita que no es usted tan caballero como presume…Yo, señor mío, no estoy acostumbrada a que los caballeros me adviertan de que” vaya por lo segao”, sino a que me digan: “yo por ti segaba un prau”

  7. Verá doña Maiche,…. muchas gracias por su atenta respuesta, pero tengo que decirle que el comentario final a mi caballeroso ofrecimiento, me ha provocado cierta hilaridad…. Y es que verá doña Maiche…. primero,… que si yo estuviera en condiciones de ofrecerme a acompañarla ya sería cuando menos un distinguido, como dice Fernando Cué y no un desconocido…. segundo,… me entristece que me encasille entre sus desconocidos, después de todo lo que comentó en sus artículos y ser también admirador suyo.. Y al menos tanto como Fernando Cué… y por último, sacando a relucir mi vasta cultura, como ha hecho y bien, su amigo Fernando Cué, porque la tengo,… le diré que sus mismas palabras para conmigo, fueron las últimas que dijo el Rey Fafila a sus recién nombrados escuderos y ya vió en donde queda Llueves…. Luego ande por lo segao doña Maiche

  8. “Etoné me tenés” Perela, con las magníficas descripciones de todos esos rincones, caleyes y vericuetos de nuestro Grande Conceyu, y sobre las cuales no quiero hacer comentario alguno hasta que no recupere el “resuellu” que tan magníficas y orales imágenes me han cortado.
    En cuanto a nuestro apreciado Rostroazul, poseedor de un culturón que cubre cualquier rama de las que hemos tocado, como lo demuestran sus incisivos y acertados comentarios, que ya quisieran para ellos “tirios y troyanos”, y del que no me cabe ni una pizquína de duda sobre su caballerosidad, también seria un verdadero placer el que nos conociéramos, aunque con una pequeña salvedad, y es que aunque yo si puedo pasear con desconocidos, cosa muy difícil de conseguir, porque a partir del momento en que te presentan a alguien, ya lo distingues pero no lo conoces, es por lo que no nos va a gustar “que nos pisen el jardín”, por lo cual y para admirar la su belleza, hay que ir acompañado. Bueno amigos, un cordial saludo a ambos dos porque sois “las especias” del Diario, y vos admirada Perela no aflojéis. Un abrazo al fotógrafo, que a la “chita callando”, hace mas fácil el introducirse en la substancia del “Cuadernin”.

  9. Muy buenos días, Rostroazul.
    Le veo muy puesto en el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición y en el Derecho Penal….conocimientos que nos siguen dando pistas sobre su identidad, pero a la vez crean más confusión..poeta, teólogo, jurista, motero, al menos de joven, solo falta que se le den bien la música y la pintura… es usted tan polifacético…
    Tengo que estar de acuerdo sobre la Leyenda Negra de la Inquisición que, con seguridad, fantasea y exagera.
    Y también sobre lo que escribe de Fernano y Nel (para su información diminutivo de José Manuel), resulta imposible corresponder a su bonhomia (me encanta esa palabra), como tampoco encuentro forma de agradercle a usted sus comentarios, ni dedicándole un artículo, ni con nada..
    Pero respecto a acompañarme en la bajada desde Cuñaba a San Esteban, tengo que decirle, que sin dudar de que sea un caballero, no paseo con desconocidos.

  10. Muy buenas Doña Maiche….. Le decía el otro día, que sus cuadernos expedicionarios son lo mejor que se puede leer en las colaboraciones al diario;…. pero esta vez doña Maiche…..esta vez… es que lo ha bordado a hilo de oro. Menudo cuaderno que se ha marcado… resulta evidente que entramos en invierno y sus nostalgias otoñales las dejó usted en casa del inquisidor Verdeja, que murió según se cuenta víctima de sus pasiones, y es que como decía Séneca, Para ser feliz hay que vivir en guerra con las propias pasiones y en paz con las de los demás.

    Mire usted Doña Maiche, cuando yo vuelva por la comarca además de conocerla a usted y a Fernando, tengo que hacer por conocer también a su amigo Nelson, que me imagino será su nombre completo. Y es que su iniciativa de señalarle Cuñeba y el apunte mitológico del piquín Tiolda son ambos casos entrañables.

    Yo fui de mozalbete a San Esteban en mi Bultaco con un compañero ya fallecido en su Ossa 250 y quedamos admirados de los fuertes desniveles, que en las motos se hacen ambrosía, así como del castaño milenario.

    Ahora bien doña Maiche, donde no tiene usted parangón es describiendo los sitios y sus construcciones, que sin verlas se las imagina uno. Solo eché de menos y por eso se lo aporto yo, en un lugar con palacio inquisitorial, un apunte jurídico al Santo Oficio, del que solo repara usted en su mala fama, cuando le prometo que quienes sabemos del tema nos sentimos siempre un poco agraviados. Y es que la inquisición tiene un precioso lema “EXURGE DOMINE ET JUDICA CAUSAM TUAM. PSALM.73”, que significa “Álzate, oh Dios, a defender tu causa salmo 73” y no todo en la inquisición fueron torturas e injusticias; de hecho el principio inquisidor o “investigador” rigió en nuestros jueces de instrucción hasta la famosa Ley 10/80 que fue derogada por el PSOE en 1989, a instancia del derecho europeo, porque nuestros jueces penales, como los inquisidores entonces, instruían y luego jugaban lo instruído, y eran poco imparciales (eso se decía).

    Pero doña Maiche, y terminó,… lo que no me parece bien es su descenso en solitario. Es un sitio muy agreste y ahora me reportan, que hay muchos osos salvajes en Asturias. No señora… Rostroazul hubiera bajado con usted sin dudas y vive Dios, que no quiero yo con esto faltarle a Nelson…. Pero a caballero nadie me gana… A saber lo que pensaría usted.

Dejar respuesta