¡Feliz año nuevo!

4
653

Desde la emblemática plaza en el corazón de la Villa, dispuesta en forma de U y con sus  edificios tradicionales cerrándola por tres lados, que lleva el nombre del Ilustre llanisco José Parres Sobrino, y coincidiendo con las Cuadrántidas, la  lluvia de brillantes estrellas fugaces que iluminan el cielo la primera semana de enero, deseamos a todos los lectores, comentaristas, colaboradores y editoras de Diario del Oriente lo mejor para el Nuevo Año.

Maiche y Valentín

4 Comentarios

  1. Amigo Fernando Cué gracias por tu participación, fantástica, en mi opinión, aunque te aclaro que mi formación astronómica es del canal Documanía.

    No obstante te aporto una reflexión personal que se me ocurre. Si nuestra estrella implosionara ahora mismo…. lo único que quedaría de la especie humana son las voces e imágenes gravadas en iridio y platino de la Sonda Voyager, único artefacto humano, que ya ha salido del sistema solar rumbo a las Alfa Centauro.

    Sí tengo bastante más formación del calendario Cristiano que se estudia en Teología, y que está como sabrás, equivocado, pues si el año que pretende reflejar es el nacimiento de Cristo, deberíamos estar en 2026. Pero Dionisio el exiguo, calculó mal la fecha del nacimiento de Cristo.

    Como anécdota te apunto, que nuestro calendario, que es el de Julio César, tenía hasta Augusto, el emperador con el que nace Cristo, 29 días para febrero, que tiene sólo días residuales, porque era el último més del año, ya que como expliqué, el año originalmente se inauguraba en marzo; pero la anécdota es, que Augusto, que le puso su nombre al octavo mes, Agosto, decidió que su mes no podía tener menos días que el de Julio el otro emperador, que tenía 31 y para solucionarlo, le robó uno a febrero, que era el cajón desastre y por eso tenemos Julio y Agosto con 31 consecutivamente y febrero con 28 salvo los ajustes.

  2. Sigo leyendo con toda atención vuestros comentarios y respuestas, y cada vez me gustáis más, sobre todo tú Rostroazul, que en cuanto te has metido en fechas y datos sobre las celebraciones Navideñas y los cabezones de los Vacceos, nos dejas a todos con el “ojo cuadrado”, o por lo menos a mí.
    Ahora bien, intentando largar “el cabo” solicitado por Perela, y discrepando un poco, pero un poco solamente contigo, he de decirte, como tu bien sabes, que el “movimiento continuo” o “móvil perpetuo” (perpetuum mobile), no existe, y que por lo tanto, como la Tierra es un cuerpo en movimiento, tiende como todos a detenerse, muy suavemente, extremadamente suavemente, pero tendiendo a detenerse, sin prisa, pero sin pausa.
    Cierto es, como bien dices, que si lo hiciera base de frenazos y acelerones, como si estuviera dirigida por un estudiante de una Escuela de Conducir, no tardábamos ni un suspiro en irnos todos “al guano”, pero por suerte no es así, ya que según los cálculos realizados al respecto, por quien sabe hacerlos, cada año la rotación de la Tierra dura 17 microsegundos más debido a la fricción de las mareas que produce la Luna, y que ralentiza la velocidad de rotación. También influyen la cantidad de hielo almacenado durante las glaciaciones, y el actual que cubre los polos en los Polos
    Hace 400 millones de años, por ejemplo, el día terrestre no duraba 24 horas (en realidad un poco menos), sino 22 horas. Y por esa misma razón, el año no tenía 365 días, sino 400, pero si nos proyectamos hacia el futuro, parece ser que los días durarán cada vez menos, y los años tendrán menos días,
    La Tierra girará cada vez más lentamente, por lo que en un futuro remoto se habrá frenado tanto que para dar una vuelta completa sobre sí misma necesitará el mismo lapso de tiempo que requiere la Luna para girar una vez alrededor de la Tierra. En esa situación desaparecerá la fricción de las mareas por lo que nunca llegará a detenerse por completo. El periodo de rotación terrestre y el de la circunvalación lunar será entonces idénticos, pero esa desaceleración será tan, tan, tan lenta, que incluso no hay tiempo suficiente para que ocurra, ya que antes de que la Tierra se detenga, el Sol, que tiene una vida limitada, habrá destruido la Tierra cuando se convierta en una “Gigante naranja”, dentro de unos 6.000 millones de años.
    Así que no miréis el reloj, queridos amigos, que tenemos tiempo de sobra…. ¡Por ahora!

  3. Buenos días, Rostroazul. ¡Cómo no iba a incluir a los comentaristas en la felicitación del Año Nuevo!.
    Dicho lo anterior, respecto a lo que sigue en su escrito, y aunque yo sea de letras, creo que se refiere a ese viaje en el que recorremos el Universo a gran velocidad.. 30 km. por segundo…100.000 Km. a la hora…y sin movernos de casa…sin notar el movimiento…sin marearnos..con total puntualidad..y sin ver al conductor (entre nosotros debe de ser un gran profesional, ya que ni siquiera toma vacaciones)..
    Una vez leí algo así como que el percatarnos de ese viaje sea tal vez la oportunidad que nos da Dios para que “nos caigamos del guindo”.
    En cuanto a los efectos en el mar, necesito “un cabo” de Fernando Cue.
    Y acabo como usted, que al completar los 365 días de nuestro viaje, nos volvalmos a encontrar en el mismo punto..y añado, “que a ser posible nos veamos por el camino”.

  4. Doña Maiche, gracias… gracias… por la felicitación,… me incluyo en el humilde apartado de los comentaristas, a los que usted se refiere específicamente.

    El caso doña Maiche es, si sabremos el qué nos felicitamos,…… en principio, numerología cristiana a parte…. 2019 años desde el nacímiento de Cristo,… pocos… ¡Muy pocos!….. saben, que fueron los obstinados Vacceos de Numancia los que determinaron a Roma, fijar la inauguración del año el 1 de enero, que hasta entonces era el 1 de marzo.

    El año 153 a. C. se tomó como inicio del año el 1 de enero, en lugar del tradicional 1 de marzo, para poder planear las campañas del año con tiempo suficiente, debido a la obstinada resistencia celtíbera que se estaban desarrollando en la Península Ibérica y los problemas que estaba causando el asedio de Numancia.

    César en el 44 a. C. mantiene ese principio de año e implanta el nuevo calendario, que consta de 365 días divididos en 12 meses, excepto los años bisiestos que tienen 366 días, y añaden un día adicional al mes de febrero.

    El caso doña Maiche, es una cuestión de por donde dar inicio a nuestro giro astral alrededor del sol de 365 días, donde recorreremos la friolera de 930 millones de kilómetros, a 24 km cada segundo y girando como peonzas a 1.700 km por hora, hasta dar una vuelta completa a la tierra de unos 40.000 km…….cada día.

    ¿Y sabe porqué le cuento esto doña Maiche? ,…. para fastidiar a los que andan por Llanes presumiendo de que ellos no viajan… espero que usted no se encuentre en ese gremio. Porque desde que la Orquesta Mondragón compuso “viaje con nosotros”…. aquí viajamos todos,… Y eso está probado.

    Ahora bien, aceptando, que lo anterior lo saben pocos… son menos… Muchos menos… los que saben, porqué coño viajando tan deprisa, no tenemos sensación de movernos…. ¿a qué usted no lo sabe doña Maiche?…. Fernando Cué, que “ye de ciencias” …. seguro que sí…. Y es porque el movimiento, siendo muy veloz, es perfectamente constante, ni acelera, ni relé tiza un solo segundo…. es como cuando vamos en un Avión notamos el despegue y el aterrizaje, pero una vez que el avión toma velocidad de crucero…. empiezan con el carrito de las bebidas, dando la sensación de que estamos parados en el aire…. Si hubiera la más mínima aceleración o desáceleración, los océanos arrasarían la tierra.

    Y todo ocurre porque sí,…. sin que  nunca la bola terráquea atrase ni adelante, y sin que sepamos, que demonios la impulsa, y sin que sepamos  porqué no descarrila nunca, y eso que no tiene carriles…. y sin que sepamos porque las células se saben asociar correctamente (porque cuando ya no lo hacen es cáncer) y sin que sepamos quien demonios les enseña a las abejas a construir sus paneles en hexagonos perfectos… Que aparatos de medición poseen….etc.

    Ya ve Doña Maiche… Como decía un tal Albert Einstein… En la eterna discusión sobre Dios, los creyentes les llevan a los ateos la ventaja de la creación….pues se antoja más razonable que la creación que obedece a leyes, tenga su creador.

    Por último Cuando decimos “Feliz año nuevo”, ¿ a qué nos referimos?… ¿Al año?  No confío en el año, la verdad. Confío en las personas que lo hacemos. Cuando digo feliz año quiero decir “que seas feliz, te venga lo que te venga, que la felicidad está en nosotros si nos esforzamos por ella, si buscamos el amor en todo lo que hacemos y padecemos”.

    Eso sí… Doña Maiche que al completar los 365 días de nuestro viaje, nos volvamos a encontrar en el mismo punto…

Dejar respuesta