Sobre la dimisión de Miyares Díaz

0
988

Alfonso Miyares Díaz acaba de dimitir y renunciar a su acta de concejal en el Ayuntamiento de Llanes hace escasas horas.

El tiempo transcurrido es lo de menos: las hienas necesitan apenas unos segundos para abalanzarse sobre su presa.

Son curiosos de observar aquellos que del sr. Miyares Díaz guardan como oro en paño su discrepancia con la asamblea de VecinosxLlanes y ni se fijan en no pocas promesas del programa electoral de esos mismos VecinosxLlanes que no se han puesto en práctica ni por asomo.

Y, voy a ser bueno, no me referiré a promesas electorales cuyo incumplimiento puedan disculpar por falta de presupuestos o de que los diabólicos funcionarios sociatas se lo hayan impedido. Me referiré a compromisos electorales que eran de fácil cumplimiento si de verdad hubieran tenido en alguna ocasión intención alguna de eso, de cumplirlas. De aquellas que –aún tratándose de un gobierno de coalición- podían haber sido impulsadas y cumplidas bien por la sra. Elviro Santos, bien por el sr. Riestra Rozas

¿Ejemplos?

  • Todos los vecinos conocerán la agenda de trabajo diaria de los concejales que se publicará en la página web municipal.
  • Creación de la Ventana del Vecino, cuya finalidad será informar en el plazo máximo de 15 días sobre el estado de la tramitación de cualquier expediente administrativo en el que el vecino sea parte interesada.
  • Someter a consulta ciudadana aquellos proyectos municipales significativos, bien sea por su relevancia social, por afectar a derechos fundamentales de las personas, o por su grado de controversia.
  • Promoción de mejoras en la entrada a puerto y su alumbrado.
  • Replanteamiento del funcionamiento de la lonja municipal como herramienta que beneficie a los pescadores locales (venta directa, etc.).
  • Establecer que las multas recaudadas por el furtivismo pesquero reviertan en el sector
  • Estimular los contactos entre escolares y profesionales de los sectores pesquero y agroganadero
  • Impulsar una red de intercambio de libros de texto.
  • Fomentar el uso del ciclismo entre los trabajadores municipales.
  • Promoción de iniciativas de senderismo y ciclismo en las escuelas.
  • Adquisición, por parte del Ayuntamiento, de coches eléctricos o de segunda mano convertidos a Gas/GLP en talleres locales, cuando sea necesario renovar el parque automovilístico.
  • Diseñar una propuesta municipal para la práctica deportiva de las personas con discapacidad.
  • Firma de un acuerdo con distintos organismos: académicos y vinculados a la Investigación (Universidades, CSIC, ITMA, CINN, etc.,…) para el desarrollo de Cursos, Máster y Jornadas Científicas con el fin de atraer a jóvenes científicos de diferentes nacionalidades.
  • Desarrollar una programación cultural anual y estable para los pueblos y núcleos rurales del concejo, dando prioridad a los profesionales del concejo. Desarrollar programas de difusión cultural de los bienes patrimoniales del concejo, tanto artísticos como naturales.
  • Programar Ciclos de Cine
  • Convocar Certámenes de Pintura, teatro, escritura, fotografía, etc.
  • Desarrollo de la Biblioteca Municipal como un espacio con programa cultural propio.

Ya ven. Es, apenas, un pequeño listado de compromisos –podría ser más amplio- que no necesitaban contar con grandes inversiones, o ni siquiera pequeñas, para ser cumplidos. Únicamente era necesaria la intención de acometerlas. De cumplir lo prometido. Una intención que ni había ni hubo, visto lo visto.

Ni se han cumplido ni esas personas tan exigentes del cumplimiento de los compromisos para con “el otro, que se tiran como –lo dicho- hienas encima de Alfonso Miyares Díaz parecen tener ningún problema en que no se hayan llevado a cabo.

¿Saben a qué me suena eso? A esa frasecita que tanto el sr. Alcalde como la sra. Concejal de Cultura gustan de repetir tanto en los plenos para arrojarla en la cara de los socialistas por ser una de las que empleaba Antonio Trevín: “al amigo todo, al enemigo nada y al indiferente la legislación vigente”… pues tal frase se les puede aplicar a ellos en su comportamiento para con Alfonso Miyares Díaz.

Ya ven. A los nuestros les perdonamos todo –para eso son de los nuestros- pero al traidor de Miyares Díaz, a ese ni agua. Ni perdón, ni olvido.

Los que eran diferentes, distintos. Ja

Para mí y esto no gustará a nadie –ni a gobierno ni a oposición… pero ya ven como tiemblo de preocupación- el sr. Miyares Díaz llevó a cabo la mejor oposición de la presente legislatura. Y mientras los asamblearios hoy reconducidos a partido político no le perdonaron en ningún momento que se enfrentara primero a la decisión de la asamblea relativa al Presupuesto 2016 y continuara luego siendo concejal, él –al contrario que dichos personajes- no se dejó llevar por la rabia ni por la venganza y aquellas propuestas que entendió eran oportunas y buenas no dudó en apoyarlas. Y a aquello a lo que se opuso lo hizo de manera razonada.

Hala, ya pueden seguir las hienas.

Luis Sordo

Dejar respuesta