La Luna Riela

3
760

Otro de los espectáculos que nos brinda el Paseo de San Pedro es contemplar, a través de los tamariscos, la luna temblando en el mar.

Y esa visión, que merece como música “Claro de luna” de Debussy, me lleva a evocar al  pirata de Espronceda:

La luna en el mar riela

en la lona gime el viento,

y alza en blando movimiento

olas de plata y azul;

Y a pensar que es la nuestra una hermosa lengua que guarda en sus entretelas una palabra para describir el brillo de la luna sobre el agua.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

3 Comentarios

  1. La foto preciosa, la presentacion y comentario cultisimos, pero La verdad es que no soy nada “llambión”. Hasta la vista amigos. Un beso Perela.

  2. Buenas noches, Rostroazul.
    Tengo que confesarle que no me costó nada escoger la música para esa fotografía, para ese Cuadernín. No podía ser otra que la pieza más romántica y sublime, que además interpreta la luz de la luna flitrada a tavés de las hojas de los árboles. No acierto a comprender como Debussy intento que esa pieza no viera la luz, al parecer estaba convencido de que era una obra de juventud por debajo de sus composiciones posteriores.
    En cuanto a la poesia de Esproceda, no me fue tan fácil. Me alegro de que también la consideré apropiada, la razón fue el verbo “rielar” que me encanta.
    Lo que a mí me ha gustado es su poesia, tiene esa inocencia de las primeras que se escriben, lo sé pues tengo experiencia.
    Gracias por seguir estando ahí.
    Nota: Al amparo de San Pedro, paseo con desconocidos.

  3. Doña Maiche…. Tiene usted mucha razón,… si el paseo de San Pedro es en sí mismo un espectáculo… ¡Como será contemplarlo a la luz de la luna! ,… máxime cuando el astro se exhibe como en la foto…. ¡Vaya foto!… Doña Maiche… Yo casi la veo a usted en un furtivo desplazamiento nocturno, de esos que tanto nos congratulan a sus admiradores, acompañada de SU fotografo… ¡No se piense!… Ya me consta, que si no pasea con desconocidos,…. menos aún lo haría…. ¡a la luz de la luna!, cuando el apóstol se mostrará más celoso de cuanto ocurra en su paseo.

    En cualquier caso doña Maiche, cuan acertada es su elección para el paseo, del “Clair de lune” de Debussy, porque a mi juicio… ¡Y créame que lo tengo!… Pues ya sabe aquello de que, juzga bien, quien tiene el hábito de juzgar (y yo suelo hacerlo) … se trata de la pieza más romántica de piano que conozco. Aunque curiosamente a su compositor no le gustaba nada… La compuso en 1890 y no vio la luz hasta 15 años después (y esto no me lo invento Fernando).

    De la poesía de Espronceda también le diré que me encanta. A ella me liga un recuerdo especial,….. un hijo mío sacó en su época de EGB, un sobresaliente en literatura al recitarla entera de memoria,… y es más larga que un salmo… lo que dejó impactada a su profesora…¡Que recuerdos!

    Ahora bien doña Maiche, yo que soy un humilde aspirante a poeta,… Como no podría ser de otra forma… también escribí mi poema de la luna… Fue hace muchos años… lo titulé.. Luna cazadora.. aun a costa de que me tache usted de cursi, ahí se la dejo…

    Que tienes tu/ oh luna
    compartida/
    Que iluminas los misterios
    de la vida/
    Que con los mares danzas
    a tu antojo/
    Que por ti los hombres pierden
    su cordura
    Y de las mujeres sacas andadura/

    Que poderes te han dado
    desde arriba/
    Que a los ciervos les contágias
    el romance/
    Que a las estrellas ocultas
    con tal arte
    Que parecen no existir en tu espesura/

    Pero eres luna  de escarlata
    un tanto bruja/
    Pues la luz con que iluminas
    no calienta/
    Y aunque sirvas de candil
    a quien más mienta/
    Jamás habrá consuelo
    en tu mirada/

    Será por eso que en el monte
    arísco/
    te ha brindado Dios
    a un enemigo/
    El hermano lobo cuyo extraño
    Aullido/
    parece desafiarte en su batida/
    pero
    al no poder vencerte y darte caza/
    su nostalgia desahoga
    compungido/.

Dejar respuesta