Un día de trabajo para comunicar Purón tras el argayo de su carretera

0
824

Los trabajos empezaron a las ocho de la mañana y terminaron pasadas las nueve de la noche. Fue entonces cuando la carretera LL-5, el único acceso rodado al pueblo de Purón, en Llanes, quedó abierta al tráfico. Los vecinos habían quedado incomunicados ayer, cuando las fuertes lluvias ocasionaron que el firme de la vía se viniera abajo, sólo cuatro años más tarde de haberse acondicionado y arreglado para dotar de seguridad a los conductores que, a diario, hacen ese trayecto.

Ahora esperan que este arreglo sea sólo provisional y que, pasado el temporal, el Gobierno regional ejecute un proyecto que se adecue a las necesidades y, sobre todo, a la seguridad de estos vecinos que, a través de esta Ll-5 se comunican con la N-634.

Los vecinos estuvieron más de 24 horas incomunicados, temiendo que alguno de ellos sufriera una urgencia médica que no podría ser solventada ante la incomunicación por vía terrestre y rodada. No ha habido, finalmente, que lamentar daños personales.

 

Fotos: Silvia del Hoyo

Dejar respuesta