Pensamientos de un imbécil

0
925

En su página de Facebook (El Alcalde de Llanes Informa) el señor Enrique Riestra Rozas a fin de reflejar la, en su opinión, posición negativa del Principado para con el Ayuntamiento de Llanes (en venganza por no estar la Alcaldía en sus manos y no en las del PSOE) se queja del dinero que se dedica a Ponga (“que tiene pocos habitantes”) en comparación con Llanes.

Dejando aparte que no conozco lo suficiente las interioridades del trato Ayuntamiento-Principado en estos momentos (por ello no estoy rechazando el discurso del Alcalde al respecto) se me ocurre que -de ser como él dice una postura de castigo hacia Llanes la del Ejecutivo Regional- podría haber encontrado ideas mucho más afortunadas para ejemplificar su discurso que la de las inversiones que haga en un concejo por el hecho de que sea más pequeño y tenga menos habitantes que Llanes.

¿Nuestro querido Alcalde no ha oído hablar del Principio de Solidaridad? Si todo debiera ser, al parecer, según su forma de pensar (tantos sois, tanto os toca… y a joderse y a callarse), se me ocurre así a primera vista que Asturias muy posiblemente debiera haber recibido mucho menos dinero tanto del Gobierno Español como de la Unión Europea del que ha recibido a lo largo de los años.

A ver si lo entiende dicho de esta forma: de la misma manera que el impuesto no ha de ser «proporcional» sino «progresivo» (paga proporcionalmente más quien más tiene o más gana), el gasto no debe ser «igual» sino «equitativo» (deberá recibir proporcionalmente más quien más lo necesita).

Ya digo: no estoy negando que la queja acerca del trato del Principado para con el Llanes de Riestra Rozas pueda ser -o no- cierta, pero el ejemplo dado…

En ese mismo vídeo habla de su forma como Alcalde de entender las cosas -con «dignidad», dice- lo mismo que hacía en otro vídeo apenas unos días antes en el cual se refería a la radio local.

Apuntaba que como el Ayuntamiento había decidido no seguir con los pagos que se hacían a esa emisora en venganza a él no se le invitaba a hablar en la misma, pero que él lo asumía por esa su «dignidad».

Uno no sabe qué pasaría entonces con las dignidades de la sra. García de la Llana, el sr. Armas Sierra, el sr. Ardines González o la sra. Elviro Santos (compañera, por cierto, de partido del Alcalde) a los que se podía escuchar todos o casi todos los días -cuando a unos, cuando a otros- en esa misma radio… ¿Será que estas personas decidieron tirar su dignidad a la basura?

Que hablen bien de uno o lo alaben públicamente puede resultar -dependiendo de la vergüenza propia- halagador o embarazoso… que quien se pondere sea uno mismo (y además de manera habitual) resulta, simplemente, ridículo.

Se me ocurre, además, que el sr. Riestra Rozas no piensa mucho lo que en repetidas ocasiones le ha podido escuchar cualquier vecino acerca de cómo maltrata el Principado a Llanes por no ser este un municipio que gobierna el PSOE.

Si resulta que las posibilidades inversoras del Ayuntamiento -es decir, el dinero que el propio Ayuntamiento es capaz de generar/ingresar para invertir en Llanes- son mínimas (el propio Alcalde a lo largo de la legislatura lo dijo en repetidas ocasiones) evidentemente estamos en manos de quien gobierne en estamentos superiores y de las ayudas y subvenciones que nos haga llegar. Básicamente el Principado… y usted nos planta la idea de que estamos ante un Principado que sólo ayuda a los suyos, a Ayuntamientos del mismo color político. Vamos, poco menos está queriendo dejar en el vecino la idea de lo corrupto que es el PSOE, cuando usted es Alcalde de Llanes gracias a la decisión del PP… un PP, recuerdo, que es uno de los tres partidos condenados en España por corrupción (los otros dos son los hoy desaparecidos –o supervivientes bajo otro nombre, mejor dicho- Unió Democrática de Catalunya y Convergencia Democrática de Catalunya).

En todo caso, ¿se le ha ocurrido al sr. Riestra Rozas que el mensaje que manda al vecino es el de que vote para el Ayuntamiento al mismo partido que vea con más posibilidades de ganar en Asturias, ya que si vota a alguien distinto estará condenando a Llanes a recibir un trato desfavorable, sin inversiones, los próximos cuatro años? ¿Se le ha ocurrido que le está mandando al vecino la idea de que ni por asomo se le ocurra votar para la Alcaldía a aventuras –como por ejemplo su propia formación, VecinosxLlanes- o a formaciones minoritarias que no tendrán posibilidad de gobernar el Principado, porque si lo hace –si vota a esas «aventuras» estará condenando a Llanes al olvido del Gobierno Regional?

Estos son, en mi opinión, apenas un par de ejemplos de que nuestro querido Alcalde no piensa mucho las cosas antes de decirlas. Que yo no digo que tenga o no razón en lo que pretende transmitirnos. No. Lo que digo es que debería pensarse más detenidamente en CÓMO decir lo que nos quiere transmitir.

Pero, ya saben, yo soy solo un imbécil. No soy Alcalde.

Luis Sordo

Dejar respuesta