Asiego

3
970
Imagen, Valentín Orejas

A Rostroazul, en desagravio.

Más o menos a la mitad de Carreña de Cabrales, capital administrativa del Concejo, una empinada y serpenteante carretera conduce a Asiego.

A este pueblo, que protege su espalda contra el Cuera, pareciendo estar engarzado en ella, y bien orientado al sur, subimos el último domingo de febrero al albur, que es como se debe de ir cuando se dispone de tiempo y sol.

Nuestra primera parada fue en el Mirador de Pedro Udaondo, desde donde las vistas al Urriellu son impactantes, a la altura de las del Pozo de la Oración, Bulnes y Camarmeña.

Después, nos daríamos cuenta de que en Asiego el Naranjo es omnipresente, ya que no solo se ve desde ese mirador, bautizado en honor del famoso escalador que acabó perdiendo la vida en los Picos de Europa, sino desde todas partes, pues se mete en la carretera, en lo caminos, en las huertas y se cuela en las casas por las ventanas y corredores.

Una vez que logras apartar los ojos del Urriellu, aunque sea transitoriamente, te percatas de que el pueblo presenta un aspecto arquitectónico propio y totalmente justificable en un lugar en el que se padecen duros inviernos. Así, junto a la notabilidad de casas antiguas de piedra y galerías de madera hay otras modernas de materiales menos apreciables.

Lo que también es notable en Asiego es su iglesia que, con un especial encanto rural y bajo la advocación de San Miguel Arcángel, atesora unas importantes pinturas, por lo que la han venido en apodar “La Capilla Sixtina de Cabrales”.

Llamando la atención en el muro izquierdo de la bóveda, que está constelada de estrellas, una representación de la Santa Cena, que recoge el nombre de los personajes en el nimbo, a excepción del de Judas Iscariote.

Asimismo, sorprende que los apóstoles estén en animada charla y San Juan reposando abiertamente en el hombro del Señor.

No le faltan a esta Iglesia imágenes, junto al titular, San Miguel, se encuentra San Roque, en cuyo honor celebran fiesta, San Francisco, San Pedro, San Andrés y San Antonio, y entre las Vírgenes hacen acto de presencia la del Rosario y la Guadalupe.

Además, ahora que los bares en los pueblos están en vías de extinción, cuenta Asiego nada menos que con una Sidrería, ”Casa Niembro”, que no solo elabora su propia sidra, tiene un trato exquisito con los clientes, sirve cocina casera con productos locales y de temporada y libre de gluten, sino que también gestiona la ruta del Quesu y la Sidra.

Descendí andando y sola hasta el área recreativa, fijándome en que, a pesar de que faltaba un mes para la primavera, casi todos los árboles tenían ya las yemas abiertas, y bajo la vigilancia del altanero e individualista Urriellu, que no me quitó ojo en todo el trayecto.

Imagen, Valentín Orejas

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

3 Comentarios

  1. Rostroazul, no quería ponerle nostálgico..Solo pretendía que olvidara mi engorilamiento con usted por traer al Urriellu en apoyo de Turbina….
    Aunque, como ya le he escrito en varias ocasiones, yo soy más de mar, contemplar el Naranjo desde cualquiera de sus miradores y en invierno es sobrecogedor..Ningún otro monte se pone delante de él, como si fuera el único rey de los tres macizos. Tiene tal personalidad que incluso con niebla se le reconoce…pues se recorta al otra lado…
    Meditaré sobre el evangelio de San Juan..
    Y acabo con un verso de Celso Amieva:
    «Salve, Urriel de Urrielles, puntal de los cielos de mi tierra
    testigo de las gestas astures, épico mojón
    atalaya norteña sobre Castilla y el Cantábrico,
    indice de mi pueblo en infinita aspiración.
    Monolitico rey de los Picos llamados de Europa
    puede Europa abrevarse de tu milenaria canción.
    ¡Oh español monumento! de la gloria del monte Vindio
    Del sol de Covadonga, de la luna del lago Enol.
    Árbol todo nobleza, padrino Urriello de Cabrales.
    Naranjo de Bulnes cuando en el mar se baña el sol:
    ¡Dame morir un día con tu reflejo por sudario
    para dormir envuelto en mi Asturias en el pendón!»
    Gracias y disfrute del fin de semana.

  2. Doña Maiche…… Usted es un cielo de persona…. Yo no merezco ningún desagravio…. me ha conmovido en esta ocasión.

    Mire doña Maiche, le voy ha hacer una pequeña concesión… Yo vivo en una casa sobre el mar… respiro…. escucho y contemplo,…. casi por obligación,…. el aire, los sonidos y las tonalidades del océano,…. También embarco por obligación con cierta frecuencia….. Pero yo doña Maiche soy de campo….. Los casinos usamos los términos el Monte y la Mar…. el aspecto masculino de la naturaleza está representado por los Picos y nada hay más ultrajante para las féminazis del 8 M,…. que el Urriello Doña Maiche, al que su convenido fotógrafo le rinde en este cuaderno un homenaje como pocos he visto.

    Yo he tratado de destacar su grandeza, aquel infausto día en que usted se pronunció categóricamente sobre la autogestión de la Diosa Turbina, pero usted Doña Maiche lleva la feminidad a flor de piel…. y creo que en su expedición a Asiego (que nombre tan bonito), si se asincera en vez de engorilarse….. me reconocerá, que contamplar el Urriello desde sus miradores…. y más en el frío invierno…. conmueve las fibras más profundas de cualquiera que se aprecie de se ASTURIANO…… Usted no sabe lo que es ser asturiano y vivir fuera de nuestra amada Asturias……lo más grande que DIOS creó.

    Por último doña Maiche… Su artículo de hoy es un espectáculo…… en la faceta de describir edificaciones, yo le daría la medalla de Oro…. y me despido apuntando al detalle que nos cuenta sobre la escena de la última cena…. San Juan apolla la cabeza sobre el Señor, no para descansar como pudiera psrecer….sino por un alarmante cotilleo….. que él mismo nos cuenta en su evangelio, dato exclusivo, íntimo, no recogido por ningún otro…. Y que yo le dejo para su meditación

    JN.. 23 Y uno de sus discípulos, a quien Jesús amaba, estaba reclinado en el pecho de Jesús.

    24 A este, pues, hizo señas Simón Pedro, para que preguntase quién era aquel de quien hablaba (Judas) .

    25 Él entonces, recostándose sobre el pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es?

    26 Respondió Jesús: Es aquel a quien yo le dé el pan mojado. Y mojando el pan, se lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón.

    27 Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo pronto.

Dejar respuesta