La garza blanca

5
584

En la ría de Ribadesella distinguimos una majestuosa y estilizada garceta que vibraba las patas para exponer a las presas y abría las alas para asustarlas.

Siempre que veo algún ejemplar de esta especie me viene a la cabeza que estuvieron a punto de extinguirse porque sus plumas se utilizaban para adornar sombreros de lujo.

Ésta tenía un plumaje tan blanco, ligero y vaporoso que parecía una novia.

Maiche Perela Beaumont

Fotografía, Valentín Orejas

5 Comentarios

  1. Muchas felicidades Rostroazul, y veo que con todo lo que tu eres, hay quien te ha metido «entre varas», como dicen en mi tierra. Desde el cariño, una gran mujer ha de ser tu compañera sentimental, para semejante éxito
    Respecto a lo escrito, solo puedo decir…»Que bien te explicas, Perela y que bien respondes Rostroazul».
    Seguir así y no aflojéis, que eso es lo que ganaremos y disfrutaremos los que os seguimos. Un abrazo a ambos dos.

  2. Rostroazul, muy buenos días.
    Ya le echaba en falta en el Cuadernín del miércoles, aunque supongo que habrá usted estado de celebración con su compañera sentimental. Me ha sorprendido, ya que le creía a usted más convencional en cuanto a la formalización de las relaciones.
    No obstante, muchas felicidades por su cumpleaños.
    La fotografía de la garza es una maravilla y parece que de pronto, esa suerte de novia de las aves, va a echar a volar.
    En lo que se refiere a que le enseñe mi album de fotografías, creo que va usted demasiado rápido.
    Muy oportuno el bonito poema «Que ni el viento la toque» del polifacético Felix Antonio González.
    Por cierto, el poeta vallisoletano, además de escritor, poeta, pintor, académico, fue periodista y director del «Norte de Castilla», periódico donde colabora un buen amigo amigo, compañero de columna en «El Oriente de Asturias» y muy vinculado a Llanes, Guillermo de Miguel Amieva.
    Como siempre, muchas gracias y un abrazo.

  3. Buenas tardes Doña Maiche………buenas tardes……. y…….. ¡Feliz cumpleaños!…..porque hoy es un día de cumpleaños Doña Maiche……¿sabe?…..¿y quien cumple?…..me dirá usted; pues ya ve……los cumplimos yo y mi compañera sentimental…….que le parece doña Maiche …..; ….. pero en fin eso no es el objeto del cuadernin de hoy…..¡voy a centrarme!……

    Mire doña Maiche la foto de su fotografo es una obra de arte…… para mi la mejor hasta el momento….cuando la he abierto en la pantalla grande de mi PC, pense que la Garza echaría a volar….pero no es una foto, aunque no lo parezca, es una foto…..y ¿sabe lo que me he preguntado? que fotos no tendra usted aplicando su belleza a la cámara de su fotógrafo….cuando nos vayamos a conocer (si algún día se produce el encuentro) lleve el álbum doña Maiche, que me gustaría verlas….de verdad

    Pues bien, como le digo, la foto da para más que un comentario…… para un ejercicio de redacción y claro no es el lugar.

    En cualquier caso me aventuro, porque se que en el fondo a usted le gusta que lo haga…..y es que esa Garza doña Maiche tienen sus patas en el agua, pero está posada en la tierra y extiende sus alas blancas en el aire, como presumiendo….de su realeza….como diciendo….aquí estoy …..soy criatura plena…..abarco los tres elementos del planeta….la tierra, el mar y el aire… y aunque talmente parece que lo esta pensando así….. aunque no lo haga en realidad, ……..está tan majestuosa y bonita, que se me viene a la cabeza el poema de Felix Antonio González

     

    Que ni el viento la toque……ni mirarla, mujer, mi varadero……Ni cantarla……porque amarga es mi voz……mas yo la canto…… Que ni el viento la toque……porque tiene pena de muerte……el viento……si la toca

  4. Eugenio, Buenos días.
    La fotografía, como dices, es una preciosidad. Valentín captó ese momento..en el que la garceta estaba pescando…Es curioso que esta garza «arme ese escandalo» para conseguir alimento…Y «su prima» la garza real…haga lo contrario…quedarse tan quieta en el río, tan inmovil, que parece que está petrificada..
    Gracias y un abrazo.

  5. No hay recetas para cocinar buenas fotografías pero … es importante saber dónde pararse y,… capturar el momento.
    Valentín, ¡preciosa fotografía!

Dejar respuesta